Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL SÁBADO 14 s 7 s 2007 ABC Marruecos se adelanta en la partida del Sahara y acusa al Polisario de terrorismo LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. Marruecos parece haber dado con la tecla adecuada para que Estados Unidos se adhiera sin contemplaciones legales a su postura sobre el Sahara Occidental. El ministro de Justicia, Mohamed Buzubá, ha declarado que pueden deducir una probable relación entre el Polisario y los grupos integristas establecidos en el Sahel y el norte de Mauritania Existe una actividad integrista en la región del Sahel y todos sabemos que no hay ningún control sobre las armas del Polisario añadió en una entrevista al diario L Économiste Es la teoría que de forma insistente alimenta en la comunidad internacional Marruecos a pesar de que no ofrece pruebas, de que no hay detenidos por terrorismo entre la población saharaui y de que en la ex colonia española no se ha producido ataque terrorista alguno ligado a Osama Bin Laden o su entorno. La realidad es bien diferente en Marruecos, donde se decretó la alerta máxima ante el riesgo de atentados hace una semana. El propio Buzubá explicó ayer que desde entonces han detenido a quince personas supuestamente relacionadas con actividades terroristas. El reino alauí es una de las grandes preocupaciones a nivel de seguridad en todo el mundo, tanto dentro de su territorio como por los centenares de marroquíes diseminados por decenas de países vinculados a células terroristas. Sarkozy, en compañía del jefe de la comisaría y de la ministra del Interior, a la salida de la gendarmería, en el sur de París AFP Conmoción en Francia al asesinar un gendarme a sus dos hijos y a un compañero Sarkozy compareció con la ministra del Interior en la comisaría donde el policía había matado a su colega s El gendarme se quitó la vida de un disparo en su casa JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Un gendarme mató a tiros a sus dos hijos (de 11 años) y a su brigada suboficial, antes de suicidarse, en las afueras de París, en Malakoff, en unas circunstancias de inquietante trivialidad que causaron la más extrema emoción nacional. Nicolas Sarkozy, presidente, y Michèle Alliot- Marie, ministra del Interior, se precipitaron inmediatamente al lugar de los hechos, para aportar imágenes de serenidad ante la emoción pública, muy viva. Poco después de la mañana, emisoras de radio y tv precipitaron con celeridad un choque emocional, dando cuenta, prácticamente en directo, de una tragedia espectacular. En un cuartel de la gendarmería (fuerza de seguridad dependiente del Ministerio del Interior) en una ciudad de los suburbios, un gendarme se había atrincherado a tiros en unas dependencias familiares. De entrada, sólo se sabía que el gendarme había matado a tiros a su brigada suboficial. Y no estaba claro si se trataba de un suceso o de un incidente con flecos de otra índole. Poco más tarde, cuando estallaban en el aire las primeras especulaciones, las noticias tomaban un tinte más pavoroso y ensangrentado. El mismo gendarme había matado a tiros a sus dos hijos. La noticia del suicidio, casi inmediato, todavía tardó unos minutos, prolongando y dramatizando el suceso. En apenas quince minutos, a través de las cadenas de información permanente, un ataque de locura o trastorno psicológico grave tomó unas proporciones inusitadas. Apenas se conocían los primeros detalles del suceso cuando la ministra del Interior y el mismo presidente de la República irrumpían en escena, del brazo, consternados. La investigación avanzó rápidamente. En el cuartel de la gendarmería no era un secreto que el sargento y el brigada suboficial se llevaban mal desde hacía tiempo. Habían protagonizado algunos ruidosos altercados en el patio de la casa cuartel. Pero los enfrentamientos nunca habían ido más allá de gritos y choques verbales. Sin embargo, la superioridad si temía los riesgos peores, desde hacía meses. Al gendarme le había sido retirada su arma reglamentaria. En vano. Buen tirador, con permiso, había comprado un arma corta. Y hacía ejercicios de tiro que nadie podía impedirle. Rabat es consciente de la obsesión de Washington ante el crecimiento en África de la red de Al Qaida. Sus advertencias ante los riesgos de inseguridad en la zona del Magreb si el Sahara se independiza han sido suficientes para que George Bush dé por bueno el plan de autonomía con el que el rey Mohamed VI quiere que el territorio pase a estar bajo su soberanía. Una portavoz de la representación estadounidense en la ONU expresó el miércoles el apoyo directo de su país a ese proyecto de autonomía. El próximo 10 de agosto el Frente Polisario y Marruecos volverán a sentarse cara a cara en Nueva York en la que será segunda etapa de las negociaciones iniciadas en junio para hallar una solución al conflicto. Además de EE. UU. Rabat cuenta con el apoyo de Francia y España a la hora de apostar por la presencia de Marruecos en la ex colonia. Negociaciones en la ONU Sarkozy utilizaría las armas nucleares si hay necesidad No se vistió de militar, pero Nicolas Sarkozy ejerció, por primera vez, como jefe de las Fuerzas Armadas. No dudaría en tomar las decisiones necesarias dijo en su visita a la base militar de Isla Longue- -en el atlántico bretón y en vísperas de la fiesta nacional- rodeado de submarinos nucleares del Ejército. De ahí vino el revuelo mediático. Todas las agencias lanzaron ayer cientos de teletipos informando de la posibilidad de que Francia recurriese al arma nuclear para defender los intereses vitales del país. Era de esperar. El año pasado y en el mismo lugar, Jacques Chirac anunció que Francia podría responder de forma no convencional frente a estados que recurrieran a medios terroristas en territorio francés. Lo que sí dejo bien claro Sarkozy fue su compromiso con la seguridad- -en campaña, prometió un 2 del PIB para Defensa- Sois el seguro de vida de Francia. Mi primera prioridad es asegurar los medios necesarios para garantizar la seguridad Ayer por la mañana, los enfrentamientos verbales entre el gendarme y su brigada suboficial tomaron el peor de los rumbos. Pero nadie sospechó una tragedia. El gendarme terminó por subir hasta su domicilio, donde cogió su arma. Bajó al patio y mató a su enemigo personal. Con paso sereno, decidido, volvió a su domicilio, encerró a sus dos hijos pequeños en una habitación y los mató de dos tiros en la sien. Abandonó la habitación ensangrentada. Se miró en el espejo del salón de su casa y se metió otro tiro en la cabeza. La tragedia se precipitó como una secuencia de película de cine negro. A un ritmo endemoniado. El gendarme y el brigada pertenecían al escuadrón de la gendarmería movil 42 1, instalado en la casa cuartel de Malakoff, donde viven muchas otras familias de gendarmes. Una célula psicológica intentaba aportar alguna forma de ayuda moral a las familias. Discusión y tragedia