Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9 s 7 s 2007 ECONOMÍA 39 evitar el intrusismo y negociar con la Administración. En el terreno fiscal las cosas tampoco parecen ir mejor, según detalla el presidente de Aefa. Así, las escuelas de formación soportan una cascada de impuestos directos e indirectos que merman ostensiblemente los márgenes de rentabilidad de un negocio que además no cuenta con ayudas públicas de ningún tipo. Marqués desgrana que las tasas directas de operación que percibe Aena representan el 7 del total, los impuestos especiales de gasolina el 11 las tasas indirectas el 8 la Seguridad Social, el IBI y el IAE otro 5 y el IVA, finalmente, el 16 Es decir, que los distintos gravámenes absorben el 47 de la actividad económica, super regulada como pocas y con elevadas dosis burocráticos, como lo demuestra el hecho de que un avión necesita como mínimo 30 trámites para poder despegar y aterrizar. El crecimiento de las grandes urbes, como Madrid, tampoco ayuda al negocio. Marqués pone como ejemplo el aeropuerto de Cuatro Vientos, en el que ya no se pueden realizar aproximaciones instrumentales por la creciente presión que ejercen las viviendas de nueva construcción. Pero no todo son negros nubarrones: para aquél que quiera recoger la idea, propone desarrollar la aviación en su vertiente deportiva, una actividad equiparable al golf en términos de creación de riqueza, pero que requiere mucha menos agua. Más información: http: www. aena. es Un 47 de impuestos El aeródromo de Cuatro Vientos, que está perdiendo funcionalidad para las escuelas por la construcción en lugares cercanos DANIEL G. LÓPEZ Las escuelas de pilotos critican la gestión poco eficaz de Aena Aefa advierte sobre la elevada fiscalidad que soporta el sector, así como la creciente competencia que ejercen Portugal y Croacia A. POLO MADRID. La Agrupación de Escuelas de Formación Aeronáutica (Aefa) el canal de acceso utilizado por la mayoría de los jóvenes que aspiran a convertirse en pilotos profesionales, está que trina con Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) a cuenta del escaso interés que demuestra hacia este colectivo y su ineficacia a la hora de abordar y solucionar los problemas planteados. Su presidente, Tomás Marqués Fernández- Bernal, se muestra pesimista sobre el futuro del sector, uno de los que más impuestos soportan en España. Los síntomas de la enfermedad hace tiempo que han sido detectados, pero Aena no ha buscado todavía remedios para atajar los males, según Tomás Marqués. Así, lamenta la constante pérdida de peso de las escuelas españolas de formación frente al creciente auge de las abiertas en Portugal y Croacia, país este último que ha acogido la formación permanente de los futuros pilotos de Lufthansa, después de descartar instalarse en España por la falta de interés y apoyo oficial, asegura Marqués. El presidente de Aefa no entiende que la escuela que British Airways posee en Jerez de la Frontera se encuentre bajo jurisdicción británica, cuando se halla en suelo español. Es, a su juicio, un segundo Gibraltar erigido ante la pasividad de la administración aeronáutica española, que sigue poniendo trabas administrativas y burocráticas a la renovación de licencias, al punto de que algunos pilotos han preferido acudir a otras administraciones europeas, mucho más ágiles y dinámicas. Es el caso de los pilotos españoles que trabajan en Ryanair, que en su mayor parte han optado por depender de la administración aeronáutica del Reino Unido. Marqués echa en falta un mayor flujo informativo con Aena en aspectos relacionados con las licencias de vuelo y sus renovaciones, bajas que se producen, aviones matriculados, tipos de aeronave, etc. Un material que Aefa utilizaría para elaborar estadísticas sobre el paro que aqueja a la profesión de piloto, los niveles de ocupación que existen o las necesidades que demanda la industria aérea. La incomunicación con la autoridad aeronáutica también alcanza aspectos técnicos como el reparto del espacio aéreo, del que se enteran a través del Boletín Oficial del Estado (BOE) según señala el presidente de la asociación, creada para defender los intereses de las escuelas, La burocracia lastra al sector: un avión necesita como mínimo 30 trámites para poder despegar y aterrizar Juan Velarde Fuertes NUESTRO SECTOR RURAL (I) E xisten años propicios para efectuar comparaciones temporales. Uno es el de 2006 al contemplar 1906. En 1906 concluye el famoso Pacto del Pardo, como consecuencia de la absoluta descomposición del partido liberal y de la aparición de Antonio Maura con una nueva concepción de lo que tendría que ser el mensaje conservador. A partir de ahí todo pasa a ser aceleradamente diferente, comenzando, des- de enero de 1907, con el Gobierno Largo de Maura. También, lógicamente, todo se convierte en absolutamente diferente en la economía. Ese año de 1906, según Angus Maddison en The World Economy: Historical Statistics (OECD, 2003) en PIB por habitante, Gran Bretaña nos superaba en un 150 según Eurostat, en 2006, sigue estando por encima, pero tan sólo en un 16 Con las mismas fuentes, Alemania nos superaba en 1906 en un 70 un siglo después, en un 11 Francia lo hacía en 1906 en un 59 en 2006, en un 11 finalmente, Italia, nos superaba en 1906, en un 10 en 2006, sólo en un 2 Lógicamente esto obligó a una alteración sectorial en nuestra economía. Concretamente, por lo que se refiere al sector rural, la acción de los efectos renta y sustitución, lo ha transformado todo. Flores de Lemus, en relación con esto publicó un ensayo famoso, Sobre una dirección fundamental de la producción rural española en El Financiero en 1926. Ahora la transformación es aun más profunda, porque España desde 1937, con la creación del Servicio Nacional del Trigo, inició un sendero de sostenimiento de precios agrarios que se acentuó al incorporarnos a la Política Agrícola Común, uno de los pilares de la política comunitaria europea. Pero el resto de la economía española también experimenta el choque de la apertura, iniciada en 1959, acentuada en 1986 con nuestro ingreso comunitario, ampliada en 1999 con la creación de la Eurozona, y finalmente, a causa del juego de una globalización que se amplía sin cesar y que actúa sobre una realidad española muy abierta. Algunas cifras complementan aun más esta transformación. En el año 1906, según la obra indispensable de Leandro Prados de la Escosura, El progreso económico de España (1850- 2000) (Fundación BBVA, 2003) el sector rural representaba, a precios 1913, el 32 20 Según acaba de publicar el Banco de España, ahora significa, a precios corrientes, solamente el 2 79 La población activa en la agricultura, en 1910- no existían datos anuales anteriores- según las Estadísticas históricas de España. Siglos XIX y XX coordinadas por Albert Carreras y Xavier Tafunell (Fundación BBVA, 2005) suponía un 68 1 del conjunto de la población activa. En el primer trimestre de 2007, de acuerdo con la Encuesta sobre la Población Activa del INE, este porcentaje se ha reducido al 4 9 La gran pregunta es ¿qué hacer? esto es, ¿cómo debería actuar la que por fuerza ha de ser una nueva política agraria española?