Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 12 s 7 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA Y DIEZ LAS CUATRO INTERCAMBIOS FRANCOALEMANES OS lugares comunes oscurecen lo escrito. Las frases sobre intercambios de cromos y otras ingeniosas vulgaridades están fuera de lugar: procuramos analizar los hechos. En su nivel más alto, los jefes de gobierno hacen transacciones casi siempre lícitas, como la que tratan de cerrar la canciller Merkel y el presidente Sarkozy. Aceptaremos el mando del alemán Thomas Enders en EADS, ha venido a decir Sarkozy, pero ustedes apoyarán la candidatura de Strauss- Khan al Fondo Monetario. Sarkozy habrá pensado también en la reforma del Banco Central Europeo y de la OMC, ambas con responsables franceses. El acuerdo sobre el sector aeronáutico de la UE (liderado por EADS, matriz de Airbus) marcará otro avance en el pacto francoalemán. El lunes 16 de julio Merkel y Sarkozy acudirán a Toulouse, sede de Airbus, para presidir el grupo de trabajo que pondrá en orden ambas compañías, matriz y filial. La crisis estructural quedará resuelta, quizá para largos años. Aunque se deje un amplio margen de autonomía a Louis Gallois al frente de Airbus, Enders será el responsable final del grupo. Airbus vende dos DARÍO tercios de la cifra total de EADS. Un VALCÁRCEL gran accionista francés, Jean- Luc Lagardère, será presidente del consejo de administración, con poderes limitados. Pero toda decisión última, es lo proyectado, corresponderá al responsable alemán. Merkel y Sarkozy son la parte visible del iceberg germanofrancés. Bajo el agua hay dos poderosas administraciones, muy mayoritariamente proeuropeas: a ello se añade el aparato político, los elegidos y técnicos de Bruselas. Merkel y Sarkozy quieren relanzar al sector más visible de la industria, uno de los que la Unión aporta a un mundo duramente competitivo. EADS no podía salir de su postración sin reestructurar su organigrama, limpiándolo de interferencias políticas y burocráticas. Airbus ha resultado ser el segundo fabricante de aviones del mundo: la técnica europea se mezcla con la americana y viceversa. Boeing, que acaba de presentar L con gran éxito su nuevo modelo, el Dreamliner, conserva su liderazgo, pero ha de sufrir para mantenerlo. No es mala esta pugna comercial si se mantiene en sus límites. Boeing se ha movido en una lógica empresarial renuente a la intromisión política. Aunque no debamos ser demasiado simples: Boeing ha atravesado crisis difíciles; estructurales y de dependencia del Pentágono. Para qué decir Airbus, cuyos grandes accionistas son los estados alemán, francés y español. Con todo, es la lógica empresarial la que ha prevalecido. Desde ahora el juego cambiará. En Airbus hubo irregularidades, hoy en los tribunales (el antiguo director general, el francés Noël Forgeard, obtuvo grandes beneficios antes de cesar, al vender unas opciones: sigue procesado por tráfico de influencias) La crisis de 2005- 6 había frenado las ventas. Hace un mes, sin embargo, los grandes clientes recibieron mensajes de los gobiernos de Berlín y París: en julio la casa estaría en orden. Y los dos, Merkel y Sarkozy, han cumplido. En el salón de Le Bourget, en París, el mes pasado, Airbus recibió más pedidos que su rival: 680 aeronaves en 2007, frente a 544 de Boeing (Qatar y la americana US Airways han sido los principales compradores de Airbus) El motor francoalemán es necesario, aunque no suficiente para movilizar la política industrial de los 27 europeos. Italia, España y los nórdicos apoyan a fondo al renovado eje francoalemán. También Bélgica, Grecia, Portugal, Irlanda, Austria, Eslovenia, Hungría y los bálticos. Reino Unido no pone objeciones en este frente, lo cual es nuevo. Para que la tendencia siguiera no sólo eran necesarios buenos productos en esa triple y decisiva área europea, aeronáutica- defensa- espacio. Era indispensable empezar por la coherencia empresarial. El abandono del Fondo Monetario por Rodrigo Rato es una mal golpe para España (también para RR, responsable único de la decisión) En este mundo no hay más que una vida, pero ciertos pasos deben calcularse antes. Si Strauss- Khan consigue la gerencia del FMI, Francia se habrá cobrado otra gran pieza. Europa es distinta de América. Tiene 2.500 años. Estados Unidos tiene 231. La anglofrancesa es más profunda que la de los californianos y los neoyorquinos. UNCA podrás olvidar dónde estabas aquel día. El reloj de plomo que avanzaba hacia la media tarde clavando en tu alma derretida sus agujas afiladas por la angustia, la larga noche de vigilia entre cirios y plegarias, el soplo casi exangüe de esperanza que iba apagando el paso inexorable, despiadado, hermético, de la cuenta atrás. Nunca podrás olvidar los rostros contritos delagente, las cadenas de manos unidas sobre la arena de las playas, la ola de cuerpos que invadió por millones las calles en un grito de súplica, la víspera eterna sobrecogiIGNACIO dapor el tormento y la conCAMACHO goja. Nunca podrás olvidar el nombre de Ermua, su conjuro de fe y de inconformismo, la sacudida de rabia que se instaló en tu médula a lo largo de aquellas 48 horas malditas que se precipitaron de golpe por un abismo de certezas. Fuepoco más allá de las cuatro y diez, como en la canción de Aute. Los coches se detenían en los semáforos con la radio encendida y en las calles semivacías se palpaba el silencio respetuoso de un luto presentido. Fue a las cuatro y diez cuando en el fondo de tus ojos brotó un mar desbocado que apenas contuviste en un dique de lágrimas, cuando en vano buscaste en las miradas de los tuyos el hálito de un consuelo que ya te había abandonado, cuando sentiste correr por tu médula el cosquilleo amargo y desolado de la derrota. Fue a las cuatro y diez cuando la muerte puso huevos en la herida de una nación dolientey desangrada, cuando viste volar hacia el cielo inmóvil de julio el último vestigio arrebatado de tu inocencia. Nunca podrás olvidar, ni perdonarlo. Como nunca olvidarás tampoco la expresión de piedra de aquellos tipos hoscos que miraban al suelo o a la nada cuando pedíamos piedad con las manos alzadas, ni te quedará un ápice de indulgencia para la fría crueldad que les inmunizaba ante la compasión, ni para el rocoso rencor indiferente que blindaba sus almas ante cualquier atisbo de humanidad o de misericordia. Pero no olvides tampoco que ellos siguen ahí, plantados en su arrogancia impía frente a nuestras dudas y nuestros recelos. No olvides que ellos han sido los interlocutores de este tiempo confuso y bastardo en que alguien los ha llamado hombres de paz No olvides que son los mismos, y no cedas al impulso de pensar que nos equivocamos; se equivocaron otros, los que han renunciado a aquel espíritu de dignidad y de nobleza. No permitas que esta bóveda azul y esta luz tórrida te borren la evidencia de que desde aquel día maldito sólo somos supervivientes de Miguel Ángel Blanco. Supervivientes del horror, del miedo, del delirio, supervivientes del eco de la sangre y del odio. No dejes que se borren las huellas del coraje que te reventó por dentro en aquellas horas de aflicción y rebeldía. No renuncies al vigor valeroso de aquel tiempo de incuria. Así que pasen otros diez años, otros cien, otros mil, ocurra lo que ocurra, nunca dejes que se congele la memoria del reloj de la muerte parado en las terribles cuatro y diez de una tarde gangrenada por el vértigo, el azufre y la amargura. N