Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA MIÉRCOLES 11 s 7 s 2007 ABC Capturados dos ladrones que planeaban el secuestro de un industrial JANOT GUIL BARCELONA. La Policía Nacional ha detenido a dos personas acusadas de un robo con violencia en un domicilio de Castelldefels (Barcelona) y tiene la certeza de que ambos ladrones, quizás con más cómplices, planeaban el secuestro express de un industrial del área de Barcelona, por quien querían pedir un rescate de 300.000 euros. No obstante, fuentes policiales aseguraron ayer a ABC que se desconoce quién iba a ser la víctima e incluso señalaron que creen que los detenidos aún no habían puesto nombre y apellidos a su objetivo. Los detenidos, que ya han ingresado en prisión por orden judicial, son Juan Carlos V C. de 27 años y de Ecuador, y Luis Gabriel M. G. español de 29 años. El ecuatoriano, con cinco detenciones previas, era buscado por los Mossos tras participar el pasado mayo en un asalto a un almacén de L Hospitalet de Llobregat en el que uno de los asaltantes disparó contra un empleado, aunque no le tocó. El español había sido detenido en 25 ocasiones. Según fuentes policiales, toda esta historia comenzó con un robo con violencia que se produjo el pasado 27 de junio, cuando tres individuos- -los dos detenidos y una tercera persona que aún está siendo buscada- lograron acceder a un domicilio de Castelldefels con el pretexto de entregar un paquete. Una vez dentro, intimidaron con armas blancas a las tres mujeres, a las que maniataron, y se apoderaron de dinero, teléfonos móviles, joyas y relojes, por valor de 600.000 euros. Dos de los tres supuestos atracadores fueron detenidos en una gasolinera del barrio del Bon Pastor de Barcelona. Pero, además, tras varias gestiones policiales, los investigadores pudieron averiguar que estos dos detenidos pretendían llevar a cabo un secuestro, cuya víctima sería un industrial por el que iban a exigir un rescate de 300.000 euros. Para materializar el secuestro, pretendían utilizar unos grilletes e identificarse como policías, usando para ello una placa falsificada de agente. Tras su detención, la Policía efectuó varios registros en tres viviendas y en un local comercial de El Prat de Llobregat (Barcelona) regentado por otras dos personas, que también han sido detenidas. Aduce que mató a botellazos a su ex novia porque le mordió el dedo meñique Tras cometer el crimen, el acusado le robó, presuntamente, la cartilla de ahorros y se apoderó de 1.400 euros EP BARCELONA. El acusado de matar a botellazos a su ex pareja en su domicilio de Barcelona explicó ayer que discutió con la víctima porque él se negó a retomar la relación y que, después de que ambos llegaran a las manos, se vio obligado a defenderse con una botella porque la mujer no paraba de morderle el dedo meñique y tuvo la sensación de que se lo cortaba Un tribunal popular juzga en la Audiencia de Barcelona a Francisco T. R. de 50 años, por matar a botellazos el 29 de marzo de 2005 a María Isabel J. M. en su casa de la calle Felipe II del barrio barcelonés del Clot. Tras cometer el crimen, el acusado presuntamente robó la cartilla bancaria de la mujer y se apoderó de 1.400 euros. La Fiscalía considera que los hechos se traducen en un delito de asesinato con la agravante de parentesco y otro continuado de robo con fuerza, por los que pide para Francisco 17 años y medio de cárcel y dos años de prisión, respectivamente. La acusación pública tiene en cuenta la atenuante de confesión, ya que el procesado llamó a la Policía una semana después del crimen y admitió que había golpeado a la víctima y que creía que podía estar muerta. La acusación particular, ejercida por la hermana de María Isabel J. M. eleva su petición a un total de 30 años de cárcel por un delito de asesinato y otro continuado de robo con fuerza, mientras que la acción popular, que la Generalitat ejerce en los casos graves de violencia doméstica, solicita un total de 19 años de prisión por los mismos delitos y una multa de 360 euros por una falta de hurto. Por su parte, la defensa de Francisco T. R. pide un año de cárcel para él