Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA Marea negra en Ibiza VIERNES 13 s 7 s 2007 ABC EL CHAPAPOTE DE IBIZA El vertido sólo afecta a 600 metros de los 18 kilómetros de playa que hay en la isla Puerto IBIZA Playa de Figueretas (Cerrada) Playa de Bossa (Prohibido el baño) Barrera Playa Talamanca (Cerrada) Lugar del hundimiento A 45 m de profundidad Punta Martinel Sant Jordi Menorca Aeropuerto INFOGRAFÍA: JAVIER AGUILERA PARQUE NATURAL SES SALINES Hay peligro de que afecte al Parque Natural Ibiza Cabo Esponja Mallorca Islas Baleares Formentera Buque carguero Don Pedro -Eslora: -Manga: -Puntal: -Calado: -Desplazamiento: -Velocidad: 145,55 m 18,35 m 11,35 m 6,2 m 8.098,58 tm 14 nudos El Gobierno balear niega que haya fugas de combustible y afirma que éste sale a través de los respiraderos de los tanques de petróleo Dos operarios tratan de limpiar la playa de Figueretas El avance del fuel obliga a cerrar tres playas en Ibiza mientras crecen las anulaciones hoteleras Indignación por la ineficacia de las autoridades y la escasez de medios ISABEL RODRÍGUEZ DE LA TORRE IBIZA. La escasez de medios materiales y humanos, la falta de reflejos de quienes en las primeras horas de accidente relativizaron la importancia del mismo y el viento del Levante se aliaron ayer con el fuel- -que no dejaba de salir de las entrañas del mercante Don Pedro hundido a una milla de Ibiza- e hicieron que el chapapote ganara terreno a la arena en un tramo creciente del litoral. Las tres playas urbanas de la isla, Talamanca, Figueretas y Playa de Bossa- -abarrotadas de ordinario- -lucían ayer un aspecto distinto al habitual después de que la presencia de fuel en la orilla obligara a las autoridades a adoptar medidas preventivas. Prohibido el baño rezaba el letrero que avisaba de las restricciones en Talamanca, la primera playa en la que se adivinó el vómito negro del mercante de la compañía Isomar, sumergido a 45 metros de profundidad tras naufragar, el miércoles de madrugada, después de colisionar con el islote Dau Gros. El vertido, que el gobierno balear dio por controlado esa misma tarde, aprovechaba la noche para extenderse y ensuciar un litoral de una enorme riqueza medioambiental por las praderas de posidonias. El viento cuarteó la mancha de cuatro kilómetros de largo y dos de ancho y favoreció el acceso del vertido a esta bahía de aguas estancas. A primera hora, varios operarios de limpieza intentaron retirar el chapapote, que contorneaba la orilla. Se sirvieron de máquinas para retirar el combustible, removieron la arena; el fuel se filtró. Apenas dos horas después, la arena volvía a estar sucia: la pleamar sacaba a la superficie lo que las máquinas habían se- pultado. Han dejado el aceite y lo han mezclado con la tierra. Es un desastre. Todo ese gasóil se volverá alquitrán y no habrá forma de quitarlo ¡Con lo fácil que habría sido retirarlo con una palita! La alcaldesa está ahí, hablando para las teles, eso es la política, chapapote. He visto a las autoridades, a los policías, pero ni una persona con una simple pala. ¿Ve usted a alguien que limpie? Con cuatro o cinco personas bastaría. Esto es como lo de Galicia. ¿A qué esperan para actuar? El accidente está ya; la solución, no brama Bartolomé Bonet interrumpiendo el discurso de la alcaldesa, Lourdes Costa, en el que abundaban las llamadas a la tranquilidad porque dentro de lo grave de la situación, no es comparable con el Prestige Son las once de la mañana. Nadie limpia la playa de Tala- Se recogen diez toneladas de agua contaminada El buque polivalente Clara Campoamor que desde ayer colabora para paliar los daños medioambientales causados por el siniestro, ha recogido ya mil toneladas de agua del mar, de las que se calcula que el 1 por ciento, diez toneladas, contiene contaminante. En total, el barco siniestrado llevaba en su interior 200 toneladas de combustible cuando se hundió. La ministra de Fomento, Magadalena Álvarez, que visitó ayer la zona afectada por la marea negra, aseguró que el fuel derramado ocupa un perímetro de unas 3,5 millas de largo (unos 5,5 km. por 0,5 millas de ancho (unos 900 metros) del cual el 40 por ciento tiene contaminación. De ese último porcentaje, se estima que apenas el 15 por ciento tiene una densidad de importancia, ya que en el resto se cree que sólo hay algún resto. Por ahora, no hay información oficial acerca de la causa del accidente, más allá del error humano admitido por la empresa. manca, en la que sólo unos pocos aguantan el fuerte olor a combustible que emana del mar y que auyenta a la mayoría. Las terrazas de la decena de establecimientos que circundan la playa están prácticamente vacías. En los hoteles se registró un goteo constante de anulaciones de reservas. Dos técnicos de la Consejería de Salud recogen muestras para analizar la toxicidad del agua. La película superficial de aceite se torna, con el sol, en una masa espesa. Con el rastrillo no, con el rastrillo no apercibe un técnico de la Dirección General de Costas a la cuadrilla de operarios de la empresa Tragsa que, por la tarde sí, se afanan en la retirada, que no entierro, de las galletas de chapapote. El vertido ha penetrado en el club naútico y amenaza con hacerlo en el puerto; las barreras de contención desplegadas in extremis se lo impiden. El tráfico marítimo no se vio afectado. En Formentera, están en alerta. Por la mañana, Talamanca fue el epicentro de la tragedia ecológica que, alcanzado el mediodía tendría su réplica unas millas más al sur. El chapapote se había adentrado en Figueretas y en Playa de Bossa. El presidente balear mantuvo un discurso ambiguo e impreciso con apelaciones a la tranquilidad ante una situación preocupante