Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 13 s 7 s 2007 INTERNACIONAL 31 Brown topa con su primera polémica al revisar un gran casino aprobado por Blair El Gabinete y los laboristas acusan al premier de traicionar las promesas de colegiar sus decisiones s Cameron le reprocha no tener una posición oficial EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Gordon Brown se ha visto envuelto en su primera controversia política. El anuncio de que está reconsiderando la creación de un supercasino, que el último Gobierno de Tony Blair aprobó levantar en Manchester, ha puesto en entredicho parte del mensaje con el que se estrenaba en Downing Street, ha dado una inestimable munición a la oposición y le ha ganado críticas entre sus propios diputados. Si el primer ministro se esforzaba en hacer gala de una mayor colegialidad del Gobierno, con decisiones tomadas en el Consejo de Ministros y no en el sofá con su círculo de íntimos como se le acusaba a Blair, ahora ha salido a relucir un Brown autoritario, al fin y al cabo tal como era conocido durante sus diez años al frente del Tesoro. Brown ha decidido revisar la creación de un gran casino sin comentarlo con otros miembros del Gobierno, la mitad de los cuales estaban en el Ejecutivo de Blair y dieron su aprobación a la iniciativa. Ese casino, que debía construirse en Manchester, tenía ya inversores que iban a aportar 200 millones de libras, con la creación de 2.700 puestos de trabajo en una zona deprimida de la ciudad. La medida sirve a Brown para marcar claramente distancias respecto a Blair- -es el primer desmarque, pues hasta ahora sólo ha habido continuidad en las políticas y en todo caso algún cambio de acento- -y además encaja con sus posiciones éticas, pues el casino había sido criticado como una perjudicial incentivación del juego, con intervención en el debate en contra de la Iglesia de Inglaterra. Pero los diputados laboristas del área de Manchester ya se han vuelto en contra del primer ministro, ya que el casino les daba rentabilidad electoral. La medida también ha proporcionado argumentos a la oposición para que se tire a la yugular. Gordon Brown nos dijo en el Parlamento que quería un Gobierno de Gabinete, y que todo iba a ser cuidadosamente discutido, y de pronto la política gubernamental da un completo giro declaró el líder del Partido Conservador, David Cameron. Necesitamos- -añadió- -una posición oficial del Gobierno que antes decía que iba a haber un casino y que iba ir a Manchester. Por lo visto, cuando lo decidieron no fue por importantes razones como nos dijeron El último Gobierno de Blair había autorizado la creación de un gran centro del juego, con la posibilidad de que algún otro se creara en el futuro a la vista del impacto que tuviera el primero. Brown ha anunciado ahora que durante los próximos meses habrá que examinar si la regeneración de las áreas de los supercasinos puede tener una mejor manera de encontrar resuelta sus necesidades económicas y sociales El diputado laborista Graham Stringer consideró francamente muy insultante pensar que el Ayuntamiento de Manchester no había ya examinado otras posibilidades de regeneración antes de apostar por el casino. La ciudad de Manchester celebró como un gran éxito ser la sede de esa instalación, venciendo a las candidaturas de Blackpool y de la Millennium Dome de Londres. Otras alternativas 2.700 empleos en Manchester Gordon Brown