al entender que la muerte de María Isabel J. M. de 50 años, fue un homicidio imprudente y que concurren las atenuantes de arrebato y confesión. Además, según la defensa, éste tenía sus facultades notablemente mermadas debido al alcohol que había tomado en las horas previas al crimen, que él concretó en dos mezclas de anís con moscatel, una cerveza y media botella de cava Durante su declaración, Francisco explicó que conoció a la víctima a principios de 2004 y que ya entonces se marchó a vivir a su domicilio, en la calle Espronceda de Barcelona, pasando a ocupar una de las habitaciones que María Isabel J. M. alquilaba. Según dijo, empezaron a cogerse afecto e iniciaron una relación sentimental que duró aproximadamente un año. El procesado, sin embargo, aseguró que se sentía un poco forzado por María Isabel por lo que, más de una vez intentó marcharse de casa, aunque ella no se lo permitía y él lo aceptaba porque era una persona fácil de convencer Cuando me quería ir, me cerraba la puerta, y no me dejaba salir. Además me comía la cabeza para que no me fuera afirmó. Según Francisco, su relación con la víctima era difícil: De peleas constantes, de vigilarme constantemente, de irme a buscar al trabajo y llamarme constantemente El acusado aseguró que era la mujer quien provocaba las peleas y que incluso llegaba a pegarle, aunque él nunca le puso la mano encima. Pese a los maltratos que dijo recibir, el procesado nunca denunció a María Isabel, ni siquiera el día que se marchó de la vivienda de la víctima, en febrero de 2005, cuando, según su versión, tuvo que llamar a los Mossos d Esquadra porque la mujer y otros cuatro inquilinos del domicilio le estaban dando una paliza El procesado admitió que nunca perdió el contacto con la víctima, a quien vio un par de veces entre febrero y marzo de 2005, hasta el día del crimen. Aquel día yo estaba en casa y me llamó porque quería verme y hablar conmigo relató el procesado. Según explicó, él accedió a quedar con María Isabel y, tras acompañarla a hacer unos recados, se marcharon al domicilio donde vivía el acusado y ella le propuso volver a su casa, Francisco. aseguró que él se negó a volver con la víctima, aunque ella no lo aceptó y empezó a meter sus cosas en una bolsa. Ese fue el motivo por el que empezaron a discutir, pelea que, según el acusado, fue subiendo de tono hasta que ambos llegaron a las manos. Frecuentes peleas El procesado había tomado antes del crimen anís con moscatel, una cerveza y media botella de cava Haciéndose pasar por policías En la imagen, diversos artículos que la Guardia Civil intervino a la red internacional Detenidos once miembros de una banda que operaba en 12 provincias y Portugal J. Y. CIUDAD REAL. La Guardia Civil ha detenido a 11 personas que integraban una red internacional dedicada al robo con fuerza en las cosas y que presuntamente habían cometido delitos en 12 provincias españolas y en Portugal. Según informó la Subdelegación del Gobierno en Ciudad Real las detenciones se produjeron en el marco de la operación Rosky Las investigaciones se iniciaron en el mes de marzo cuando la organización delictiva investigada cometió un importante robo en el interior del supermercado Eroski de la localidad de Tomelloso. A partir de ese momento, la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de Ciudad Real, y, en concreto, el Equipo de Patrimonio, se hizo cargo del caso, logrando identificar a los autores, que conformaban una red delictiva con gran movilidad, pues operaba en toda España y en Portugal, teniendo como centro de operaciones la localidad vallisoletana de Medina del Campo. Los detenidos tomaron parte en 40 robos cometidos en 12 provincias, entre ellas Ciudad Real, donde se registraron siete en un centro comercial de Tomelloso (tres) uno en Alcázar de San Juan, otro en Campo de Criptana, otro en Tomelloso y el último en una casa de Argamasilla de Alba. Realizaron otros 24 robos en Guadalajara, Toledo, Sevilla, Navarra, León, Burgos, Córdoba, Madrid, Valladolid, Palencia y Cáceres, así como los otros nueve restantes se cometieron en distintas localidades de Portugal.