Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 12 s 7 s 2007 Necrológicas AGENDA 63 Paulino Garagorri s Filósofo Una vida dedicada a su maestro Muere en Madrid el discípulo de Ortega y Gasset, editor de su obra y secretario de Revista de Occidente María Isabel FERREIRO LAVEDÁN El filósofo don Paulino Garagorri (San Sebastián, 1916) ha fallecido en su casa de Madrid el recién pasado 5 de julio. Fue catedrático de filosofía, fundador de la editorial Cuadernos de Adán (1944) de la revista de cine Objetivo junto a E. Ducay, R. Muñoz Suay y J. A. Bardem; Secretario de Redacción de la 2 época de Revista de Occidente (1963- 1973) participó, junto a José Ortega Spottorno, en la fundación de Alianza Editorial; y dedicó nada menos que casi cuatro décadas (1955- 1991) a la edición de la obra de su maestro José Ortega y Gasset. Asimismo, es autor de importantes ensayos de divulgación del pensamiento español, entre ellos, las introducciones a Ortega, Unamuno y Américo Castro, como también su última publicación del pasado año, con ocasión de su noventa cumpleaños, Goethe y el epílogo de La rebelión de las masas. Conmueve la pérdida de este hombre que, pese a haber estado apartado de la vida pública, parecía sostener con sólo su presencia algo de nuestra memoria histórica. España se está quedando sin estos pilares que, sin pesimismo, parecen irrepetibles. El estudio y curiosidad por cuanto afecta a lo humano base de la integración humanista, parece, como ya viera Ortega, que se diluye entre especialismos y pequeños saberes. Paulino Garagorri era un humanista, que viene a ser un sabio. Así le gustaba definir la obra de Ortega como una lucha constante contra la abstracción, esto es, contra todo lo que suponga distanciar las partes del todo al que pertenecen y, con ello, alejarlas de su razón de ser: de su realidad. El nombre de Paulino Garagorri me era cotidiano, pues es constantemente pronunciado en el Centro de Estudios orteguianos donde trabajo y donde se está haciendo la nueva edición de las Obras Completas de Ortega y Gasset. El encomiable trabajo de don Paulino no sólo dio luz a gran parte de la obra póstuma orteguiana y la llevó a todos los hogares, con las ediciones de bolsillo, tan de su gusto- la obra de Ortega, decía, hay que divulgarla en libros pequeños y baratos sino que abrió el difícil camino de editar una obra tan comple- sa de Francisco Umbral, pues le había dicho que le imaginaba con barba por la mención de Umbral y él me dijo que no tenía noticia de ello; se lo leí, le gustó y lo agradeció. Tenía la casa llena de libros, hileras por el suelo y apartabamos un montón para sentarnos, muchísimos de sueños, le fascinaba el inconsciente, la psicología, había comprado recientemente una edición nueva de los de Freud. Me hizo fijarme en un cuadrito. Era una reproducción del paisaje de Regoyos con el trenecito, que describe Ortega en El Espectador, y tanto juego le da como ejemplo del continuo aliento de la vida mientras hay vida. Cuadro que, según me contó, hizo Ortega que se lo pusieran delante de la cama el día antes de morir. Tenía una caricatura de Ortega hecha por Bagaría que le regaló José hijo cuando le ayudó a meter en sacos los libros de su padre al estallar la guerra, tenía la foto con Ortega, tenía lechuzas, tenía el sinfín de recuerdos, de ediciones, de carpetas preparatorias tenía toda una vida dedicada a Ortega y era una personalidad. Paulino Garagorri ja, con numerosas ediciones, como con numerosos manuscritos. Es Paulino Garagorri la referencia presente en todos sus editores actuales. Pero no sabíamos bien que era de él, y un domingo de marzo de 2003- ¿casualidades? -veo a un hombre mayor preguntando en el departamento de libros de El Corte Inglés de Serrano por varias obras de Ortega, supuse que se referiría a las nuevas y ante la confusión del de- ABC pendiente, me acerqué y le dije que no saldrían hasta unos meses después, y me dijo no, no yo quiero las de bolsillo ah, entonces usted quiere las de Alianza de Paulino Garagorri eso es y le indiqué al dependiente cuáles eran y me fui. A los pocos minutos se acercó y me dijo oiga, ¿cómo sabe usted que son las de Garagorri? porque Garagorri soy yo Desde entonces le fui a visitar, le llevé el primer día Mortal y ro- Esteban Areta Velázquez El futbolista Areta Velázquez, que jugó en el Barcelona entre 1954 y 1956, falleció en Sevilla a a los 75 años, según informó la entidad barcelonista. Areta llegó al club en 1954. Durante las dos temporadas en las que estuvo en el Barcelona, el delantero navarro jugó 30 partidos y marcó 15 goles. Además tenía el honor de haber marcado el primer gol de la historia barcelonista en Europa. Alfonso López Michelsen: la conciencia de Colombia Alejandra de Vengoechea Cartagena de Indias Aunque habían llegado a Cartagena de Indias para motivar en su liderazgo a doscientos becarios que ayer inauguraron el I Encuentro Internacional de Becas Líder, organizado por la Fundación Carolina y el Grupo Santander, el presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez y los ex presidentes Felipe González (España) Fernando Enrique Cardoso (Brasil) y Belisario Betancourt y Andrés Pastrana (Colombia) no pudieron ocultar su tristeza. En la madrugada de ayer murió, a sus noventa y cuatro años y víctima de un infarto, el ex presidente de la República Alfonso López Michelsen, quien gobernó el país durante el período 1974- 1978. El 5 de septiembre de 1969 el embajador de España en Colombia, ABC José Miguel Ruiz Morales, impone la Gran Cruz de Isabel la Católica al entonces ministro de colombiano de Relaciones Exteriores, Alfonso López Michelsen Un hombre que ha marcado a segunda mitad del siglo XX en Colombia por su inteligencia. Un hombre muy brillante que ha mantenido la lucidez incluso cuando superó la frontera de los noventa años. Muchas veces pienso si vital- mente eso es bueno o no, porque cuando uno tiene esa enorme lucidez y siente el deterioro físico, debe sufrir mas que cuando se va perdiendo la lucidez les dijo el ex presidente Felipe González a los medios de comunicación justo antes de entrar a la convocatoria de la Fundación Carolina que financia anualmente a sesenta iberoamericanos universitarios destacados para especializarlos en la realidad española. Y es que López, mejor conocido como la conciencia de Colombia, fue una mezcla de político, estadista y hombre de letras, obsesionado siempre por sacar adelante sus proyectos, sus ideas agudas y originales. En los últimos meses había trabajado muy duro para lograr un acuerdo humanitario el cual pretende sacar adelante el intercambio de los llamados secuestrados canjeables como se conoce el grupo de cuarenta y cinco personas, entre políticos y soldados, que las guerri- llas quieren intercambiar por cuatrocientos rebeldes presos. López Michelsen se graduó en Derecho por la Universidad bogotana de Rosario y completó su formación con un postgrado en la de Georgetown y en varios centros educativos de Europa, entre ellos del Reino Unido, Bélgica y Francia. Cuando López hablaba ponía a pensar al país le explicaba ayer a los jóvenes de veintiún países de Iberoamerica el ex presidente Belisario Betancourt también presente en este balneario caribeño de donde se le dedico un minuto de silencio. Aunque destacó en varias áreas, buena parte de su presidencia la dedicó a internacionalizar su gobierno para promover los acuerdos que llevaron en 1977 a la realización de una cumbre hemisférica en la que Estados Unidos firmó el tratado mediante el cual se comprometía a devolver la soberanía en la zona del canal de Panamá.