Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 14 s 7 s 2007 MADRID 51 Los Veranos de la Villa rescatan este mes dos zarzuelas para avivar el género M. P. MADRID. La Ópera Cómica de Madrid ha rescatado del olvido dos zarzuelas que subirán este mes al escenario de los Jardines de Sabatini. El hombre es débil y Buenas noches Señor Don Simón se representarán los próximos domingos 15, 22 y 29 de julio, a las 22 horas, dentro del programa de los Veranos de la Villa. Son dos obras que, según el director del festival, Manuel Gutiérrez tienen mucho que ver con el teatro del Siglo de Oro y la picaresca Se han agrupado con el nombre de Dos enredos domésticos y en ellos, la farsa, la aguda crítica y el disparate son la clave para que hoy resulten modernos. Recuperando estas obras, que cosecharon un gran éxito en su época, se intenta revitalizar el género de la zarzuela. Francisco Matilla, director de escena, aseguró no explicarse por qué estos títulos fueron olvidados más allá de por el abandono del género lírico La fijación de unos precios más populares- -entre 12 y 18 euros- -busca convocar a una audiencia más amplia. El hombre es débil de Asenjo Barbieri y Mariano Pina, presenta a un petimetre que pretende, en ausencia de su mujer, conseguir los favores de su criada, aunque su puritanismo le dicta evitar la tentación. Una habanera de esta zarzuela inspiró a Sarasate para crear la suya. Buenas noches Señor Don Simón de Cristobal Oudrid y Luis Olana, es una obra disparatada que cuenta la historia de un científico loco que cree haber matado al pretendiente de su pupila. Se utilizarán las versiones instrumentales para cuerda y piano que alcanzaron gran popularidad en el siglo XIX. La música correrá a cargo del conjunto instrumental Ensamble de Madrid bajo la dirección de Fernando Poblete, director musical. El grupo compartirá escenario con los actores, algo que ilusiona especialmente al director de escena, que apostó por una escenografía realista. Los actores aseguraron que se trataban de dos de las obras más divertidas que habían protagonizado y una de ellos, Mar Abascal, incluso apostó que cualquier persona que acuda a verles se reirá. Al que no, le pago una copa Más información de precios y horarios: http: esmadrid. com veranosdelavilla Roberto Andrés Colmenarejo (en el centro) ganador del premio, junto a José Luis Alonso y Héctor Alejandro Lobo Cómo educar el paladar Roberto Andrés Colmenarejo se alzó con el Premio Excelencia de la última edición del Curso de Sumilleres, pionero en España s De sus aulas, algunos han pasado a las salas del Hotel Ritz, el Casino o los restaurantes de Sergi Arola TEXTO BEATRIZ ROMERO FOTO DANIEL G. LÓPEZ MADRID. El arte de seleccionar vinos y acertar con el caldo que mejor acompaña a un plato se puede aprender. Así lo demuestra el Curso de Sumilleres que imparte el Instituto de Formación Empresarial de la Cámara de Comercio de Madrid, que el pasado jueves entregó su Premio Excelencia a uno de los alumnos de la última promoción, Roberto Andrés Colmenarejo. Los tres alumnos con mejores notas del curso se enfrentaron, en el hotel Meliá Castilla, con una serie de pruebas prácticas, mientras un jurado formado por los propios profesores no les quitaba ojo. Junto con Colmenarejo, pasaron este examen el madrileño José Luis Alonso Navarro y el segoviano Héctor Alejandro Lobo. Las pruebas comenzaron con una cata de dos vinos- -uno blanco y otro tinto- -y cuatro espirituosos, que los participantes tuvieron que reconocer con los ojos tapados. Para mi ese fue el examen más difícil, porque soy argentino y no estoy muy acostumbrado a los vinos españoles reconoció Colmenarejo. A continuación, los alumnos demostraron su destreza descorchando una botella de tinto y descubriendo los errores de una carta de vinos mal escrita. Por último, demostraron los conocimientos que han adquirido durante el curso realizando un maridaje de caldos con los diversos platos de un menú gastronómico. El jurado examinó las actuaciones de los tres participantes y dio por ganador a Roberto Andrés Colmenarejo, con un 9,06. El nivel era muy bueno, por lo que la elección estuvo muy reñida reconoció éste: sólo cuatro décimas separaron la puntación final del primero y el segundo. Creado en 1993, el Curso de Sumilleres de la Cámara de Madrid ha sido pionero en la formación de estos profesionales en toda España. El número de especialistas que había en ese año eran 150, mientras que hoy se puede hablar de más de 650. El objetivo del mismo, según su coordinador, Etelvino Sánchez, es convertir al alumno en algo más que un conocedor de vinos que asesore al cliente y despeje sus dudas. Sánchez asegura que el prestigio del Curso de Sumilleres de la Cámara de Comercio, que dura un total de nueve meses, ha traspasado las fronteras de la Comunidad, porque acuden a él alumnos de todas las regiones de España, Cuba y México. Este año hemos contado con la presencia de bastantes participantes de Iberoamérica, además de una alumna francesa declaró. Además, cada vez son más las mujeres que se matriculan- -han pasado de un 2 por ciento en la primera promoción hasta el 35 en la última- Henar Puente, una de las alumnas, fue la primera mujer que ganó el Premio al Mejor Sumiller de España. El curso cuenta con un total de 350 horas lectivas, durante las cuales los alumnos reciben una formación integral sobre el apasionante mundo del vino. La parte teórica del mismo abarca desde la presencia de estos caldos en la historia de la religión y el arte, hasta su legislación y el estudio de las Denominaciones de Origen. Muchos de los que aprendieron a ser sumiller con la Cámara de Comercio trabajan en la actualidad en locales tan prestigiosos como el Casino de Madrid, el Hotel Ritz o los restaurantes de Sergi Arola. Decir que has hecho este curso te da cierta categoría, y eso se lo debemos en gran parte al prestigioso profesorado que reunimos aseguró Etelvino Sánchez, entre los que destacan los nombres de Custodio López Zamarra e Ismael Díaz Yubero. Roberto Andrés Colmenarejo nació en Buenos Aires el 22 de octubre de 1976, donde estudió Hostelería. Tras trabajar en diversos establecimientos de cocina profesional y coctelería en la Ciudad de la Plata, así como en un crucero de bandera estadounidense, encaminó su vocación hacia el terreno de la docencia. Mi futuro lo veo en España, pero quiero continuar por el camino de la enseñanza. Después de una visita a mi familia, volveré para buscar trabajo en alguna bodega, pero me gustaría que fuera como formador del personal de la misma manifestó Colmenarejo. Versiones para cuerda y piano Vocación de docente Un curso pionero La competición fue tan reñida que sólo cuatro décimas separaron al ganador del segundo clasificado Henar Puente, la primera mujer que ganó el Premio al Mejor Sumiller, fue alumna de este curso