Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 DEPORTES LUNES 9 s 7 s 2007 ABC El talismán de la casa Con Toni Grande en el cuerpo técnico del primer equipo del Madrid los títulos están asegurados. Así se escribe la historia. Ha estado a las órdenes de Capello, en su dos etapas, Heynckes, Hiddink y Del Bosque y siempre ha ganado. Seguirá con Schuster. POR ENRIQUE ORTEGO MADRID. No habla por no molestar. Siempre en segundo plano. En la sombra. Pocos como él han asimilado su difícil rol dentro de un cuadro técnico: segundo o, incluso, tercero de a bordo. Es un hombre galones más que de estrellas. Toni Grande sabe adaptarse a las circunstancias. Es un hombre de la casa y como tal obedece lo que le manda el club. Por eso ahora, con dos años más de contrato, es el único técnico del equipo de Capello que no ha sido despedido. Continuará salvo que Schuster opine lo contrario, que no lo debe hacer porque ya le han informado al respecto y un hombre que conoce ese vestuario como Grande siempre será útil, utilísimo, incluso para un recién llegado al banquillo. No le termina de convencer hablar de sí mismo, de las distintas funciones que ha acometido en su larga vida en el Real Madrid, pero al final se anima y cuando coge el hilo no lo suelta, aunque no se considere el talismán. Hombre, algo de suerte debo dar porque la primera vez que llegó Capello el Madrid llevaba dos años sin ganar la Liga y la ganamos, luego ganamos la Copa de Europa después de 32 años, ahora hemos vuelto a ganar la Liga después de tres años. El otro día un compañero del club me hizo ver esta realidad de que conmigo siempre se gana y la verdad que es agradable siguientes Después llega Heynckes y, como no trae equipo de trabajo, Pirri le recomienda que sea él su mano derecha. Acaparo más trascendencia, le ayudo a tomar decisiones. Me consulta mucho. Participo más en las decisiones que se toman en el banquillo sobre la marcha. Al principio le costó escuchar, pero al final terminó haciéndolo. Era muy alemán, muy suyo, introvertido. Al final tengo que reconocer que se apoyó mucho en mí, pero no fue fácil. En la cena de despedida tuvo una deferencia conmigo y dijo que estaría eternamente agradecido a mi colaboración y apoyo cente, quiero decir Del Bosque. Con él estuve tres años y medio. Ganamos dos Ligas, dos Copas de Europa, dos Supercopas, una Intercontinental al Olympia de Asunción y perdimos otra con el Boca Fueron sus mejores años. Forman un equipo técnico muy unido con Javier Miñano, preparador físico, Paco Giménez, observador de los rivales, y Manolo Amiero, entrenador de porteros. A Vicente le conocía de la cantera, de hacía muchos años. La comunicación entre nosotros era y es perfecta. Teníamos gran confianza el uno en el otro. Con mirarnos sabíamos lo que queríamos. Me dejaba que me encargara de toda la estrategia y luego me consultaba cosas en los partidos y en los entrenamientos. Tengo que reconocer que es con quien me he sentido más cómodo, más útil, y también con quien he estado más tiempo Para Capello, en esta segunda etapa, no tiene nada más que agradecimiento. Me llamó, me dijo que estuviera a su lado en el campo y estuviera también con él en el banquillo. He trabajado más estrechamente que en su primera etapa. Italo ya no iba al banquillo. Me necesitaba quizás un poco más porque había estado una década alejado del fútbol español. En los entrenamientos yo comenzaba la parte técnica y él ya luego hacía la disposición táctica. Yo no le he visto tan desgastado ni distinto como se ha dicho. Lo que tenemos que tener en cuenta es que han pasado diez años y la edad te hace muy impulsivo. Asegura que sus funciones con todos estos técnicos le han llenado y, aunque tuvo tentaciones para caminar en