Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos SÁBADO 14- -7- -2007 ABC Dos cráteras griegas sufren daños en el Museo Arqueológico Nacional El centro embala actualmente el millón y medio de sus piezas y prepara sus obras de ampliación JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. Las grandes instituciones no entienden de crisis de Gobierno. Cambia un ministro mientras el Prado está poniéndose a punto para inaugurar sus nuevos espacios, o se produce el relevo mientras el Museo Arqueológico Nacional (MAN) se dispone a la mayor revolución de su historia. Las obras de ampliación del MAN empezarán este otoño, pero primero tiene que embalar más de un millón y medio de piezas de su colección. Este proceso se hará en dos partes, la primera dedicada a las pequeñas piezas- -aquellas que un hombre puede manejar- -y la segunda a las grandes. En el primer proceso, que está realizando con todo su primor el personal del museo, un accidente ha dañado dos valiosas cráteras griegas. Al parecer, un operario realizó un movimiento incorrecto y golpeó una vitrina, cuyo cristal cedió y cayó sobre las piezas, lo cual hizo que dos cráteras sufrieran desperfectos en la capa pictórica, alguna pequeña rotura y el despegue de algunas de las piezas que las forman. Inmediatamente fueron llevadas a restaurar. Desde el museo, con plena transparencia, han confirmado a ABC los detalles de la noticia y se insiste en lamentar este pequeño accidente, que resultó tan impredecible como inevitable en medio de tan grande movimiento de piezas. Puede parecer poca cosa, pero resulta más grave descubrir, según fuentes consultadas por ABC que la Dirección General de Bellas Artes no atendió las peticiones del MAN y no dotó económicamente los procesos de embalaje como solicitó en informes, y por ello ha sido la Gerencia de Infraestructuras del Ministerio de Cultura la que- -habiendo financiado el inicio de las obras con tres millones este año- -ha ido en socorro del centro y aportará fondos al menos para la segunda fase, el embalaje de las grandes piezas, que sí realizará una empresa especializada. Entre esas piezas se encuentran incluso grandes mosaicos Piezas griegas del Museo Arqueológico Nacional que son extraídos del soporte con un proceso similar al de los frescos, de una sola pieza. Todas estas gigantes y pesadas obras de arte del pasado irán a a naves que el museo posee en Alcalá. También figuran entre las piezas que ahora se trasladarán un sarcófago de varias toneladas, de la colección Várez- Fisa que no ha sido expuesto y una estatua romana de la misma colección que mide varios metros y que tampoco pudo exponerse porque las salas no soportaban tanto peso. Un proceso de embalaje de esta envergadura puede costar un total de 4 millones de euros, debido a las especificidades de los contenedores necesarios, según las mismas fuentes. Las obras no van a cerrar el Museo Arqueológico, que aprovechará los años de reforma para dotarse de almacenes, salas de exposiciones temporales y renovar su presentación y discurso museográfico. El objetivo es hacerlo más atractivo y dinámico. Mostrará una selección de tesoros en las salas abiertas y organizará una muestra con piezas que puedan viajar por toda España. ROBER SOLSONA Falta de dotación Regàs cumplió su amenaza y se cobró la cabeza de su antiguo gerente J. G. C. MADRID. En sede parlamentaria, el pasado otoño, Rosa Regàs advirtió a sus señorías que son delincuentes y lo van a pagar quienes estaban filtrando información incómoda que ponía en evidencia sus prácticas dudosas al frente de la Biblioteca Nacional, información que no fue desmentida por la escritora. A las amenazas continuaron presiones para acabar con la carrera de la persona a la que ella responsabilizaba de la información, su antiguo gerente- -el cuarto de su mandato- -Jorge Montes. Montes había sido destinado al Museo Arqueológico Nacional, después de enfrentarse en más de una ocasión a sus prácticas, y allí puso en marcha el proceso de ampliación... hasta que las presiones de Regàs vencieron la resistencia de Cultura. Hoy, el antiguo gerente de la Biblioteca Nacional y del Arqueológico ha pedido el reingreso en su puesto de la UNED, según ha sabido ABC. En plena preparación de la ampliación, Cultura decidió sacar su plaza a concurso, con una sutil indicación de que no se presentase. Los sindicatos del Arqueológico elevaron un escrito al ex subsecretario, firmado por 162 trabajadores, en el que se elogiaban, sin matices, el trabajo de Montes y se subrayaba, además, que era el momento menos indicado para el cambio. Por otro lado, la septuagenaria autora de La abuela de verano y el nuevo ministro de Cultura, César Antonio Molina, no tienen buenas relaciones desde la antigua época en que ella dirigía celosamente el Ateneo de la Casa de América. Ello explicaría que Regàs haya sido la única directora de una institución dependiente de Cultura que no ha asistido a la toma de posesión de su nuevo jefe, a pesar de que disfruta de sus vacaciones en la localidad de Llofriu (Gerona) No se comprende que un cargo con coche oficial no se presente en un momento así. Su ausencia ha sido muy comentada. ABC ha podido saber que, en la crisis de Gobierno de marzo de 2006, ante los rumores de que César Antonio Molina sería el nuevo ministro de Cultura, Regàs pidió a su equipo de confianza que tuviese preparada su dimisión porque si César es ministro yo me voy En 2006, Regàs pidió a sus colaboradores que tuviesen lista su dimisión porque si César Antonio Molina es ministro yo me voy