Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA El PSOE ante las elecciones generales MARTES 10 s 7 s 2007 ABC Bono se acoge a la palabra de Zapatero para optar al cargo de Marín en el Congreso El ex ministro, que en 2008 será candidato por Toledo, requirió la confirmación de la promesa GONZALO LÓPEZ ALBA MADRID. Una vez más, a José Bono le ha faltado tiempo para hacerse hueco en la foto en esta ocasión cuando el presidente del Gobierno y la dirección del PSOE disfrutaban de sentirse en el pico alto de la curva ciclotímica que forma parte de la idiosincrasia de los socialistas- -por el efecto del debate sobre el estado de la Nación y la remodelación ministerial- -y al precio de poner en una situación desairada al presidente del Congreso de los Diputados, su paisano Manuel Marín. Bono, que desde su salida del Gobierno en abril de 2006 no ha dejado de hacer política mediática con entrevistas en momentos calculados- -casi siempre de debilidad de José Luis Rodríguez Zapatero- volvió ayer a la palestra con la filtración -que en círculos socialistas se atribuye a su entorno- -a la cadena de televisión Cuatro de algo que ya trascendió inmediatamente después de su salida del Ministerio de Defensa: que, de las opciones que ambos barajaron para su regreso, la que tenía más visos de cuajar era que optase en 2008 a un escaño en el Congreso de los Diputados para, a continuación, acceder a la presidencia de la Cámara Baja, la tercera autoridad del Estado en el orden protocolario. Pero, en contra de la versión que se hizo circular ayer de que fue Zapatero quien renovó esta oferta a Bono, ABC ha podido contrastar que la confirmación se produjo a petición expresa del ex presidente de Castilla- La Mancha. Fue Bono quien aprovechó una de sus conversaciones con el presidente del Gobierno para preguntarle si mantenía aquel ofrecimiento, a lo que Zapatero respondió que siempre cumplo la palabra dada La ratificación del compromiso le fue trasladada, posteriormente, al secretario de Organización del PSOE, José Blanco, a quien corresponde supervisar la confección de las listas electorales, un proceso en el que ni siquiera se ha empezado a trabajar aún. Bono, según el compromiso Blanco volverá a coordinar la campaña de 2008 La ejecutiva federal del PSOE volvió a encomendar ayer a su secretario de Organización y Coordinación, José Blanco, la responsabilidad de dirigir la campaña para las elecciones generales de 2008, como ha venido haciendo desde que, en el año 2000, asumió el cargo que ocupa. Será una campaña innovadora, movilizadora y que ilusione de nuevo a la sociedad se limitó a apuntar el responsable. En la reunión de la dirección socialista todo fueron parabienes a José Luis Rodríguez Zapatero, por el resultado de su duelo parlamentario con Mariano Rajoy, con el que el Partido Popular ha dado un paso atrás del que tardará de recuperarse -en palabras de Blanco- y también por la remodelación de un Gobierno que- -también en palabras del portavoz- es un Gobierno del PSOE, pero no sólo del PSOE, porque a través de las distintas personalidades que lo integran está representada la mayoría progresista que existe en España y demuestra su naturaleza abierta Zapatero y Bono, entonces ministro de Defensa, en un acto oficial en noviembre de 2004 que tiene con Zapatero, será el cabeza de lista por Toledo, cartel con el que el PSOE espera beneficiarse de su tirón en Castilla- La Mancha ante las próximas elecciones generales, donde los socialistas no logran la hegemonía que consiguen en los comicios autonómicos. La previsión es que, con la candidatura de Bono, el PSOE podría obtener un escaño más por esa provincia y arrastrar otro más por alguna de las otras circunscripciones. ABC El PSOE confía en su tirón para ganar dos escaños más en Castilla- La Mancha La filtración se produce cuando ni siquiera se ha resuelto si De la Vega irá a Valencia o a Madrid La confirmación ERC e ICV adelantan su rechazo y el PP recuerda que antes habrá elecciones S. E. MADRID. El anuncio, aunque carece de confirmación oficial, de que José Bono regresará a la política activa como diputado y, si el PSOE gana las elecciones de 2008, como presidente del Congreso, provocó ayer una catarata de críticas de los demás partidos. Desde el PP, Alejandro Ballestero calificó de broma que se hable de quién presidirá la Cámara Baja en la próxima legislatura cuando ni siquiera se han convocado aún las elecciones. Del silencio subsiguiente de Bono, comentó que si no se ha pronunciado es porque le gusta ser el centro de atención y que se hable de él El portavoz de ERC, Joan Tardá, adelantó que su grupo nunca votaría a Bono para presidir el Congreso porque, a su juicio, padece catalanofobia Si Zapatero confía en una persona como Bono, es pasar de Herodes a Pilatos apostilló. También adelantó el no de su grupo Joan Herrera, de ICV por su nula sensibilidad hacia las realidades nacionales de España. El BNG lo juzgó una maniobra para atraer al voto más españolista y el PNV juzgó un patinazo que se haga un anuncio de esa naturaleza. La filtración del futuro destino de Bono, condicionado obviamente a un triunfo electoral en 2008, se produce en un momento en el que ni siquiera está despejada la ubicación de la número dos del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, para quien se baraja el segundo puesto por Madrid o, lo que parece más probable, la cabeza de lista por Valencia, donde el PSOE precisa de un revulsivo tras el varapalo del 27- M. El cartel valenciano se completaría con el ex ministro Jordi Sevilla en Castellón y Leire Pajín, secretaria de Estado de Cooperación, en Alicante. Se da por seguro que la desde ayer ministra de Vivienda, Carme Chacón, será la sustituta de José Montilla como cartel electoral en Barcelona, y también que se repescará a su predecesora, María Antonia Trujillo, por Cáceres. También es previsible que alguno de los nuevos ministros, como el titular de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, opte a un escaño. Aunque nació en Ávila, ha desempeñado gran parte de su carrera profesional en Canarias, donde también podría ser el relevo electoral de López Aguilar, como lo fue en el Ministerio de Justicia.