solitario, nunca terminó por decidirse. Me llamó el Mérida de Couto después del trágico accidente de Juanito. Antes me había llamado Teresa Rivero para el Rayo cuando estaba en Segunda. Me costaba salir de Madrid. Me colmaba lo que hacía, trabajar con el primer equipo del club de mi vida, entrenar a jugadores de una gran categoría internacional. No, no fue miedo. Pero es verdad que prefería y prefiero ser cola de ratón que cabeza de león en otro equipo menor. Este ratón que se llama Real Madrid es muy grande De Capello se queda con su gran personalidad y su trabajo táctico De Heynckes, su disposición técnica, los juegos colectivos que tenía para preparar el equipo De Hiddink nunca olvidará los rondos típicos de los holandeses y que me dio mucha más responsabilidad de Hiddink le da confianza De Molowny a Pirri Cuenta la historia que Grande, ya con los títulos de técnico juvenil y regional, vuelve al club donde había ingresado como jugador a los quince años procedente de los Salesianos de Atocha y Luis Molowny confía en él. Quema etapas como entrenador en los equipos juveniles (más de diez temporadas) en el Tercera, en el Segunda B con dos ascensos, hasta que llega la temporada 96- 97 y a Fabio Capello le falta un colaborador para completar su equipo. Pirri era entonces el director deportivo y le recomienda que sea yo. Fue mi primera experiencia como segundo. De lunes a viernes ayudaba a Fabio e Italo Galbiati en el trabajo de campo y los fines de semana me iba a ver a los rivales de las jornadas Un año y una Copa de Europa fue el legado de Heynckes. Llega Camacho al club con Carcelén como hombre de confianza. Grande no sabe si seguirá en su puesto. Finalmente, Camacho rompe su compromiso por desavenencias con el vicepresidente Juan Onieva. Yo estaba de vacaciones. Vuelvo. El club intenta contratar a Nevio Scala, un italiano, y finalmente ficha a Hiddink. Llega dos días antes a Nyon. Sigo con él. Era un hombre más abierto, más extrovertido. Congeniamos. Ganamos la Intercontinental en Tokio. Poco después es destituido y llega Toshack y también sigo de segundo. Al comienzo de la siguiente temporada sigue el galés, pero se trae un hombre suyo de La Coruña y yo paso a hacer lo que hacía el primer año con Capello. Dura poco. En noviembre es cesado y llega Vi- Toni Grande siempre ha sido un hombre de la casa Le costaba salir del Madrid AFP SANVICENTE Fabio Capello Dos Ligas. 96- 97 y 2006- 07. Dos etapas: la primera, le recomienda Pirri y la segunda es Fabio quien le pide volver Jupp Heynckes Una Champions 97- 98. El alemán llega sin equipo de trabajo y se convierte en su mano derecha Nunca he tenido miedo de ser primer entrenador, pero he preferido ser cola de un ratón tan grande como el Real Madrid que cabeza de león en otros equipos menores Para ser segundo lo que debes tener más claro es que tu jefe es el entrenador y siempre tienes que mirar por él la que había tenido hasta entonces De Vicente del Bosque le cuesta más concretar. Vicente engaña, parece que es un hombre bonachón y lo es, pero tiene un carácter fuerte y lo sacaba cuando era necesario. Se ganaba a todos con el diálogo. No conozco a nadie que haya calado tanto en el vestuario del Real Madrid como él. Y repito que sacaba las uñas cuando tenía que sacarlas, pero hablando Toni Grande tiene muy cla- ro cómo debe ser la labor de un segundo entrenador, incluso de un tercero. Lo primero que hay que hacer es ayudar más que desestabilizar. Hay que estar muy cerca del vestuario. Normalmente te toca hacer el papel de bueno con los jugadores, porque el malo siempre es el jefe. Pero si tienes que hacer de malo, lo haces porque a lo mejor en ese momento es lo que necesita el primer técnico. Después hay que saber, intuir qué