Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA MARTES 10 s 7 s 2007 ABC Detienen a un anciano por matar a un compañero de residencia en Córdoba Otro falleció en el Hospital de Alcázar de San Juan a consecuencia de los golpes recibidos por un joven al que la víctima conocía desde que era niño ABC VILLANUEVA DE CÓRDOBA (CÓRDOBA) A. T. M. un anciano de 81 años de edad, ha sido detenido por agentes de la Guardia Civil tras la muerte de su compañero de la residencia Jesús Nazareno de Villanueva de Córdoba, L. P. C, de 82 años, con el que, al parecer, mantuvieron una discusión por causas que no se han concretado. La alcaldesa del municipio cordobés, Dolores Sánchez, manifestó ayer a Efe de que se produjo una discusión entre ambos residentes, aunque será la autopsia la que determine si la muerte del anciano estuvo motivada por los golpes recibidos durante la pelea o por alguna otra causa. Los hechos tuvieron lugar el domingo por la noche. La Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer el caso, ya que, aunque se ha detenido al anciano implicado en la pelea, se está a la espera del informe forense para concretar la causa del fallecimiento. Fuentes de la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía informaron de que la residencia es privada y tiene toda la documentación en regla. Las mismas fuentes añadieron que el Juzgado de Primera Instancia de Pozoblanco se ha hecho cargo de la investigación del suceso y reiteraron que la institución autonómica no tiene competencias sobre este geriátrico. Por otra parte, un anciano de 84 años de edad falleció el domingo en el Hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan, a consecuencia de las graves heridas que sufrió el pasado día 5 de julio, presuntamente a manos de un joven que era conocido de la víctima desde la niñez. El joven, identificado como José Ángel Ortega Torres, de Unos ancianos conversan en la puerta de la Residencia Jesús Nazareno, lugar del suceso 20 años de edad, con aparentes problemas de ludopatía y drogadicción, agredió a Domingo Perea Santiago, en su propio domicilio, en Quintanar de la Orden, en donde residía en compañía de su mujer, que se encuentra invalida en silla de ruedas. La víctima, natural de Villanueva de Alcardete, recibió el pasado jueves por la noche la visita del joven- -a quien conocía desde niño por haber sido vecinos de la misma calle- -y, por causas que aún se desconocen, le estuvo golpeando hasta que llegó la Policía Local. Todo parece indicar que el joven, que trabajaba en una cadena de supermercados de la localidad toledana, pretendía obtener dinero, ya que, quienes le conocen, aseguran que tiene problemas con el juego en máquinas tragaperras y con las drogas, lo que explica que la vivienda apareciera totalmente revuelta y destrozada. Alertados por los vecinos, que escucharos fuertes golpes EFE Mata a golpes a un anciano El joven que mató a golpes al anciano en su domicilio tenía problemas con el juego y con las drogas y gritos de la víctima, se personaron en la vivienda agentes de la Policía municipal, quienes tuvieron que forzar la puerta del piso donde encontraron malherido al anciano y a su atacante con las manos destrozadas, con muestras de haber golpeado muebles y cristales, ante la dificultad de encontrar dinero. El joven fue detenido y puesto a disposición judicial al día siguiente y posteriormente llevado a la cárcel de Ocaña, mientras que el anciano fue trasladado malherido y con la pérdida de un ojo hasta el Hospital de Alcázar de San Juan, donde falleció el domingo. Prisión para una mujer que incendió un local con 20 indigentes EFE SEVILLA. Un juzgado de Sevilla ha ordenado el ingreso en prisión incondicional y sin fianza de la presunta autora de un incendio en un edificio de la calle Pacheco y Núñez, muy próxima a la Alameda y que estaba ocupada por unos 20 indigentes, porque supuestamente quería quemar a su ex pareja. Fuentes judiciales confirmaron que el juez ha dictaminado la entrada en la cárcel de la detenida, de 31 años de edad, como responsable de un delito de incendio tras tomarle declaración. La detenida, al parecer también indigente, había amenazado con incendiar el local, tras haber mantenido una fuerte discusión con su ex pareja. Condenado a 37 años de cárcel por maltratar y abusar sexualmente durante varios años de su mujer y de sus seis hijos AGENCIAS. LOGROÑO. La Audiencia Provincial de Logroño, ha impuesto una pena de 37 años de cárcel a F. J. J como autor de los delitos de maltrato familiar, lesiones, agresión sexual, abuso sexual y amenazas, cometidos contra su mujer y sus seis hijos. El matrimonio, de etnia gitana, se casó en 1978 y desde el primer mes de casados la mujer comenzó a recibir palizas y vejaciones. Además, abusó de dos de sus hijas desde que éstas cumplieron los ocho años, mientras que a una tercera, con una enfermedad neurológica, la sometió en alguna ocasión a tocamientos. Según relata la sentencia, se considera probado que, desde el principio del matrimonio sometió a la mujer a todo tipo de agresiones físicas y psicológicas incuso detalla que, las más graves, verdaderas palizas, se producían semanalmente La Audiencia también prohíbe al procesado a residir en Logroño y le pide indemnizar a dos de sus hijas, con las que tuvo relaciones desde los ocho años, con 90.000 euros, a otra con 25.000 y a la mujer con 420.000. El hombre impedía a su esposa salir de casa, salvo para hacer la compra, relacionarse con su familia o acudir a la iglesia. Además, le obligaba a bañarle, vestirle y calzarle aunque él no tenía impedimento alguno y la insultaba, por tener asma, llamándole burra asmada Del mismo modo, la sentencia refleja que el acusado infería similares agresiones a todos los hijos. Al hijo mayor, que sufría eneuresis (expulsión de orina incontrolada durante el sueño) le obligaba a dormir en el suelo, sin taparse, y si la madre le tapaba les pegaba a los dos. El menor de los varones se autoinculpaba para evitar que su padre agrediese a su madre y hermanos Los episodios violentos se suceden en el relato de la Audiencia que, incluye, por ejemplo, el hecho de que el menor de lo varones se autoinculpaba continuamente de cualquier asunto para evitar que su padre agrediese a su madre o a sus hermanos, y, entonces, él era quien recibía la paliza. En cuanto a las hijas del matrimonio, además del maltrato físico de su padre, se han visto sometidas, durante toda su vida y hasta la separación del matrimonio, a un total aislamiento y les obligaba a servirle a él y a los hijos varones. El acusado abusó de la mayor de las niñas cuando tenía tres años y con ocho llegó a penetrarle totalmente, para continuar haciéndolo todas las semanas. Asimismo, la Audiencia especifica que la mujer y las hijas sufren como secuela un grave trastorno de estrés postraumático y, en los tres casos, la recuperación de su normalidad psíquica es muy difícil.