Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 10- -7- -2007 Ermua rinde hoy homenaje a la memoria del concejal Miguel Ángel Blanco 11 Reacciones Manuel de Castro Secretario general FERE- CECA La objeción es peligrosa e innecesaria. Si decimos que vamos a adaptar la asignatura al ideario católico, carece de sentido objetar contra ella Benigno Blanco Presidente Foro de la Familia El Foro de la Familia dice que conformarse es abdicar de un derecho M. A. MADRID. Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia, salió al paso de las opiniones vertidas ayer en ABC por Manuel de Castro en las que cuestionaba la oportunidad y el futuro de Educación para la Ciudadanía. Sus afirmaciones- -señaló- -respecto a que algunos padres se ven presionados a objetar y que la objeción no es fruto de la propia conciencia de los padres son un insulto a la inteligencia Para Blanco, la objeción de conciencia tiene sentido en cualquier sitio donde haya padres conscientes de que no pueden aceptar que el Estado se arrogue el derecho a formar la conciencia moral de sus hijos estableciendo el propio Gobierno los criterios éticos con que deben los alumnos conformar su ética personal y social que es lo que se intenta hacer a través de Educación para la Ciudadanía Por tanto, -prosiguió- -es especialmente apropiada en las escuelas católicas donde se supone que se dan cita miles de padres deseosos de defender una educación en libertad para sus hijos. Explicó que un padre de familia que se conforme con un Gobierno que se atribuye el derecho a formar la conciencia de su hijo es un padre que abdica, lleve a su hijo a una escuela, católica o no, de la defensa de un derecho fundamental para todas las familias españolas En este sentido observó que la objeción de conciencia, como defensa que es de la libertad de educación y del derecho de los padres a educar a sus hijos, refuerza la enseñanza libre y el carácter propio de los centros Al respecto, añadió: La objeción es válida frente a Educación para la Ciudadanía porque ésta es obligatoria y nunca se podrá ejercer frente a la Religión porque ésta no es obligatoria, sino de libre elección Y concluyó que la objeción ni supone ni quiebra la confianza en los profesores ni en los centros, porque no se ejerce frente a éstos sino frente a la norma jurídica que pretende expropiar el derecho de los padres a educar en libertad a sus hijos La objeción tiene sentido donde haya padres conscientes de que no pueden aceptar que el Estado se arrogue el derecho a formar la conciencia moral de sus hijos Lucía Figar, consejera de Educación de la Comunidad de Madrid JAIME GARCÍA nizaciones, entre ellas Concapa, para evitar que los escolares cursen la materia. Entienden los objetores que la asignatura es adoctrinadora e invade el ámbito de la conciencia personal y conculca los derechos de los padres a educar a sus hijos de acuerdo con sus principios. La Conferencia Episcopal ha alertado reiteradas veces de los peligros de la disciplina, ya que considera que es un instrumento adoctrinador en manos del Gobierno. Sin embargo, no ha defendido la objeción de conciencia de forma expresa sino que ha recomendado luchar con todos los medios legítimos contra una asignatura inaceptable, tanto en la forma como en el fondo En relación con los medios, ha señalado que no hemos querido ni queremos mencionar ninguno en particular Es decir, que no ha recomendado en modo alguno la objeción de conciencia y ha dejado a criterio de los obispos esta determinación. Así, mientras algunos cardenales- -especialmente el de Toledo, monseñor Antonio Cañizares- -y obispos han llamado a la objeción e incluso han hablado de colaboración con el mal en el caso de impartir la asignatura, otros no han descendido a esos detalles. Los impulsores de la objeción aseguran haber reunido cerca de 10.000 peticiones, pero es difícil todavía contar con datos fiables. Más información sobre la posición de los padres en www. concapa. org Madrid propone un voluntariado como alternativa a la objeción El Ministerio afirma que carece de base legal s La patronal Amepe asegura que ya ha recibido más de 2.000 objeciones M. A. MADRID. La consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, calificó de problema grave la obligatoriedad de la nueva asignatura Educación para la Ciudadanía. Figar, que intervino en los cursos de verano de la Universidad Rey Juan Carlos en Aranjuez, confirmó que Madrid no va a poner en marcha, de momento, dicha asignatura ya que, como todas las comunidades gobernadas por el PP, lo harán el curso próximo en 2 de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) cuyas nuevas enseñanzas se implantarán, precisamente ese curso (2008- 09) El próximo septiembre se enseñará la asignatura en siete comunidades, en 3 de la ESO. La Ley Orgánica de Educación (LOE) fija que Educación para la Ciudadanía se imparta en 5 o 6 de Primaria y en uno de los tres primeros cursos de Secundaria. Además, en 4 de la ESO se denominará Ética y Ciudadanía y en Bachillerato aparecerá como Filosofía y Ciudadanía. Figar también ha anunciado una posible solución razonable que será presentada en breve al Ministerio de Educación, para aquellas familias que objeten para no cursar la nueva asignatura. Esta consiste en que los alumnos tengan la alternativa de realizar tareas de voluntariado en el ámbito que ellos escojan, colaborando con ONG u hospitales, por ejemplo Al respecto, María Rosa de la Cierva, miembro del Consejo Escolar del Estado, consideró que la propuesta de Figar es una solución muy razonable. Tengo la esperanza y el deseo que el Ministerio la acepte, porque con el voluntariado nuestros alumnos aprenderán a convivir con otros ciudadanos y además a ayudarles en sus propias necesidades Sin embargo, el Ministerio se apresuró a matizar la propuesta de Figar al señalar que carece de base legal. Es obligatorio cursarla e impartirla, tal y como el presidente de su partido, Mariano Rajoy, tuvo que recordarle a Esperanza Aguirre por unas declaraciones formuladas durante la pasada campaña electoral. Por otra parte, la Asociación Madrileña de Empresas Privadas de Enseñanza (Amepe) reclamó ayer al Gobierno que retire Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos por el notable rechazo que está suscitando- -a su juicio- -en la comunidad educativa. Así, cifró en más de 2.000 las objeciones de conciencia contra la nueva materia recibida en sus centros. Tras insistir en que la disciplina creada con la Ley Orgánica de Educación (LOE) está siendo motivo constante de división y de discordia y una muestra palpable de la falta de consenso con que se está pretendiendo implantar esta organización alerta de que esta enseñanza puede invadir ámbitos educativos lesionando los derechos de los padres a educar, según sus convicciones morales y religiosas. Por todo ello, Amepe señala en un comunicado que defenderá siempre el derecho de los padres a recurrir a todos los medios legítimos, incluyendo la objeción de conciencia para hacer prevalecer su derecho a educar a sus hijos, de acuerdo con sus convicciones. Escuelas católicas La consejera Lucía Figar califica de problema grave la obligatoriedad de la nueva asignatura