Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 10- -7- -2007 La batalla por Navarra ESPAÑA 17 EQUILIBRIOS EN PELIGRO Las palabras de Aguirre distorsionan las relaciones entre UPN y PP además de remover diferencias entre la derecha más foralista y la más popular ÁNGEL COLLADO MADRID. Unión del Pueblo Navarro es un partido independiente pero integrado en los órganos de dirección del PP y en el Grupo Parlamentario Popular. UPN aglutina a los foralistas, más el resto del centro y la derecha local, excepción hecha del CDN. Las declaraciones de Esperanza Aguirre en las que planteaba la posibilidad de que el partido que ha ganado las elecciones en Navarra con el 42,2 por ciento de los votos ceda la Presidencia del Ejecutivo foral al tercer partido, el socialista, que se quedó en el 22 por ciento, no sólo distorsiona las negociaciones entre los partidos, también las relaciones entre el PP y sus socios en Navarra. e incluso la convivencia dentro de UPN entre los partidarios de la coordinación con Génova y los que se inclinan por la independencia total. La dirección del PP, con Mariano Rajoy al frente, después de proponer y avalar el entendimiento con los socialistas en Navarra frente a los nacionalistas- -igual que en el País Vasco- se ha limitado a dejar hacer a UPN. El presidente autonómico, Miguel Sanz, y el diputado de ese partido y portavoz adjunto del Grupo Popular Jaime Ignacio del Burgo abrieron una vía de entendimiento con la dirección nacional del PSOE para evitar la entrega de Navarra a los nacionalistas. La división interna de los socialistas sobre la conveniencia del pacto con NB, lo mal que le venía ese acuerdo a Zapatero para el debate sobre el estado de la Nación y las gestiones de UPN han evitado, hasta el momento, que fragüe el compromiso previo entre el PSOE y los nacionalistas en Navarra. Y han pasado 40 días desde las elecciones. El propio Sanz se ha mostrado dispuesto a renunciar a sus aspiraciones a la Presidencia, pero no a las de UPN, partido dispuesto a presentar otro candidato para gobernar con la ayuda de los socialistas, o en solitario con su permiso. Esa es la posición sancionada además por Rajoy y por eso tuvo Acebes que descalificar ayer tajantemente la hipótesis de la cesión de la Presidencia al PSN. En UPN, descolocados con la incursión de Aguirre en sus asuntos, insisten que la presidenta de la Comunidad de Madrid no es quién para entrar en un asunto de política nacional que sólo compete, en todo caso, a Rajoy. Ya hay voces de los foralistas más radicales que proponen la segregación total del PP y que sus dos diputados pasen al Grupo Mixto. Sería un paso peligroso. Del Burgo, como adjunto en el Grupo Popular, hace ahora preguntas e interpelaciones casi semanales en nombre de los intereses de Navarra que desde el Mixto se reducirían a una décima parte. En Navarra hay un centro derecha menos foralista que UPN, pero más moderno que preferiría tener como opción electoral al PP sin más aditamentos, sobre todo en elecciones generales. Pero también se da el fenómeno contrario. Todos esos equilibrios quedan afectados por la incursión de Aguirre cuando UPN se juega la posibilidad de seguir en el poder o pasar a la oposición. Para romper el acuerdo que en su día fusionó al centro y la derecha en Navarra hace falta una mayoría de dos tercios en una asamblea general. Hasta ese detalle recuerdan ahora en fuentes del Grupo Popular para fundamentar su confianza en que no llegue la sangre al río. Sanz, sacrificado DE SAN BERNARDO Sanz califica de aberración dar a Puras el Gobierno navarro A. L. MADRID. Las declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, han escocido en las filas de UPN, ya que sus miembros creen que es inadmisible que la tercera fuerza política en votos- -el PSN, con un 22 por ciento de apoyos- -ascienda a la presidencia del Gobierno foral cuando ellos fueron los claros ganadores de las elecciones al obtener un 44 por ciento. Y menos entienden aún que sea alguien como Aguirre quien defienda esa posibilidad cuando el Partido Popular ha abogado en todo momento por que la lista más votada en cada comunidad sea la que ocupe la presidencia. Ayer, los principales dirigentes de la formación navarra criticaron con dureza a la presidenta de Madrid. El presidente de UPN, Miguel Sanz, afirmó que sería una aberración que su partido cediera al PSN la presidencia del Ejecutivo foral, porque sería como perder la dignidad, ya que supondría que el partido claramente ganador de las elecciones le otorgara la presidencia al claro perdedor informa Efe. En una entrevista de radio, el presidente en funciones del Gobierno de Navarra declaró que si él fuera el candidato socialista, Fernando Puras, me daría vergüenza reclamar la presidencia al partido más votado Según Sanz, Aguirre ha cometido un error. No ha sabido valorar bien sus palabras. Los políticos no tenemos siempre días buenos, y ella tuvo uno malo rre entre Navarra y Alemania al asegurar que la canciller Angela Merkel también llegó a un gobierno de coalición con socialistas. Ambos recordaron que el partido de Merkel era la lista más votada. Desconocimiento En una línea similar se mostró el secretario general de UPN, Alberto Catalán, que calificó las palabras de Aguirre de absolutamente desafortunadas e improcedentes acusó a la presidenta de la Comunidad de Madrid de evidenciar un desconocimiento tanto de Navarra como de UPN y afirmó que lo que mejor puede hacer es estarse callada Y también el diputado de UPN en el Congreso de los Diputados, Jaime Ignacio del Burgo, criticó las declaraciones de Aguirre al tacharlas de imprudentes y fuera de lugar Para Del Burgo, aventurar cualquier opción de pacto en la que UPN se supedite a los intereses de otras formaciones debilita la posición negociadora de la formación navarra. Además, el diputado pidió prudencia, mesura y respeto a la soberanía de UPN para que sea la agrupación navarra quien negocie y tome una decisión definitiva. Asimismo, tanto Del Burgo como Catalán censuraron las comparaciones que hizo Agui- Asamblea general para romper