Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL JUEVES 12 s 7 s 2007 ABC Cadena perpetua para los cuatro terroristas que intentaron otro 7- J Cumplirán 40 años de cárcel por su intento de inmolarse en Londres el 21- J E. J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Los cuatro terroristas que, quince días después del 7- J, quisieron repetir esa matanza inmolándose en la red de transporte público de Londres, fueron sentenciados ayer a cadena perpetua. Deberán estar al menos 40 años en prisión, sin poder beneficiarse de reducciones de pena. Muktar Ibrahim, Yassin Omar, Ramzi Mohammed y Hussain Osman, protagonizaron un viable intento de asesinato masivo según señaló el juez. Lo impidió un fallo en los explosivos. Si los detonadores hubieran sido ligeramente más potentes, o el peróxido de hidrógeno más concentrado, cada una de las bombas habría explotado explicó el juez. En la fijación del tiempo de condena ha pesado el hecho de que los cuatro terroristas conocían muy bien cuál iba a ser la consecuencia de su acción, pues copiaban a la del 7- J. No tengo duda- -agregó el juez- -de que ambas fueron parte de una secuencia de ataques inspirada y controlada por Al Qaida Otros dos acusados de formar parte de la célula serán juzgados de nuevo al no haberse puesto de acuerdo el jurado sobre su implicación. La Fiscalía cree que uno de ellos, Manfo Kwaku Asiedu, era un quinto presunto suicida, aunque tiró la bomba en una papelera antes de dirigirse a su objetivo. Brown rompe la tradición y hablará a los británicos antes que la Reina E. J. B. LONDRES. Ansioso por suponer una novedad, consciente de que los ciudadanos británicos le llevan viendo en el Gobierno durante diez años, Gordon Brown introdujo ayer un cambio en una costumbre que vive la democracia británica desde hace más de 150 años. Brown instauró en la Cámara de los Comunes lo que llamó declaración de verano un anticipo de lo que en otoño, con la apertura del nuevo curso político, es el llamado discurso de la Reina En esta última ceremonia, la Monarca se limita a leer el programa legislativo que le escribe el Gobierno, pero el nuevo primer ministro parece dispuesto a quitarle a Isabel II hasta la novedad de los anuncios, en medio de unas reformas constitucionales con las que Brown quiere eliminar ciertas prerrogativas reales. El premier justificó la declaración de verano con el deseo de que el paquete legislativo para el próximo curso no quede compuesto en las reuniones cerradas del Consejo de Ministros, sino que su anuncio ahora sirva para que tanto el Parlamento como entidades sociales puedan aportar sus ideas en un debate más abierto. Ese propósito de una mejor democracia esconde, en cualquier caso, el deseo de Brown de dar la imagen de primer ministro en tromba, con todo un esqueleto legislativo a pocos días de haber llegado a Downing Street. La principal novedad de las 21 leyes anunciadas se refiere a un empuje a la construcción de nuevas viviendas, algo que los conservadores recibieron como la eterna canción de los laboristas. Durante diez años ha conspirado para alcanzar el puesto que ahora ocupa, pero no ha hecho sino repetir el programa electoral de 1997 criticó el líder tory David Cameron. Brown se comprometió a poner en marcha un plan que permita haber construido tres millones de viviendas para 2020. En la provisión de parte del terreno participarán tanto organismos del Gobierno como entes locales. También anunció una ley para extender la educación obligatoria hasta los 18 años, en enseñanza media y en programas de aprendizaje profesional. Y prometió consenso con el fin de lograr extender el actual periodo máximo de detención de terroristas sin cargos. Tres millones de viviendas