Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MARTES 10 s 7 s 2007 ABC Kosovo cree que no logrará la independencia sin el apoyo de EE. UU. y la UE SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. El primer ministro de Kosovo, Agim Ceku, aseguró ayer que sin el apoyo de Estados Unidos y de la Unión Europea, los líderes políticos albanokosovares no tomarán una decisión unilateral de independencia. Pero advirtió que la UE debe comenzar a pensar sobre cómo tomará el control de Kosovo si el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no aprueba la resolución propuesta de independencia controlada. No obstante, en Kosovo aumenta la impaciencia y la intransigencia. La organización de veteranos del ex Ejército de Liberación de Kosovo llamó a las autoridades de la región a no aceptar que se le imponga un estatus ni nuevas negociaciones. En caso contrario amenazan con recurrir de nuevo a las armas. Mientras tanto, el Consejo de Seguridad inició ayer la última ronda de conversaciones informales para convencer a Rusia sobre la resolución que debe aprobarse. En la reunión, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, debía informar sobre el estado de la región. Moon adelantó que el retraso en la aprobación de dicha resolución pone en peligro los progresos alcanzados por la misión de la ONU en Kosovo, que se enfrenta hoy a un aumento de la tensión. Condenados los cuatro terroristas del ataque suicida fallido que siguió al 7- J El veredicto indica que habrían causado una matanza de decenas de personas en Londres E. J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Pretendían repetir la matanza del 7- J, ocurrida justo dos semanas antes. Los cuatro terroristas que el 21 de julio de 2005 iban a inmolarse en tres metros y un autobús de Londres, algo que no lograron al fallar los detonadores, fueron condenados ayer por el tribunal que los ha juzgado durante los últimos 6 meses. La sentencia aún no ha sido dictada. El veredicto establece que Muktar Said Ibrahim, Yassin Omar, Ramzi Mohamed y Hussain Omar, de entre 25 y 29 años, son culpables de conspiración para matar El tribunal se pronunciará hoy sobre otros dos acusados implicados en el complot pero sin haber llegado a cargar con mochilas de explosivos. En el caso de los tres primeros, los miembros del jurado se pronunciaron de manera unánime; en relación al cuarto, lo hicieron por clara mayoría. Su acción fue una clara copia de lo ocurrido el 7- J. También quisieron hacer volar tres convoyes del metro y un autobús, marcando una cruz sobre los cuatro puntos cardinales del mapa de Londres, como habían hecho los suicidas de dos semanas antes. Igualmente habían confeccionado las bombas con harina y una mezcla de peróxido de hidrógeno. Al fallar la detonación, los cuatro tesupuestamente con un chaleco de explosivos. Durante el juicio, cuya resolución llega cuando se cumplen ya dos años de los sucesos, se han visto las grabaciones de las cámaras de seguridad. Éstas han mostrado a tres condenados en medio de su acción: Ibrahim en un autobús en el barrio de Hackney, Mohamed saliendo de la estación de Oval y Omar en un convoy del metro en Warren Street. Osman había escapado tras su fallido intento cerca de Sheperd s Bush. Los dos primeros fueron apresados en un piso al norte de Notting Hill tras una semana de intensa búsqueda. La imagen de los dos en el balcón, con la parte superior del cuerpo desnuda y con las manos levantadas, fue una de las instantáneas de aquella alerta terrorista. Omar fue capturado en Birmingham después de haber viajado hasta allí disfrazado de mujer, con un burka que le tapaba todo el cuerpo. Osman sería el último en caer en manos de la Policía. Fue detenido en Roma, tras una operación que implicó a varios cuerpos de seguridad de toda Europa. El veredicto indica que, en caso de haber logrado detonar sus bombas, habrían matado a decenas de personas Ramzi Mohammed, 25 años AP Yassin Omar, 26 años AP Detenidos y apresados Muktar Said Ibrahim, 29 años AP Hussain Osman, 28 años AP rroristas se dieron a la fuga, en ocasiones perseguidos por usuarios del transporte público y dejando su imagen grabada en las cámaras de vigilancia. Ello desencadenó una intensa persecución policial en una ciudad aún conmocionada por las 52 víctimas provocadas por los suicidas del 7- J. El miedo a que los terroristas en huida llevaran a cabo un nuevo atentado con éxito supuso una presión sobre los servicios de seguridad, que acabaría con la muerte por equivocación del ciudadano brasileño Jean Charles de Menezes, confundido por los agentes con uno de los hombres buscados,