Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID JUEVES 12 s 7 s 2007 ABC El apoyo de Simancas creo que intenta que no se consolide una nueva familia política, y le honra como militante Hemos de modernizar nuestro proyecto, ser capaces de ajustarlo a las expectativas de muchos miles de ciudadanos -No tengo el apoyo de ningún sector, porque no lo quiero: quiero el apoyo de los militantes. Es un cambio cualitativo esencial respecto a otros procesos del pasado. Ha habido militantes que a título individual me han apoyado, se lo agradezco, pero en ningún momento busco el apoyo de colectivos internos del PSM, eso es precisamente con lo que hay que romper: quiero una organización con una participación democrática de todos los militantes. -El apoyo de Simancas le convierte, para algunos, en el candidato del antiguo aparato del partido... -A Simancas le agradezco el apoyo, y creo que lo hace con la clara intención de que no se consolide una nueva familia política entre los socialistas madrileños, y eso es un gesto que le honra como militante, porque el futuro de la organización pasa porque no haya familias políticas. ¿El apoyo de Simancas cree que le beneficia o que le perjudica? Otro precandidato le acusa de continuista... -No hay apoyos de militantes que perjudiquen al candidato, dirimimos quién ha de ser el dirigente por los apoyos. En todo caso, no hay duda de que soy un candidato que representa cambio: en la forma de hacer las cosas, en el diseño de dirección y en el proyecto político. ¿Integraría a los otros dos candidatos en su ejecutiva? -Cuando hay proyectos diferentes las ejecutivas han de representar el proyecto del secretario general más votado. Si yo pierdo apoyaré a la ejecutiva, pero no estaré en su dirección. ¿Aceptará un debate con los otros dos precandidatos? -Debates tienen que darse, pero en el ámbito interno. ¿Hay algo extrapolable de sus recetas políticas en Parla a la política regional? -No, son realidades diferentes. La región es una comunidad compleja, diversa, y también la propia capital. Dada la importancia de la región, los socialistas madrileños estamos obligados a tener una posición respecto al territorio nacional, y Madrid tiene que ser una de las comunidades líderes de Europa. Tomás Gómez, favorito para convertirse en el nuevo líder de los socialistas madrileños, posa en su despacho del Ayuntamiento de Parla El PSM no está en la sala de autopsias, sino en la maternidad Tomás GómezsCandidato a la Secretaría General del PSM- PSOE y alcalde de Parla El regidor más votado del país ultima la carrera electoral para hacerse con las riendas del Partido Socialista de Madrid tras la debacle del 27- M. Gran favorito para relevar a Simancas, Gómez ha bautizado su proyecto como Nuevo Socialismo Madrileño POR MARIO DÍAZ FOTO ÁNGEL DE ANTONIO PARLA. Tomás Gómez (Holanda, 1968) fue el primer candidato que se ofreció para liderar el PSM- PSOE tras el correctivo electoral, y es el que parece contar con más apoyos para ocupar la Secretaría General en el congreso de final de mes. Gómez no quiere familias en el partido, se sacude la acusación de continuista tras el apoyo expreso de Simancas, y afirma que, de ganar, hará cambios importantes ¿Por qué decidió aspirar al liderato del partido? -Fue una decisión producto de una reflexión muy profunda, en la que valoré varias circunstancias. Primero, cumplir mi compromiso de cuatro años más con los ciudadanos de Parla. También valoré si era posible compatibilizar los cargos. En tercer lugar, si el proyecto que defiendo, lo que denomino como el Nuevo Socialismo Madrileño, sería compartido por la inmensa mayoría de militantes, y estoy comprobando que tiene un amplio apoyo. ¿En qué basa su proyecto? -Creo que los socialistas tenemos que modernizar nuestro proyecto, ajustarlo a las expectativas de muchos miles de ciudadanos que esperan volver a confiar en el partido que ha sido su referencia social. He presentado mi candidatura para hacer cambios importantes, tanto en la forma de hacer política dentro del partido como en el proyecto político para Madrid. Tiene que darse una regeneración importante que estoy comprometiendo con los militantes y toda la ciudadanía. -El 27- M coincidió su éxito electoral con el gran fracaso del PSM, ¿se dejó llevar en algún momento por la ola de opinión que le reclamaba? -No, fue una decisión muy sosegada que empiezo a plantearme cuando el secretario general dimite. Hasta entonces había una dirección y una situación que cambia radicalmente cuando Simancas desaparece del mapa político madrileño. Se abrió un proceso que yo no llamo crisis: el PSM no está ahora en la sala de autopsias, sino en la maternidad, está naciendo el nuevo socialismo madrileño y, probablemente, un futuro distinto para la región. ¿Sigue pensando que la carrera política es transitoria? -Es una convicción personal. -Si es secretario general, ¿se fija algún plazo máximo? -No sé si es bueno o malo poner un tiempo determinado, pero sí hay que tener claro que sería por un periodo limitado. -Parte como favorito, con el apoyo de diferentes sectores socialistas, como el socialdemócrata de Carmona... El candidato a la Presidencia regional se verá en 2011 ¿Se puede ser rival de Aguirre en 2011 sin bregarse con ella en la Asamblea? -Se puede liderar las tareas de oposición sin ser parlamentario autonómico, por eso me presento. Y no es la primera experiencia que hay: el propio Simancas fue secretario general socialista y hasta 2003 no era parlamentario autonómico. -Tras el 27- M rechazó expresamente la posibilidad de ser candidato a la Presidencia regional, ¿sigue rehusando esa posibilidad? -Eso es política ficción. El nombre de los candidatos a la Comunidad, al Ayuntamiento de Madrid y a todos los municipios se verá dentro de cuatro años, y serán los mejores. Ha habido elecciones hace mes y medio, no es razonable empezar a pensar eso ahora, sino en quiénes deben dirigir los destinos de los socialistas madrileños para que el PSM sea el partido que merece la Comunidad de Madrid y para preparar, antes, las elecciones generales.