Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 14 s 7 s 2007 Golpe al integrismo radical en Pakistán INTERNACIONAL 35 Matar a un chií conduce al Paraíso El sheikh Shafa es la máxima autoridad chií de Islamabad y se siente amenazado por la creciente presencia del extremismo suní en Pakistán. Asegura que escuelas como la Jamia Hafsa prometen el Edén al que asesine a uno de ellos POR MIKEL AYESTARÁN ISLAMABAD. Recuerdo la última visita de Rafsanyani como presidente de Irán a Islamabad. Unos días después hubo graves inundaciones en el país y el padre de los hermanos Ghazi (los líderes de la revuelta de la Mezquita Roja) explicó en la oración del viernes que era por culpa de la visita de un líder chií El sheikh Shafa es la máxima autoridad de la comunidad chií de Islamabad, lleva diez años al frente de la mezquita de Jamia Imam Barragha Imam Saddig y se siente amenazado por la creciente presencia del extremismo suní en Pakistán. Escuelas como la Jamia Hafsa enseñan que matar a un chií significa el pasaje directo al Paraíso, nos matan y están orgullosos de su hazaña: ¿cómo vamos a estar tranquilos? se pregunta el religioso, que se muestra contento con la exhibición de fuerza que ha realizado el Gobierno para sofocar la revuelta. En su despacho hay una gran fotografía del Imam Jomeini, me da fuerzas para seguir, es el motor del chiísmo mundial asegura. Pakistán no es Irak, pero la tensión entre las dos grandes comunidades musulmanas, que no son para nada homogéneas, ha crecido desde la llegada de corrientes como la wahabi, rama ultraconservadora del sunismo. El veinte por ciento de la población del país es chií, unos treinta millones de personas, y se concentra en ciudades como Skardu o Gilgit, en la provincia de Cachemira. Son la minoría más importante del país y en la capital cuentan con quince mezquitas y cinco madrasas. No se puede imponer el islam a la fuerza. Todos queremos ser gobernados por la sharia, pero no se deben usar medios poco éticos como los secuestros o las palizas para imponer nuestra religión. Ese fue el gran error de la Mezquita Roja destaca el sheik Shafa, quien evitó referirse al motín llevado a cabo por los extremistas durante nueve días en su rezo del viernes para evitar la confrontación Cerca de esta mezquita, la comunidad chií de Islamabad cuenta con su propia Universidad Islámica, en la que doscientos alumnos de esta secta ya cursan sus estudios. Tasiwur Husseini lleva ocho años estudiando el chiísmo y el actual panorama paquistaní les da miedo sobre todo en su localidad de origen, Kohat, muy cerca de las áreas tribales, en plena frontera con Afganistán. Somos un objetivo para ellos y esta lucha es imposible de detener porque no nos aceptan. No es un problema de secta, es que están locos y si no piensas como ellos, te matan lamenta Tasiwur. Los mayores enfrentamientos entre sectas se producen en la fiesta de Ashura, en la que los chiís recuerdan la muerte del Imam Hussein, nieto de Mahoma al que ellos consideran legítimo sucesor. El pasado año una bomba explotó en mitad de la fiesta que se celebraba en Hangu, al noroeste del país, y causó la muerte de veintidós personas. El resto del año, sólo se dan conflictos aislados. Algunas madrasas han derivado al terrorismo, eso ya no es enseñanza islámica, sólo preparan a los alumnos para el odio. Pero incluso dentro del wahabismo hay diferencias. Esta Mezquita Roja era lo más extremista que se puede llegar a ser y por eso hasta sus propios compañeros de secta censuraban su actividad. Muestra de esto es que casi nadie se ha echado a la calle para apoyarles argumenta el sheik Shafa, quien se muestra convencido de que dentro del chiísmo resulta impensable la aparición de movimientos como Al Qaida Los expertos chiís consultados coinciden en que la Mezquita Roja no cumplía con las normas islámicas y, por encima de todo, destacan que los hermanos Ghazi violaron uno de los principios básicos de la yihad (guerra santa) al usar a mujeres como escudos humanos. El sheik Shafa es optimista de cara al futuro y espera que su mezquita de la zona G 9 de Islamabad, pueda seguir mucho tiempo sin escolta policial. Tasiwur no lo tiene tan claro y, como el resto de sus compañeros de clase, augura un futuro complicado para los chiís de Pakistán. Seguro que no faltan nuevas Mezquitas Rojas Manifestantes contra el asalto a la Mezquita Roja con un muñeco que representa a Musharraf vestido con la bandera de Estados Unidos AFP Uso de la violencia Gritos de ¡Musharraf asesino! en manifestaciones de protesta menos concurridas de lo previsto M. AYESTARÁN ISLAMABAD. El final de la oración del viernes en Pakistán no resultó tan violento. La coalición ultrarreligiosa MMA (Muttahida Majlis- e- Amal) mantuvo la convocatoria de manifestaciones de protesta por el asalto a la Mezquita Roja a nivel nacional, pero la participación fue escasa en todos los casos y en ninguna ciudad se juntaron más de mil personas. Las fuerzas islamistas mantienen que en la Operación Silencio hubo al menos ochocientos muertos y repartieron carteles que rezaban ¡Musharraf asesino! por todo el país. Se produjo también la quema de fotos del presidente. En Islamabad, que amaneció con el despliegue de un importante dispositivo de seguridad en las cercanías de las principales mezquitas, uno de los diputados del MMA, Ghafoor Haideri, logró reunir a doscientas personas y en su discurso aseguró que el asalto de la Mezquita Roja es el capítulo más negro de la historia de este país En otra de las principales ciudades de Pakistán, Lahore, trescientos manifestantes siguieron la intervención de Liaqat Baluch, líder del MMA, que señaló que esto no acaba así, es tan sólo el inicio de la gran revolución islámica en Pakistán En las provincias del norte se registraron las concentraciones más numerosas. De esta parte del país, fronteriza con Afganistán, venían la mayor parte de alumnos de la Mezquita Roja y es la zona donde más extendidas están las escuelas radicales. En la última semana, treinta personas han muerto en esta parte del país debido a ataques suicidas, tres ciudadanos chinos han sido abatidos a tiros y se han quemado las tiendas de campaña de varias ONG. ABC. es Más información en Visiones del Mundo abc. es mikelayestaran