Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 S 6 LOS SÁBADOS DE en ese paciente perfecto para la sanidad, porque no ocupa cama, que se somete a una operación de cirugía mayor ambulatoria- Kit CMA -con un postoperatorio de dos o tres horas, y al que le está vetada por el hospital el uso de su propia lencería. Para esas personas se ha creado en un solo producto, cuyo contenedor es del tamaño de un portafolios en charol blanco que luego sirve para otros usos, una bata desechable, de calidad y opaca, que por su sistema de cierre lo mismo sirve para una persona delgada y de poca estatura que para una mujer embarazada, zapatillas de usar y tirar con suela antideslizante, un gorro de quirófano, y una serie de bolsas para guardar la ropa y los zapatos, amén de un neceser de higiene muy básica con una pastilla de jabón, un peine, una toalla desechable y una botella de colonia. Con ello no sólo se cubren las necesidades en una situación extraña a la que uno no sabría qué llevar, sino que se le proporciona al paciente un valor añadido de imagen y de confort Los kits para cubrir carencias elementales varían de un país a otro; por ejemplo, según describe Lázaro, mientras que en España los sets para mujeres no incorporan maquinillas ni crema de afeitar, en Francia, sí, y si aquí nadie puso peros a las esponjas de espuma, en el país vecino quisieron para todos manoplas de rizo de algodón, que luego se ha visto por otras mujeres su utilidad para desmaquillarse. Porque hay productos cuyo uso acaba siendo diferente al que se había previsto, y además con gran aceptación explica José Ramón Saiz. Así, un empresario y paciente en una clínica donde recibió el set de acogida hospitalaria vio la luz para que sus eje- cutivos viajen durante una semana sin tener que facturar sus maletas y llevando en ellas todo lo indispensable y ha hecho un pedido a Cartay de neceseres de higiene, porque son transparentes, y los líquidos que contienen se fabrican en tamaños inferiores a 100 ml que es el máximo permitido por la legislación para llevar en el equipaje de mano. Nacía así el Kit viaje ajustado a la legislación. En Cartay también se han puesto en la piel de las víctimas de viajes frustrados, y para los rescatados del mar, ya sea el patrón de un yate o el inmigrante de un cayuco, Salvamento Marítimo les entrega un Kit Kit preso Se reparte entre los internos de las cárceles. Lo que importa es la higiene y la seguridad: el cepillo de dientes es flexible para que no se pueda usar, afilado, como arma blanca náufrago una mochila con un chándal para conservar el calor, una camiseta de algodón, ropa interior, un neceser de aseo y una toalla. Ya en otro estadio, están los que se salvan por su propio pie cuando llegan a nuestras costas desde África en busca de una vida mejor, y para los que se dispensa un Kit pie de playa que cubre el vestuario básico del recién llegado con un chándal, dos camisetas, ropa interior, calcetines, sandalias y zapatillas deportivas- -todo ello con velcro y sin cordones que puedan servir para autolesionarse- además de productos de higiene y de limpieza para 30 días. Todo, en bolsas de plástico de rápida distribución. Esta indumentaria pie de playa se complementará, de seguir en nuestro país después de 40 días, con un Kit ciudad que les facilita la integración y su mimetización entre los urbanitas, que incluye un pantalón vaquero, polo, camiseta de manga larga, sudadera- forro polar y calzado deportivo, además una parka si es invierno. Kit Homeless Set para sobrevivir dos días con total decoro. La toalla azul sólo seca cuando está mojada El mismo kit de salvamento marítimo se reparte al náufrago del cayuco que al del yate Hasta se ha desarrollado un Kit homless para los que ni van ni vienen, sólo deambulan por nuestras calles, y para los que cubren sus carencias físicas con una sola mochila. Dentro, un saco de dormir, una colchoneta aislante, un chubasquero, gorro, bufanda y guantes, un par de calcetines, un neceser de charol con botella de gel- champú neutro de 500 ml, cepillo y crema dental, peine con mango en funda, desodorante roll- on, maquinilla y crema de afeitar, toalla de baño y una esponja en celofán. Y si de lo que se trata es de salir zumbando porque el agua nos llega al cuello, las llamas nos echan de nuestra casa, ésta amenaza con caerse o simplemente ya lo ha hecho, Cartay pone en nuestra mano a través de Cruz Roja, para estas lides su principal cliente, el Kit de emergencia unisex para dos días: un neceser traslúcido con jabón de glicerina de 30 grs. cepillo de dientes y dentífrico de 15 ml. peine en funda, botella de gel- champú de 75 ml, una compresa plegable, 2 toallas blancas de baño desechables de 40 x 80, una toalla superabsorbente de 39 x 27,5 cm. azul- -que sólo seca cuando está mojada- -y una sábana desechable de 190 x 80 cm. Ni más ni menos que lo justo y necesario en un contenedor casi plano que apenas supera el tamaño de un folio. Lo llevaron los damnificados de las inundaciones de Alcázar de San Juan. Fue la última puesta en valor de la medida de lo imprescindible en que se sustenta la filosofía set