Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MARTES 10- -7- -2007 ABC La Casa Blanca se ve obligada a debatir un anticipado repliegue militar de Irak Las crecientes críticas dentro del propio Partido Republicano dificultan los planes de esperar hasta septiembre PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Se suponía que el debate político sobre la presencia militar de Estados Unidos en Irak estaba aparcado hasta después del verano, a la espera de un informe previsto para el 15 de septiembre sobre los resultados obtenidos con los 30.000 soldados de refuerzo ordenados en enero por la Casa Blanca. Sin embargo, las crecientes críticas contra la guerra dentro del propio Partido Republicano están complicando el respiro estival deseado por la Administración Bush. Estas deserciones habrían llegado a forzar un debate dentro del Gobierno de Estados Unidos sobre la posibilidad de anunciar una gradual retirada de parte de las tropas en Irak, contingente que desde la invasión en marzo del 2003 ha acumulado más de 3.600 bajas mortales con un coste financiero que se acerca a los 500.000 millones de dólares, de acuerdo a las últimas estimaciones independientes barajadas por el Congreso federal. Aunque la Casa Blanca ha insistido ayer en que no existen planes para iniciar una retirada de Irak, la reanudación de las actividades parlamentarias durante tres semana en Washington ha multiplicado la presión para un cambio de rumbo. Especialmente cuando el Senado se prepara a debatir la financiación del Departamento de Defensa. Momento que la mayoría demócrata, junto a un creciente número de republicanos, quiere aprovechar para enjuiciar la gestión bélica de la Administración Bush y forzar un cambio de estrategia. Tal y como recalcaban ayer fuentes oficiales citadas por The New York Times el 15 de septiembre se presenta ahora como el final para este debate, no el comienzo Sobre todo ante los pronunciamientos acumulados en las últimas semanas entre influyentes congresistas republicanos contra la guerra de Irak. Cuestionamientos encabezadas por los destacados senadores conservadores Pete Domenici y Richard Lugar. Como prueba de la intensi- Tres semanas de Congreso Un robot detector de explosivos inspecciona un camión al paso de un convoy militar de EE. UU. ayer en la provincia iraquí de Tamim dad de estas tensiones, el secretario de Defensa Robert Gates ha cancelado abruptamente una anunciada gira por Iberoamérica para concentrase en el pulso político sobre Irak. Al pragmático sucesor de Rumsfeld se le atribuye la propuesta de reducir para principios del año que viene a la mitad las brigadas de combate que ahora patrullan por las más violentas barriadas de Bagdad y provincias adyacentes. Otro factor relevante podría ser el viaje realizado estos días a Irak por el senador John McCain, quien hasta ahora ha venido respaldando la política de persistencia y refuerzos adoptada por la Casa Blanca pe- AFP La Policía encuentra en Bagdad otros 26 cadáveres con signos de tortura ABC BAGDAD. Ni con 90.000 soldados. Las nuevas estrategias de seguridad del Pentágono, de momento, no funcionan. La capital está blindada, pero terroristas, insurgentes y milicianos siguen cometiendo atrocidades. Ayer la Policía encontró 26 cadáveres con signos de tortura en varios puntos de Bagdad. Están a la espera de identificación. Tenían las manos atadas y los ojos vendados. El pasado domingo, fueron hallados otros 29 y, sólo en junio, se encontraron 551 cadáveres acribillados o torturados. El último es un juez, tiroteado ayer en su propio coche en Baquba, al este de Bagdad. Ayer no se registraron atentados como los del fin de semana, que dejaron más de un centenar de muertos, pero el goteo de víctimas no cesó. Al norte de la capital, en el triángulo suní, el Estado Islámico de Irak -el conglomerado de grupos radicales suníes liderado por Al Qaida- -mató a nueve soldados iraquíes en una emboscada y otros 21 resultaron heridos. Si la alianza extremista suní está haciendo estragos, el Gobierno de Irak mira otra vez de reojo al líder radical chií Muqtada al Sader. Ahora acusan a su brazo armado, el Ejército del Mahdi de tener infiltrados a elementos leales al ex presidente Sadam Husein. ro pagando un alto coste para sus propias aspiraciones presidenciales. Con la posibilidad de un cambio de opinión. En este sentido, la precampaña que vive Estados Unidos no es un clima propicio para la Administración Bush ya que al intensificarse sirve como foro diario de críticas. La Casa Blanca tendrá su turno de réplica durante esta semana cuando el presidente Bush presente un informe preliminar sobre la situación en Irak, con datos sobre los avances alcanzados en 18 parámetros diferentes. Pero según ha insistido ayer Tony Snow, el portavoz de la Casa Blanca, la decisión de mantener tropas en el teatro de operaciones de Irak no es una cuestión política sino militar. Mientras que desde Bagdad, el ministro de Exteriores iraquí, Hoshyar Zebari, se ha apresurado a advertir que una retirada prematura del Pentágono podría suponer el resquebrajamiento del país y una guerra civil.