Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID LUNES 9 s 7 s 2007 ABC Un escultor prolífico e internacional Nacido en 1911, falleció en julio de 2006, a los 94 años de edad, dejando un prolífico legado escultórico en España y en diferentes países de Iberoamérica y Europa. Conocido principalmente por las esculturas que realizó en el Valle de los Caídos, en sus más de 70 años de carrera creó, entre otras piezas, una gran cantidad de representaciones religiosas en las que plasmó su particular visión de la fe, mostrando en la mayoría un Cristo triunfante, casi un guerrero afirma su hijo en el primer aniversario de su muerte. Los que conocieron a este escultor, fundamentalmente clásico, destacan su fuerza, su capacidad de trabajo y su empuje incansable El modelo en escayola de Isabel de Segura, uno de los Amantes de Teruel, antes (abajo) y después (arriba) de su restauración FOTOS: ABC Restauran los modelos que Juan de Ávalos utilizó para sus esculturas Un año después de su muerte, recuperan los de los Amantes y el Cristo Yacente LETICIA TOSCANO MADRID. Alcobendas ha sido la ciudad elegida para restaurar los modelos originales de Juan de Ávalos por la fundación que lleva su nombre. Un año después de la muerte del escultor, varios de los modelos de sus obras más importantes están prácticamente restaurados, a falta de los últimos retoques que se darán en los próximos dos o tres meses. Es el mejor homenaje que podemos hacerle reconoce el hijo del artista, Juan de Ávalos Carballo. Los originales, moldes y bocetos que el escultor realizaba para crear los monumentos, han sido rescatados de algunos almacenes de Mérida donde estaban en un estado lamentable. Incluso muchos vecinos de la zona han reconocido al hijo del artista que tienen algunas de estas piezas en sus domicilios. Entre las primeras obras restauradas están los bocetos originales de los Evangelistas de Cuelgamuros. A él nunca le gustó referirse al Valle de los Caídos, siempre hablaba de Cuelgamuros afirma su hijo, consciente de que mucha gente asocia la obra de su padre al régimen franquista, aunque él siempre afirmó que era republicano. Hasta tenía el carné del PSOE de Mérida. Algún día, una vez que todas las piezas estén restauradas y conservadas, la Fundación se dedicará a difundir la obra y la vida del autor, intentando liberarlo de los tópicos y etiquetas que le ha colgado la historia. El escultor desarrolló gran parte de su trabajo en la Comunidad de Madrid. Además de los citados Evangelistas de Cuelgamuros, destaca el Cristo Yacente de la Catedral de la Almudena, que también está en fase de restauración, y la estatua de Juan Pablo II situada frente a la Catedral madrileña. Su obra póstuma, que aún no se ha inaugurado, es un monumento a Alfonso XIII encargado por el Ayuntamiento de Colmenar de Madrid, sede de sus obras Oreja. Poco antes de su muerte, a los 94 años, el autor continuaba trabajando en esta obra que dejó modelada. En esta primera fase de restauración, se han reparado también los modelos originales que sirvieron a Ávalos para realizar el monumento a los Amantes de Teruel, una de las obras favoritas del autor, así como los de la Fuente del Pez. La inversión se ha elevado a más de 200.000 euros. La tarea de restauración se realizará en dos fases más. En La fundación que auspicia las restauraciones trabaja en la creación de un museo monográfico la primera de ellas está previsto que pasen por el taller algunas piezas como la Piedad de Cuelgamuros o la primera versión de la Prudencia. En la tercera y última, serán recuperadas unas 30 piezas, entre ellas el caballo del monumento al Sha de Persia o el de Carrero Blanco. A pesar de que el trabajo es arduo y supone una inversión importante, la Fundación Juan de Ávalos pretende realizarlo lo más rápido posible, ya que cada vez es más difícil encontrar a profesionales especialistas en estas artes. Actualmente, los trabajos los está realizando un equipo de siete personas entre los que se encuentran artesanos que habían trabajado previamente con el artista, por lo que conocían su método. La tarea que está llevando a cabo la fundación se está realizando en dos sentidos. Por un lado, la restauración y conservación de los originales del autor y, por otro, evitar que vuelvan a deteriorarse por problemas climáticos o actos vandálicos, como ha ocurrido hasta ahora. El objetivo, como indican en la Fundación, es no dejar morir el legado de Juan de Ávalos El sueño del escultor, por el que se está trabajando, es crear un museo, en su Mérida natal, donde se expongan todas estas piezas que fueron donadas por él mismo a la ciudad. Todavía no hay fecha para el futuro museo, y los miembros de la Fundación reconocen que aún queda mucho trabajo por hacer. Actualmente, hay 625 obras catalogadas, realizadas por el escultor en sus más de 70 años de creación artística incansable.