Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 10 s 7 s 2007 INTERNACIONAL 35 Blair se planteó renunciar a un tercer mandato por el ejemplo de Aznar El ex jefe de prensa del ex primer ministro británico, Alastair Campbell, publica unos diarios, The Blair Years con sus experiencias en el Gobierno laborista EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Congeniaron hasta en lo de querer dimitir al cabo de dos mandatos. El nombre de José María Aznar aparece unido a una de las principales revelaciones de The Blair Years los diarios de Alastair Campbell, el todopoderoso jefe de prensa del ya ex primer ministro, que ayer se pusieron a la venta. En junio de 2002, un año después de ganar sus segundas elecciones, Blair sorprendió a sus más directos colaboradores con la revelación de que estaba considerando la posibilidad de anunciar que no volvería a presentarse a un tercer mandato. El temor a quedar convertido en un pato cojo el resto de legislatura se veía salvado por el ejemplo de Aznar, que parece sobrevivir muy bien a su segundo mandato a pesar de un anuncio semejante, según se comentó en esa reunión de Blair con sus asesores. La guerra de Irak y sus desavenencias con Gordon Brown convencieron al premier de querer revalidar su autoridad ante el electorado. Las referencias a Aznar en las más de setecientas páginas del libro, en realidad son mínimas a pesar de la estrecha relación que ambos jefes de Gobierno mantuvieron. En otro episodio, días después, Campbell desaconsejó a Blair asistir a la boda de la hija de Aznar. Yo creía que ir a la boda era ridículo, dado que Blair no conocía a la hija. Aznar realmente quería que fuera, pero esto era comportarse como familias reales. Aunque se lo planteé, dijo que vale, pero que él necesitaba tener algún tipo de vida también. A mí no parecía que ir a España a la boda de la hija de un político fuera vivir Ya cerca de la guerra de Irak, las encuestas indicaban que sólo el 4 por ciento de los españoles apoyaban la invasión sin una segunda resolución de la ONU. Blair dijo a Aznar que un 4 por ciento era aproximadamente lo que saldría en una encuesta sobre la gente que cree que Elvis está vivo, así que tenía una dura batalla. De todos modos, Aznar parecía tan determinado como Blair Ya en la famosa cumbre de las Azores, donde Campbell dedica apenas un par de líneas a Aznar, el jefe de prensa indica que el presidente del Gobierno español realmente empujaba sobre la importancia de la alianza trasatlántica, pero estaba incluso en aguas políticas más calientes de lo que nosotros estábamos El cualquier caso, la decisión de ir a la guerra fue adoptada por el Gabinete de Blair no sin serias dudas de sus miembros, en una reunión en la que el viceprimer ministro, John Prescott, y el entonces presidente del partido, John Reid, parecían físicamente enfermos Al término del debate parlamentario del 18 de marzo de 2003, en el que Blair se empleó a fondo para que los Comunes apoyaran la invasión, aunque cosechó el voto contrario de 139 diputados laboristas, Campbell escribió: Su intervención de hoy ha sido soberbia. Todos nosotros, creo, hemos tenido muchos serios momentos de dudas, pero él realmente no, o si las había tenido nos las había escondido Según los diarios, George Bush y su vicepresidente, Dick Cheney, habían estado divididos sobre la necesidad de una segunda resolución de la ONU. En la última reunión entre Bush y Blair en Camp David, el presidente norteamericano dio a entender que las presiones del premier británico le convencían de la necesidad de esa segunda resolución, aunque Cheney quería una invasión inmediata. Cuando Portada del libro de Alastair Campbell nos íbamos- -escribe- -Bush bromeó conmigo: Supongo que puedes contar la historia de cómo Tony voló hasta aquí y empujó al loco unilateralista para volver desde el borde Multitud de entradas recogen las continuas tiranteces de Blair y Brown (Cherie Blair llega a decir que había noches que su marido no podía dormir) algunas de ellas por la oposición del ahora primer ministro a entrar en el euro. Campbell desaconsejó al premier ir a la boda de la hija del ex líder del PP, porque era comportarse como familias reales GENIO Y FIGURA DE UN SPIN DOCTOR Formó parte del círculo más estrecho alrededor del primer ministro y asistió a casi todas las sesiones de la llamada política de sofá hasta que tuvo que dimitir E. J. B. LONDRES. Entre Maquiavelo y Goebbels Alastair Campbell cumple hasta el final su papel de spin doctor (término que, para simplificar, podría traducirse como manipulador) Sus diarios durante el tiempo de servicio como jefe de comunicación de Blair no incluyen en realidad todas sus notas: ha expurgado tacos de Tony Blair y se ha abstenido de incluir pasajes especialmente negativos para Gordon Brown. Procedente del diario sensacionalista de izquierdas Daily Mirror Campbell fue fichado por Blair en julio de 1994, después de que éste se hiciera con el liderazgo laborista. Sus contactos en el mundo de los medios y su perspicacia profesional ayudaron a construir el carisma de Blair. Formó parte del círculo más estrecho alrededor del primer ministro desde que en 1997 la pareja llegó a Downing Street. Y allí siguió, en casi todas las sesiones de la llamada política de sofá hasta que tuvo que dimitir por el caso Kelly el suicidio de un asesor del Gobierno en materia de seguridad internacional y armamento ocurrido en verano de 2003. Una información de la BBC asegurando que una fuente (Kelly) había acusado al Gobierno de Campbell, en una imagen durante su época como jefe de Prensa haber maquillado el informe sobre las armas de destrucción masiva de Sadam Husein supuso un enfrentamiento tal entre Blair y los medios, singularmente la BBC, que el informe final sobre el caso se acabó cobrando el puesto de Campbell. Autor de algunas de las felices frases de Blair, Campbell no fue el padre del título Princesa AP del pueblo que el premier puso a Diana de Gales el día de su muerte. Eso fue ocurrencia de Blair. Campbell, en cambio, sí que empujó en la sintonía entre Lady Diana y el primer ministro, con la que éste se reunió en secreto antes de llegar al poder, pensando para ella algún puesto como embajadora itinerante del Reino Unido.