Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 11- -7- -2007 Los médicos irán a las cárceles una vez a la semana para evitar traslados de presos 53 INGRESOS EN RESIDENCIAS CON ORDEN JUDICIAL A través del Samur Social, el área de gobierno de Empleo y Servicios a la Ciudadanía desarrolla un programa para los mayores en situación de alto riesgo P. P. PEÑALOZA MADRID. En la tercera planta de la central del Samur Social, ubicada en la carrera de San Francisco, se alojan dos niños de la guerra La pátina del tiempo difumina sus recuerdos y, con dificultad, sólo atinan a contar que alguna vez vivieron en Francia y que ahora debieron salir de la casa que tienen en Badajoz por los maltratos de su cuidadora. Sin embargo, cuando se les pregunta cómo se sienten ahora, sus ojos brillan. Estamos muy bien responde María Antonia Vera González, de 79 años, quien junto a su hermano Antonio, de 84, reciben los cuidados de los profesionales del Samur Social mientras esperan les asignen plazas en una residencia para mayores. Durante 2006, el 18 de las 50.053 llamadas recibidas por este servicio estuvieron relacionadas con intervenciones a favor de personas mayores. El área de gobierno de Empleo y Servicios a la Ciudadanía ejecuta un programa para responder ante las situaciones de alto riesgo que enfrentan las personas mayores y que requieren ingreso involuntario en residencia. Está acción se desarrolla solicitando una intervención judicial. El año pasado se registraron 165 actuaciones, incluidas 124 ingresos en residencias, 14 administraciones de bienes y 29 peticiones de incapacitación. La delegada de Familia y Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid, Concepción Dancausa, ratificó su compromiso con este servicio, que se va consolidando y se extenderá a más barrios para reforzar nuestra presencia Cinco centros de integración de inmigrantes abren este año El consejero de Inmigración, Javier Fernández- Lasquetty, plantea avanzar en el reconocimiento del voto inmigrante ABC MADRID. La Comunidad abrirá durante durante este año cinco nuevos Centros de Participación e Integración de Inmigrantes (CEPI) En estas casas nacionales se desarrollarán actividades para promover la convivencia entre este colectivo y el resto de los madrileños. El anuncio lo hizo ayer Javier Fernández- Lasquetty, en una visita a un CEPI HispanoColombiano, durante su primer acto oficial como consejero de Inmigración. Los nuevos centros- -dedicados a Paraguay, Ucrania, Iberoamérica en general, Centroamérica y Colombia- -se situarán, sobre todo, en la capital y en algún otro gran municipio de la región. Se unirán a los once que ya existen y que ofrecen servicios de ayuda psicológica, asesoramiento laboral y a emprendedores, escuelas integradoras para niños, guarderías, o talleres de ocio como los de hostelería. Son actividades abiertas a todos los madrileños, independientemente de su nacionalidad. En ellas participaron, durante el año pasado, 115.000 usuarios. Un 30 por ciento de ellos fueron españoles. De esta cifra, más de 40.000 personas participaron en sesiones lúdicas fuera de los centros y el resto recibió atención en los CEPI. Lasquetty señaló que la participación había sido muy alta y que los centros son útiles para los inmigrantes que hay en España, donde no se les trata como víctimas ni como personas sin criterio propio El consejero anunció los resultados de un estudio del Gobierno regional, en el que se recoge que ocho de cada diez inmigrantes se consideran bien integrados en la sociedad madrileña. Este porcentaje cae entre los españoles, ya que cuatro de cada diez creen que este colectivo no se encuentra bien insertado. Lasquetty considera que esta población está bien integrada, sobre todo si lo comparamos con otros países pero señaló: Espero que estas cifras mejoren en los próximos años El consejero aseguró que entre sus metas para la próxima legislatura está lograr que los inmigrantes que lleguen a Madrid se encuentren como en casa y que los madrileños que les reciben se sigan encontrando como en casa Otra es el que todos compartan un grupo de valores y convicciones sobre las reglas, comportamientos y leyes de la sociedad. Lasquetty afirmó que se debe avanzar en el proceso de reconocimiento del voto para los inmigrantes en España, pero respetando la reciprocidad entre sistemas políticos iguales y países que disfruten de elecciones libres, concurrentes, con voto igual y secreto Indicó, sin embargo, que este colectivo dispone en la región de otras vías de participación ciudadana que son bienvenidas El consejero respondió a las informaciones sobre un dossier de Juzgados de Plaza Castilla que revela que el 66 por ciento de los delitos del primer cuatrimestre de 2007 en la región fueron cometidos por extranjeros. Manifestó que de ninguna manera se pueden trasladar las culpas a grupos nacionales en su conjunto Advirtió que eso sería terriblemente injusto y una regresión moral de nuestra sociedad ya que las responsabilidades son individuales, no colectivas Es injusto culpar a grupos tal, 600 estaban al margen de la red de servicios sociales. Con el fin de tratar de reinsertar a estos ciudadanos, el Samur Social ha activado 8 unidades móviles y 10 equipos de calle que recorren la ciudad buscando hacer visibles a quienes se hunden en la oscuridad del hambre y el abandono. El primer paso de acercamiento es el más complicado afirma Carlos, quien lleva año y medio en esta lucha por recuperar vidas. Admite que, a veces, el uniforme que lo identifica como miembro del Samur Social espanta a sus eventuales beneficiarios. Son individuos que están aislados, pero poco a poco entras en sus vidas y creas un vínculo de confianza con ellos asegura. La experiencia de los profesionales ha redefinido conceptos. El perfil del sin hogar ha cambiado. Muchos tienen entre 22 y 40 años, ahora hay más mujeres y gente con estudios universitarios en esa condición admite Carlos. En la capital se ubican en los distritos de Centro, Chamberí, Salamanca y Moncloa. Los integrantes del Samur Social encaran el reto de socorrer a personas sumergidas en distintas adicciones o que pade- cen serios trastornos mentales. Este trabajo es muy frustrante, pero cuando un caso sale adelante es muy reconfortante confiesa Carlos. El esfuerzo no es en vano y la recompensa se refleja en la sonrisa de María, quien echada sobre una manta en la Plaza del Carmen da una calurosa bienvenida a los integrantes del Samur Social. Carmen, madre de 9 niños, sueña con un piso propio pero, por lo pronto, podrá contar con una pensión no contributiva gracias al reconocimiento de su minusvalía. En la Puerta del Sol, Goyo saluda con efusividad a los trabajadores sociales y les ruega que auxilien a El catalán su amigo, que se ha vuelto loco, ve culebras por todas partes y ya tengo cuatro días sin verlo En los centros de baja exigencia, como el que se encuentra en la carrera de San Jerónimo, 35 personas sin hogar consiguen un lugar limpio para lavar sus ropas, asearse, comer, ver televisión y arroparse con una manta. Para los ojos de cualquier extraño, estas austeras instalaciones son un simple refugio, mas para sus usuarios son un verdadero hogar. Un pequeño hogar Los nuevos locales estarán dedicados a Paraguay, Colombia, Ucrania, Iberoamérica, y Centroamérica Fernández- Lasquetty, en su visita ayer a un centro de integración de inmigrantes colombianos EFE