Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE LUGAR DE LA VIDA Martha s Vineyard artha s Vineyard es el nombre de la isla hacia la que volaba en su avioneta privada John John Kennedy, con su mujer y su cuñada, antes de estrellarse. Hay un detalle que se dijo entonces y que nunca he sabido si era cierto, pero que a mí me dejó tan impresionada que no he podido olvidarlo, y es que su mujer, Carolyn, retrasó la salida del vuelo porque no se le secaba el esmalte de las uñas, y su marido, que no sabía volar en instrumental, perdió el horizonte por su inexperiencia y por este detalle más bien frívolo y a la vez crucial que precedió a la tragedia, de estar Carolyn preocupada por la manicura y la pedicura sin pensar que la luz del día se iba, sin saber que, con las uñas perfectas, se estrellaría a las pocas horas contra esa roca que es la superficie del agua. Tumbada en la cama del hotel, que no es cualquier cosa porque no es una King, sino una King California, tan cómoda que hasta te ofrecen llevártela a casa aunque no te quepa en ningún dormitorio, miraba en un plano cómo ir a Martha s Vineyard desde Boston, pues sólo hay una hora de coche, y otra de ferry. Entonces alguien pronunció en la televisión el nombre de la isla. Era una de esas entrevistadoras veteranas americanas, conversando con otra mujer, más o menos de su misma edad, pero con un gesto más agrio. Me asustó mirarla. Hablaban de los aerogeneradores que van a instalar frente a Martha s Vineyard. Como si tuviera allí su propia casa, la periodista inquiría con cierta violencia, pero ¿y la pesca? No hay problema, le contestaba la experta con firmeza. ¿Y la navegación No interfiere. ¿Y las corrientes? ¿Y las aves? ¿Y el ruido? No pasa nada. Al fin llegó la pregunta que yo hubiera querido hacerle: ¿Y la belleza del horizonte marino? La respuesta me dejó helada: La gente se acostumbrará a verlo de esa manera La gente se acostumbrará. Tiene razón. La gente se acostumbrará, como las ratas a la suciedad, como los cuervos a la carroña. La gente se acostumbrará. Muerto Chillida, ¿a quién le importa el horizonte? Ya no sé si quiero ir a Martha s Vineyard. No tengo edad para querer más lugares que van a estropearse. No tengo edad para perder otro horizonte. M Mónica FernándezAceytuno de cocinar. El incorporar un helado a un plato no tiene frontera, ni límites, igual que no lo tienen otras técnicas Muchos chefs han incorporado los helados a sus platos aprovechando como en Atrio (Cáceres) los productos de la zona: las cerezas del Jerte. En la casa catalana Semon han elaborado su propia línea de helados y sorbetes, de forma artesanasl y con 20 sabores diferentes exclusivos y originales: vainilla de Tahití, ciruelas al Armagnac, peras de Puigcerdá... ¿Qué aporta un helado a un plato? Pues lo mismo que otro producto: textura, sabor, color, contrastes, pero lo hace a una temperatura muy diferente, y eso es lo que le hace interesante. Los helados no son un genérico (no todos son iguales ni se hacen del mismo modo) -señala Chicote- -dependiendo de lo que buscamos podemos encontrar una cosa u otra. No es lo mismo elaborar un hela- do que un sorbete ni nos va a aportar lo mismo en un plato que sólo, porque no nos dan la misma sensación de frescor debido a la cantidad de materia grasa que contienen (el helado la tiene alta y el sorbete prácticamente cero) Los helados van bien en la compañía adecuada, pero al igual que nos falta mucho por innovar en toda la cocina también nos falta en los helados. Algo hemos adelantado porque para los españoles ha sido hasta hace poco un producto veraniego y poco a poco vamos adquiriendo el hábito La heladería industrial se ha puesto este año las pilas para ofrecer a los adultos una nueva gama de helados compuesta por ingredientes de Denominación de Origen. Magnum, marca líder en helados para adultos ha seleccionado variedades de café y cacao de origen único, materia prima para lograr el buen sabor. No es lo mismo tomar un helado de café casi de recuelo que de la fabulosa variedad Arábiga de Colombia, ni un sorbete de polvos que dicen tener el sabor a vainilla que un helado de vainilla de Tana a o un bombón de chocolate helado compuesto por una mezcla de cacaos de distintas partes del mundo, sin un sabor determinado, que tomar uno compuesto por una cubertura de chocolate con un 36 por ciento de cacao de Java (Indonesia) de dulce sabor a caramelo y ligero aroma a frutos verdes. Este origen de los ingredientes es lo que aporta al producto, a los helados, un toque especial. Las D. O vienen especificadas por diferentes factores: la tierra, el clima, la selección de las semillas... Los helados están entrando como el vino, el aceite, los quesos o las cerezas en el mundo de las Denominaciones de Origen.