Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 14 s 7 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA REGLAS DE JUEGO I Zapatero y sus socios se lo hubiesen propuesto, una reforma electoral por mayoría simple para instaurar la circunscripción mayoritaria habría dejado al PP sin un solo diputado en Cataluña y el País Vasco, imposibilitándole para siempre de cualquier oportunidad de ganar las elecciones. Por eso Rajoy solía mostrarse cauto a la hora de hablar de un cambio de las reglas, temeroso de que el furor revisionista del Gobierno y su política de arrinconamiento del centro derecha desembocasen en un pacto del Tinell elevado a la máxima potenIGNACIO cia que habría supuesto, CAMACHO de hecho, la ruptura del orden democrático vigente. Ahora, por primera vez, el líder de la oposición ha abordado con claridad una propuesta programática de una nueva ley electoral que impida el habitual mercado negro de votos que subvierte en los despachos el resultado de las urnas. Esa reforma es imprescindible porque el sistema de la Transición ha originado toda clase de abusos que han malversado su bienintencionada propiedad de dar cauce a las minorías, pero sus consecuencias son tan decisivas en la escena política que Rajoy debe afinar cuanto antes el alcance concreto de su oferta, abriendo si es necesario el debate imprescindible sobre el ballotage o segunda vuelta, y precisando si lo que se pretende es modificar el sistema de municipios y autonomías o si, ya puestos, vamos a abordar los porcentajes de participación mínima en el Congreso de los Diputados y la consiguiente repercusión en la presencia de los grupos nacionalistas. Pero una cosa debe quedar clara antes de que la discusión se descontrole y pervierta en una reyerta de intereses: esa clase de iniciativas sólo pueden llevarse a efecto a partir de un consenso mayoritario lo más amplio posible, como mínimo de los dos grandes partidos que pueden gobernar en España. Por mayoría simple no se cambian las reglas con las que hemos de jugar todos. Entretanto se dilucidan las condiciones objetivas que puedan hacer posible esa reforma, conviene que sepamos bajo qué pautas se va a disputar la partida decisiva de 2008. En ese sentido, y visto que de momento el presidente guarda silencio, Rajoy ha de emplazarlo para que defina en público si sigue vigente su compromiso de 2003, en el sentido de no intentar gobernar si no saca un voto más que el segundo, o si por el contrario aquella palabra de caballero se ha perdido en el fragor de la trifulca de truhanes en que se ha convertido esta legislatura. Los ciudadanos queremos saber, y merecemos saberlo, si el trile de los despachos municipales y autonómicos puede tener continuidad a la hora de decidir sobre el próximo presidente del Gobierno. Zapatero se creó a sí mismo un precedente, limpio y honorable, y ha quedado rehén de esa promesa que, a falta de un reglamento que la plasme, debería transformarse en irrevocable norma de uso consuetudinario. Pero debe renovarla de forma expresa para despejar dudas y clarificar el panorama antes de ir a las urnas. En política, la ambigüedad es la mejor aliada de los tramposos. S OBJECIÓN DE CONCIENCIA seguraba Manuel de Castro, secretario de la FERE, en una excelente entrevista concedida a Milagros Asenjo que la disciplina llamada Educación para la Ciudadanía será impartida en la escuela católica a la luz de los principios de la antropología cristiana. No creo que existan razones para dudar de su afirmación. Sin embargo, no creo que esta certeza baste para concluir que la objeción de conciencia en los centros católicos carece de sentido La objeción nace como un mecanismo de defensa frente a la intromisión del poder en el ámbito de la conciencia; pero, siendo un instrumento de defensa individual, posee una proyección social: a quien objeta no lo mueve tan sólo el interés personal; quien objeta anhela también que ese instrumento pueda servir a otros que se hallen en idéntica circunstancia. En cierto modo, puede afirmarse que el objetor se expone por otros, actúa como ariete frente a una imposición que considera injusta para que otros en el futuro puedan beneficiarse de su actitud pionera. Calificar de innecesaria la objeción de conciencia en los centros católicos podría malinterpretarse como JUAN MANUEL un acto de egoísmo. Si algo define la DE PRADA postura del cristiano en la sociedad es el amor a la justicia, un amor generoso que anhela el bien ajeno, antes que el propio, aunque la búsqueda de ese bien ajeno le granjee animadversiones y aborrecimientos. Convendría que releyésemos la Epístola a Diogneto, para entender cuál es la misión dolorosa y sacrificada del cristiano en la sociedad. En la mencionada entrevista Manuel de Castro alertaba también sobre el peligro de que la objeción de conciencia contra la asignatura llamada Educación para la Ciudadanía se volviese contra las escuelas católicas, de tal modo que algunos padres la ejercitasen contra la asignatura de Religión, o incluso contra el propio ideario del centro. No creo que sea lo mismo objetar contra una disciplina obligatoria que invade la libertad de conciencia que contra una disciplina optativa, fruto del derecho de los padres a elegir la educación A moral y religiosa que desean para sus hijos. A nadie se le fuerza a matricularse en un centro de ideario cristiano; y no creo que sea posible aceptar sólo en parte el ideario de un centro cristiano, puesto que dicho ideario lo integra una sola idea indivisible: la idea de realizar el Evangelio de Jesús a través de la enseñanza. Ya existe al alcance de cualquier padre un modo de objetar contra el ideario de la escuela católica: consiste en matricular a sus hijos en un centro que no sustente su labor educativa sobre la esencialidad del Evangelio. En otro pasaje de la mencionada entrevista Manuel de Castro augura un porvenir bastante incierto a la objeción contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía y un éxito jurídico muy limitado Desde luego, si son cuatro gatos quienes objetan, puede anticiparse que tal instrumento se revelará inútil; no tengo tan claro que si son decenas o cientos de miles las personas que objetan pueda concluirse que la objeción sea un fiasco. La criminalización del objetor será mayor cuanto más solitaria sea su causa; y las llamadas al derrotismo contribuirán, sin duda, a esa criminalización. Quizá existan instrumentos jurídicos más eficaces que la objeción contra la imposición de una asignatura que invade el ámbito de la libertad de conciencia; en este caso, la mejor contribución que puede hacer la escuela católica a la sociedad consistiría en informar a los padres sobre tales instrumentos alternativos, no en formular proclamas disuasorias. Como católico, me apena profundamente que los titulares de la escuela católica y la CONCAPA muestren descarnadamente sus disensiones, que no son sino la expresión tristísima de una traición a la encomienda evangélica: un solo rebaño, un solo pastor. Unos y otros deberían meditar aquellas palabras de San Pablo a los corintios: Os ruego, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos habléis igualmente y no haya entre vosotros cisma, sino que seáis concordes en el mismo pensar y en el mismo sentir. He sabido que hay entre vosotros discordias, y que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo, yo de Apolo, yo de Cefas, yo de Cristo. ¿Acaso está dividido Cristo?