Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 11- -7- -2007 Dos nuevas asesinadas por sus ex maridos, con antecedentes, en Melilla y Jumilla 11 fuerzas políticas, como ocurrió hace diez años. Allí estuvieron también el secretario general del PP vasco, Carmelo Barrio, la presidenta del PP de Guipúzcoa y alcaldesa de Lizarza, Regina Otaola, y otros dirigentes como Antonio Basagoiti. Antes de iniciarse la marcha, la hermana de Miguel Ángel Blanco, Mari Mar, recordó también que hace diez años los socialistas estuvieron allí y ayer prefirieron ausentarse. A continuación, leyó un manifiesto en el que se hacía un llamamiento al presidente del Gobierno para que recomponga el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo La lluvia que acompañó el recorrido contribuyó al sentimiento de soledad que imperaba ayer entre los que participaron en la manifestación, cuya pancarta en memoria de Miguel Ángel portaban los padres y la hermana del concejal asesinado y otras víctimas del terrorismo. Entre ellas, del ámbito socialista, la madre de Joseba Pagaza Pilar Ruiz, y Mapi de las Heras, viuda de Fernando Múgica, que vivieron con dolor la ausencia de Carlos Totorica. Igualmente, estuvieron en la marcha el presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa, la concejal del PP en Azcoitia Pilar Elías, Salvador Ulayar y Cristina Cuesta, todos víctimas de ETA. Ni siquiera el esfuerzo de consenso que hicieron los tres concejales del PP de Ermua fue correspondido con la asistencia a la manifestación convocada por la Fundación Miguel Ángel Blanco. La concejala Virginia Arroyo manifestó a este periódico que en el Ayuntamiento de la localidad renunciaron a mantener el manifiesto que ellos habían redactado porque el PNV y EB no querían que se aludiera al Espíritu de Ermua para sumarse al texto consensuado entre socialistas Ninguno pudo estar en Ermua El hecho de que estos días se cumplan diez años del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco, justo poco después de que la banda terrorista ETA haya roto su alto el fuego y mantenga bajo amenaza a toda la sociedad española, no ha sido considerada por José Luis Rodríguez Zapatero razón suficiente para enviar a alguno de sus ministros a Ermua. La agenda de algunos miembros del Gobierno en la tarde de ayer no puede calificarse de especialmente intensa, a tenor de los datos difundidos por Moncloa. Ésta fue su actividad: José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno: recibió a las 13 horas al presidente de Estonia, a quien a continuación ofreció un almuerzo. Después no tenía nada anunciado. María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta primera del Gobierno, a partir de las 16 horas encabezó la reunión de trabajo de alto nivel con miembros del Gobierno marroquí en la que también estuvieron los ministros Manifiesto por la unidad Miguel Ángel Moratinos, Alfredo Pérez Rubalcaba y Jesús Caldera. Pedro Solbes, vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía estaba en Bruselas. Mariano Fernández Bermejo asistió por la tarde a la recepción del presidente de Estonia en El Pardo. José Antonio Alonso, ministro de Defensa. Inauguró un curso de verano. Magdalena Álvarez, ministra de Fomento. Viajó a Uruguay. Mercedes Cabrera, ministra de Educación y Ciencia. La tarde la empleó en pronunciar una conferencia en la Escuela de Verano Jaime Vera de Galapagar (Madrid) Joan Clos, ministro de Industria, Comercio y Turismo. Tras participar en la conferencia- almuerzo del Foro ABC, viajó a La Coruña. Carme Chacón, ministra de Vivienda. Presentó a las 13 horas en la Casa de Galicia el libro Mujeres, instituciones y política Ni el ministro de Cultura, César Antonio Molina ni el de Sanidad Bernat Soria ni la de Medio Ambiente Cristina Narbona tenían nada previsto por la tarde. Vista de la plaza de la Trinidad, en la parte vieja donostiarra ARIZMENDI FUTBITO PARA NIÑOS, HASTA EXPLOSIONAR Mientras el resto de España recuerda al edil de Ermua, San Sebastián ha acogido el Memorial Antxon Tolosa, un etarra muerto por la bomba que manipulaba S. E. SAN SEBASTIÁN. Una cadena de inhibiciones, cuando no de complicidades, que abarca desde la Consejería del Interior hasta el Ayuntamiento donostiarra, pasando por la propia Fiscalía, ha permitido que la Plaza de la Trinidad, en pleno centro de la parte vieja de San Sebastián, haya acogido el XXIV Memorial Antxon Tolosa con campeonatos de futbito, pala, pelota vasca o mus, convocado por una izquierda abertzale impune. El tal Antxon Tolosa no es un antiguo alcalde que dedicó su vida a la ciudad, o un legendario jugador de la Real Sociedad que contribuyó a un título de Liga. No. Antxon Tolosa es un etarra que resultó muerto por su propio odio el 13 de julio de 1983, cuando le estalló el artefacto que manipulaba con la intención de colocarlo en el muelle donostiarra. El caso es que la Plaza de la Trinidad, escenario de las mejores ediciones del Festival de Jazz, ha estado presidida estos días por dos grandes pancartas con el rostro del terrorista. A lo largo de toda la parte vieja numerosos carteles invitaban a la asistencia. Y para mayor escarnio, tras la foto del etarra se dibujaba el Monte Urgull, preciso lugar donde Antxon Tolosa preparaba el artefacto para matar y que acabó matándole a él. Los participantes- víctimas de los distintos campeonatos han sido los niños. La convocatoria rezaba Futbito para niños, hasta explosionar ¿Acaso como explosionó el etarra inspirador del Memorial? ¿Cabe mayor corrupción infantil? y nacionalistas como contribución a la unidad. Ese texto fue leído más tarde en un acto convocado por el Ayuntamiento, después de que el alcalde no había sido capaz de acompañar a los padres de Miguel Ángel al cementerio. A esa segunda cita sí acudieron el portavoz parlamentario del PSOE, Diego López Garrido, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Paulino Luesma, el secretario general de los socialistas vascos, Patxi López y el secretario de Organización del PSE, Rodolfo Ares. Para entonces ya se habían marchado los dirigentes del PP. Se quedaron, no obstante, Acto del Consistorio los concejales de Ermua, que escucharon el manifiesto, junto a los ediles del resto de los partidos. Leyó Totorica un mensaje enviado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y después el manifiesto, en el que se recuerda hace diez años hubo unanimidad en la calle. Pero sólo dos centenares de personas le escucharon ayer, en esa triste escenificación con la que pretendió compensar no haber estado donde debía un par de horas antes. ABC. es Especial sobre el aniversario del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco en abc. es