Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 GENTE www. abc. es gente MIÉRCOLES 11- -7- -2007 ABC Antonio Miró, solo ante el peligro del 080 El hospital modernista de San Pablo recibió ayer la colección primavera- verano 2008 del diseñador catalán, que desveló prendas inspiradas en Calder y en el futuro con el blanco como protagonista POR MARÍA GÜELL FOTO YOLANDA CARDO BARCELONA. La nueva pasarela 080 está llena de sorpresas. Atrás quedan Gaudí y Pasarela Barcelona... Ahora llegan aires nuevos y frescos desde la Generalitat de Cataluña que benefician de pleno a los diseñadores emergentes. Pero la gran pregunta es ¿dónde están los diseñadores de toda la vida? Eso mismo se preguntaba ayer Antonio Miró después de su desfile en el Hospital San Pablo de Barcelona. La respuesta está en el aire porque según palabras de Miró estamos en una edición impasse y ya veremos qué pasa en la siguiente. Lo que está claro- -como el agua- -es que en esta primera aventura del 080 Miró está solo ante el peligro. Me gustaría que estuviéramos todos juntos y en cuanto a la juventud yo siempre he buscado diseñadores jóvenes para trabajar conmigo. Creo que es bueno apoyar a los emergentes pero sin olvidar que debemos mantener la industria textil Y volviendo a la realidad, ayer presentó su colección para el próximo verano en un entorno único. El Hospital San Pablo es uno de los atractivos turísticos de la Ciudad Condal porque su arquitecto es nada más y nada menos que Domènec i Montaner, coetáneo de Gaudí y arquitecto de grandes obras como el Seminario de Comillas o el Palau de la Música de Barcelona. En este enclave modernista se presentó una colección inspirada en Calder y en un futuro nostálgico. La curiosidad del público que deambula por los jardines del centro médico dio un toque simpático al evento, pero sin agobios como el que vive a diario el equipo de Woody Allen. Sin ir más lejos, todo los peatones que intentaron cruzar ayer Las Ramblas (desde el Mercado de la Boquería al centro del paseo) tuvieron que atender las órdenes de la Guardia Urbana que controlaba el rodaje del señor Allen. Lo de Miró fue más tranquilo. Algunos enfermos salieron de los pabellones para ver el desfile con sus bolsas de suero y disfrutaron de una convocatoria muy inusual por esos lares. Miró justificaba de forma poética la elección de este escenario: ¡Un hospital es la casa de la vida! Y si así se entiende, su propuesta fue un aire fresco para todos los que allí habitan. Entre los modelos sólo un dato a resaltar, la aparición de Julio Benítez, hijo de El Cordobés. Su paso fue fugaz y no vistió prendas de la colección sino un pantalón blanco y una camiseta con el mapamundi donde se podían leer las siglas SOS. Y claro, después vino la pregunta obligada de a favor de quién era la llamada de auxilio. Todos los beneficios que recaudemos con esta camiseta serán para salvar el Mediterráneo La Consejera de Sanidad, Marina Geli, presidió el desfile que brilló por la textura de varios de los tejidos con los que lleva años experimentando Miró y que dan un resultado un tanto galáctico. La prenda estrella fue un vestido blanco con dos mil placas de vinilo blanco que revoloteban a su gusto. El resto de mujeres que descubrió seguían una línea homogénea de vestidos muy cortos, cortísimos y unos pantalones apretados. Para el hombre también propone pantalones pegados a la piel con el tiro muy bajo. Y sobre las americanas sigue dándole vueltas a los cuellos Mao y a los botones. Las formas y los volúmenes van de la mano hasta conseguir una colección reconocible que sigue las últimas tendencias. Miró está solo en la 080 pero sabe bien dónde pisa y dónde debe pisar. ¡La cita de San Pablo fue un éxito! ¡La casa de la vida! Julio Benítez, hijo de El Cordobés, en un momento del desfile