Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos LUNES 9- -7- -2007 ABC A la izquieda, la anterior intervención realizada en el British Museum por Norman Foster. A la derecha, infografía del proyecto que llevará a cabo Chipperfield en Berlín El British Museum encarga a Rogers un gran espacio para exposiciones temporales El nuevo ámbito de exposiciones, que deberá inaugurarse en 2011, podría alcanzar un coste de 70 millones de libras EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. La imposibilidad de albergar por falta de sitio la mayor muestra sobre los tesoros de Tutankamon, que al final se abrirá en la Millennium Dome en otoño, ha llevado al British Museum a actuar con rapidez. El arquitecto inglés Richard Rogers, autor entre otras significativas obras del Centro Pompidou de París y del edificio Lloyd s de Londres, acaba de recibir el encargo de construir un nuevo gran espacio destinado a muestras temporales. Con este proyecto, para el que Rogers aún no ha presentado una propuesta, la firma de otro arquitecto contemporáneo de renombre se sumará a la de Norman Foster en las sucesivas remodelaciones que ha tenido el viejo edificio. Instituido el Bristish Museum en 1753, su neoclásica fachada y su cuerpo central son de la primera mitad del siglo XIX. Foster realizó en el año 2000 la mayor modernización del museo, con el cubrimiento del patio central con una ondulada cúpula que en su centro se apoya sobre la redonda Sala de Lectura, antigua sede de la Biblioteca Británica. Rogers toma el relevo en las reformas con un plan para transformar la parte posterior del complejo, ocupado por oficinas en desuso desde la marcha de la Biblioteca a su actual dirección, en Euston Road. El nuevo espacio de exposiciones deberá inaugurarse en 2011. El proyecto, que podría tener un coste de 70 millones de libras (algo más de 100 millones de euros) también incluye la ubicación del departamento de conservación, en la actualidad repartido en varias alas del museo. La intención es que el público tenga también acceso al trabajo que realizan los conservadores. El director del Bristish Museum, Neil MacGregor, declaró la semana pasada que el gran éxito de público que tuvo el año pasado una exposición de dibujos de Miguel Ángel ha demostrado que el espacio para ese tipo de apuestas se ha quedado pequeño. Según MacGregor, la muestra recibió 160.000 visitantes, pero podrían haber sido muchos más si no se hubiera limitado el número de entradas ante las dificultades de espacio que presentaba la sala. tías Song, Yuan, Ming y Qing. Reunida por Sir Percival David en el siglo pasado, tiene ahora su sede en Universidad de Londres y pasará al British Museum en préstamo indefinido. Se ubicará en la antigua biblioteca de música, que ya no se usa desde el traslado de la British Library. El Museo Británico tuvo en 2006 un total de 4,9 millones de visitantes, 400.000 más que el año anterior. Unos 2,5 millones de personas vieron las colecciones exhibidas en otras partes del Reino Unido, y las que fueron de gira por otros países recibieron la visita de 1,5 millones de personas. De acuerdo con los datos presentados por MacGregor, el museo gastó el año pasado 4,3 millones de euros en nuevas adquisiciones, que comprenden objetos de épocas muy variadas, desde un conjunto de caricaturas políticas británicas del siglo XIX a una rara moneda de oro anglosajona, previa a la llegada de los romanos. Más información sobre el museo: http: www. thebritishmuseum. ac. uk La colección Percival Visitas limitadas Cuando se nos propuso la exposición de Tutankamon y no pudimos considerar el ofrecimiento, decidimos que había que superar de una vez esta situación afirma el director del British Algo parecido ocurrirá con El primer emperador: El ejército de terracota de China para la que ya se han vendido 30.000 entradas a dos meses de su apertura. Por eso, cuando se nos propuso la exposición de Tutankamon y no pudimos considerar el ofrecimiento porque simplemente no teníamos sitio, decidimos que había que superar de una vez esta situación señaló MacGregor en la presentación del anuario del museo. La urgencia de espacio también se debe a que la institución va a acoger de modo permanente la colección Percival de cerámicas chinas, la mayor fuera de China y Taiwán y que comprende piezas de las dinas-