Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MADRID www. abc. es madrid VIERNES 13- -7- -2007 ABC Vecinos de Méndez Álvaro patrullan de noche las calles contra las prostitutas La presión vecinal logra que la Policía identifique a las chicas y chulos que el miércoles de madrugada volvieron al barrio CARLOS HIDALGO MADRID. Los más de 6.000 vecinos de la zona de viviendas cercana a la estación de Méndez Álvaro pueden ser la envidia de los de Montera, Marconi y Casa de Campo: en pocos días han conseguido echar de su barrio a las mujeres que ejercían, cada noche, la prostitución. Saben que han ganado una batalla, y no la guerra, y por eso siguen todos los días tomando la calle de manera pacífica a partir de las once de la noche. Los problemas comenzaron hace unos dos años, con las obras de construcción de un túnel entre la zona del Planetario y la estación Sur de autobuses. Los vecinos creen que las chicas que comenzaron a ejercer la calle por la zona venían de Abroñigal, un enclave cercano, al otro lado de la M- 30, del que las echaron. Han llegado a contar 15 prostitutas, de varias nacionalidades, desde españolas a extranjeras del Este de Europa. También había algunas toxicómanas explica uno de los vecinos que recuerda que, además de la prostitución, la situación acarreaba otros problemas adyacentes, como el tráfico de droga a pequeña escala o la presencia de los proxenetas o chulos Como suele ser habitual en estos casos, pronto llegaron escenas de lo más desagradable, como ver a estas mujeres practicar relaciones sexuales con sus clientes, a plena luz del día, en el interior de los coches, aparcados allí mismo. Además, muchas veces, tenías que esquivarlas, porque se ponían en medio de la calle Otra de las coyunturas más comunes era salir a la calle con los niños y que éstos preguntaran por lo que hacían allí aquellas chicas o que presenciaran situaciones nada aptas para un menor, explican los vecinos. Eso sí, reconocen que no se ha producido ningún robo o agresión derivados de esta práctica. En la época menos calurosa, las chicas comenzaban a tomar las calles a las cinco o las seis de la tarde. Con la llegada de la canícula, empezaron a trabajar más tarde, en torno a las nueve o las diez. Desde esa hora, se iniciaba el trasiego de chicas, proxenetas y los clientes, con sus coches, debido al buen acceso de la zona pero a la tranquilidad del barrio, con un área industrial y un parque a sus espaldas, lo que facilita el ejercicio de la prostitución. El pasado jueves decidieron echarse a la calle. Lo hacen unos 50 vecinos cada noche, a eso de las veintitrés horas. Y parece que la medida ha ido surtiendo efecto. Dos días después de la primera batida, desaparecieron las chicas. Eso sí, lo hacemos de una manera pacífica explica uno de los vecinos, que entiende que estas mujeres no son más que víctimas de redes ilegales que las explotan. La idea, por lo tanto, es similar a lo que está haciendo el Ayuntamiento en la céntrica zona de Montera: ponérselo difícil a los clientes. Está claro que muchos tienen familia y no quieren que nadie sepa que vienen por aquí explica otro residente en la zona. Y añaden: Los clientes son los primeros que han desaparecido ¿Cómo se llega a este punto, después de dos años de aguantar semejante problema en la misma puerta de sus casas? Pues para terminar patrullando su barrio en noche cerrada, antes, ha habido que poner muchas quejas ante el Ayuntamiento, y también han tenido que presentar numerosas denuncias ante la comisaría de Policía del distrito de Arganzuela... Y, para llegar a esto des- Patrullas de 50 personas Han llegado a contar hasta 15 meretrices, de varias nacionalidades, desde españolas a mujeres del Este A esta situación han llegado los vecinos tras muchas quejas al Ayuntamiento y denuncias en la Policía ¡Con esto no vais a conseguir nada! gritaban la otra noche los chulos a los vecinos en la calle Vecinos de Méndez Álvaro, ayer de madrugada, ante una prostituta pués de todo eso, es evidente que han tenido que recibir una respuesta nula o plenamente insatisfactoria de quienes deben velar porque todo esto no ocurra. La Policía, al principio, no hizo mucho caso, pero al saber que hay medios interesados, parece que ahora sí Y así fue la noche del miércoles. Como cada jornada, sobre las once, medio centenar de vecinos quedaron en la rotonda de la calle de Ariel con la de Eros. Es su punto de encuentro diario. Pero, a diferencia de lo ocurrido la semana anterior, en esta ocasión sí que hubo Policía: tres patrullas municipales, dos nacionales y algunos agentes de paisano les acompañaron. Pero también había prostitutas, no muchas, unas tres, y sus respectivos proxenetas. Los vecinos, en su línea pacífica, no quisieron problemas, aunque los chulos se enfrentaron verbalmente gritándoles: Qué hacían allí ¡Con esto no vais a conseguir nada! Identificaciones Sexo en los coches El precedente de la zona de Cuzco y Capitán Haya No es la primera vez que se utilizan patrullas vecinales en contra de la prostitución como armas contra esta problemática. Hace unos años, los vecinos de la zona de Capitán Haya y Cuzco se echaron a la calle para expulsar a las meretrices- -y todos los problemas que conllevan- -del barrio. Surtieron algún efecto. Sin embargo, hace dos años, también en verano, la situación volvió a ponerse delicada. A raíz de esto, el Ayuntamiento comenzó a realizar controles policiales en las inmediaciones del lugar de trabajo de esas prostitutas. Tan sólo en dos días de principios de septiembre llevaron a cabo 181 actuaciones, entre tests de alcoholemia, detenciones, denuncias de tráfico, falta de documentación, vehículos retirados mediante grúa y levantamiento de actas por tenencia ilícita de droga. Tanto en esta medida como en otras, el eje siempre ha sido el hostigamiento a los clientes. Ya ocurre desde marzo de 2004 en la calle de la Montera, literalmente tomada por la prostitución, donde incluso se ha abierto una comisaría de la Policía Municipal, lo que ha incrementado la presencia de los agentes en la zona. La última medida anunciada es la colocación de 30 cámaras de videovigilancia en esa calle, pero también en el entorno de Sol, la plaza de los Cines Luna y la Gran Vía. Otro punto caliente es Marconi. También hace dos veranos, el Ayuntamiento decidió restringir el tráfico en esa zona de Villaverde, permitiendo el paso, entre las 23 y las 6 horas, a vecinos debidamente acreditados. Los agentes policiales que allí se encontraban no se quedaron de brazos cruzados. Realizaron las correspondientes identificaciones a prostitutas y proxenetas. Finalmente, tanto unas como otros abandonaron el lugar sin más problemas. Los vecinos permanecieron en las calles hasta aproximadamente la una y media de la madrugada. En estas batidas vecinales hay quien incluso baja a sus hijos a la zona de recreo durante un rato para que la presencia de menores intimide a estas mujeres para que no muestren su cuerpo y no se vendan ante ellos a posibles clientes. Los residentes piensan seguir con las patrullas vecinales, al menos, otros 15 días, hasta asegurarse de que la situación ha llegado a su fin. Además de esta medida, los residentes en las comunidades Reyal, Andria y Nozar han recogido firmas y reclamaciones en munimadrid. es.