Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 S 6 LOS SÁBADOS DE Efectos de la deshidratación Cerebro La deshidratación puede influir negativamente sobre la función cognitiva y sobre el control motor. Una deficiencia de agua equivalente a un 2 del peso corporal o más se acompaña de una función mental disminuida. Corazón Con la deshidratación aumentan las pulsaciones y es más difícil mantener la presión arterial. Riñones No se puede afirmar que la deshidratación provoque infecciones del tracto urinario, pero una hidratación adecuada puede prevenirlas. Tolerancia al calor Reduce la temperatura corporal que una persona puede aguantar. Ejercicio físico La combinación de dietas severas y ejercicio fuerte realizado en ambientes cálidos puede tener graves consecuencias. gencias del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Una zona donde, para combatir los efectos del calor, se han apuntado a la sana costumbre de tomar gazpacho, que lleva sal por las verduras, como apunta Montaño. Si es de los que aprovechan la pausa de la comida para calzarse las deportivas y echarse a correr, lo mejor en esta época es cambiar la pauta: Hay que evitar las horas de máximo calor y aprovechar la primeras o últimas del día. Es importante hidratarse bien antes, durante y después del ejercicio. Una buena norma es beber entre 50 y 100 cc de una bebida isotónica cada 15 ó 30 minutos aconseja Montaño. Unas recomendaciones que no están de más, porque según Luis Serratosa, médico del Real Madrid y asesor del OHS, dos de cada tres deportistas entrenan con un cierto grado de deshidratación. En general, y según datos del OHS, el 47 por ciento de los españoles no aumenta la ingesta de líquidos en situaciones de calor o exposición al sol y el 30 por ciento padece un cierto grado de deshidratación. Una mala costumbre que castiga especialmente al riñón, como explica Paloma Casado, médico de familia responsable de comunicación de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) Si falta agua para eliminar las sustancias de desecho, el riñón tiene que trabajar más. El verano es una época propicia para los cólicos nefríticos en las personas propensas, porque la orina está más concentrada Un buen indicador del nivel de hidratación es la cantidad y color de orina que si es escasa y oscura indica un déficit de líquido que habrá que reponer. Y para ello hay que tener en cuenta que algunas bebidas como el café, ciertas infusiones y el alcohol favorecen la pérdida de agua. Dolor Los médicos a examen Seis millones y medio de personas toman AINEs para el dolor. Un estudio ha evaluado si los facultativos conocen sus riesgos y toman las medidas oportunas TEXTO: P. QUIJADA FOTO: ALEX DOMINGUEZ os antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son esenciales en el manejo del dolor y la inflamación para 6,5 millones de pacientes con problemas reumatológicos o de otra índole. Y el envejecimiento de la población va a aumentar esta cifra. Hay que hacer un uso adecuado de estos fármacos y prescribirlos con las máximas garantías, de lo contrario aumenta el riesgo grastrointestinal, cardiovascular y renal explica Ángel Lanas, jefe de Enfermedades Digestivas del Hospital Clínico Lozano Blesa de Zaragoza y coordinador de un estudio que evalúa el grado de conocimiento de los facultativos sobre los riesgos asociados al uso de AINEs, presentado en el último Congreso Americano de Gastroenterología. El objetivo era ver si los avances respecto a los riesgos asociados a su consumo se ha trasladado a la práctica clínica. Globalmente, el grado de cono- L cimiento de los facultativos era bastante bueno, pero algunos aspectos no habían llegado bien a los médicos. Por ejemplo, sobreestimaban el riesgo de complicaciones asociadas a los AINEs. Y en la práctica se traduce en una prescripción mayor de protectores gástricos explica Lanas. Según el estudio, los médicos conocen los factores de riesgo asociados a estos fármacos: edad, historia previa de úlcera o toma concomitante con aspirina, anticoagulantes y corticoides. Sin embargo el 54 consideran que los antisecretores débiles (conocidos como anti- H 2: cimetidina, ranitidina, famotidina, nizatidina y roxatidina) protegen de complicaciones gástricas, cuando no es así matiza Ángel Lanas. Finalmente, se evaluó si la formación consistente en charlas de puesta al día tenía alguna influencia en la elección de los medicamentos prescritos. El resultado fue un aumento de aquellos más seguros.