Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9 s 7 s 2007 INTERNACIONAL 33 El primer ministro polaco asiste a una misa de la ultranacionalista Radio María La emisora, con sus opiniones antisemitas y antieuropeas, ha provocado una fuerte polémica en la sociedad y en el seno de la Iglesia católica de Polonia SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. El primer ministro polaco, Jaroslaw Kaczynski, asistió ayer a una misa organizada por la ultranacionalista y ultracatólica Radio María que congregó a unos 150.000 peregrinos con motivo del inicio de las celebraciones por la Virgen Negra en el santuario de Jasna Gora, en la localidad de Czestochowa, al sur de Polonia. Al final de la ceremonia religiosa el primer ministro se dirigió a los creyentesy afirmó: Hoy Polonia es esto. Lo puedo decir por convicción y por mi fe. Gracias a la gente como ustedes, Polonia perdurará y durará, a pesar de todas las dificultades, y a pesar de todos aquellos que aún no creen o que no quieren creer El dirigente polaco añadió que el Espíritu Santo lo puede todo A la invitación de Radio María famosa por sus actividades proselitistas con posiciones nacionalistas, antieuropeas y antisemitas, acudieron también los líderes de los restantes dos partidos de Gobierno: Roman Giertych, presidente del partido católico de extrema derecha, Liga de las Familias Polacas y Andrzej Lepper presidente del partido populista Autodefensa. La polémica emisora posee también un diario nacional y una televisión. Para surtir de profesionales afines a estos medios, el padre Rydzyk fundó hace dos años una escuela de periodismo para la que solicitó una ayuda a la UE. Los programas de la radio han suscitado fuertes controversias en la sociedad y en la dirección de la Iglesia católica polaca Entre tanto, cada día son más los analistas en política exterior que sostienen, que los gemelos Kazcynski, han adoptado una postura arrogante como manera de defenderse de las críticas por su actitud en la última cumbre de la UE, donde no encontraron aliados ni comprensión para sus ideas sobre lo que creen que debería ser el futuro de la Unión y de sus instituciones. Para muchos, Polonia, con su postura solo ha logrado aislarse, perdiendo incluso el apoyo del círculo de países vecinos que consideraba como sus mejores amigos. Para la oposición polaca, esto no es más que el resultado de una errónea política exterior y de sus métodos poco ortodoxos. Por esta razón el principal partido político de la oposición de centro- derecha polaca, Plataforma Cívica (PO) ha propuesto una moción de censura contra la ministra de exterior, Anna Fotyga. Para el PO, Fotyga, es la culpable de lo que consideran, capitulación diplomática de Polonia ante sus socios europeos. Una valoración negativa del trabajo de la ministra, han hecho también parlamentarios de los partidos de Gobierno. Pawel Zalewski, presidente de la comisión parlamentaria para política exterior, declaró que aún después de interrogar a Fotyga, la comisión no tiene claro que es lo que Polonia consiguió en la última cumbre de Bruselas. Por su parte el partido Ley y Justicia de los gemelos Lech y Jaroslaw Kaczynski, califica de maniobra política las acusaciones contra Fotyga y advierte que la moción de censura, no podrá ser votada hasta después de las vacaciones de verano del Parlamento. Alberto Sotillo LA CIVILIZACIÓN as ideas de los generales eran, casi sin excepción, basadas en lo que ellos se complacían en llamar por cojones La observación, de Arturo Barea, figura en La Ruta, reportaje en forma de novela autobiográfica que transcurre en la desafortunada aventura colonial española en Marruecos. La sentencia conserva su actualidad en la tenaz estrategia seguida con Irak, donde el cúmulo de desastres sólo se ve igualado por la contumacia con que se imponen unas ideas que sólo dan vueltas a un tornillo pasado de rosca... ideas fijas, pero que atribuyen su infalibilidad a su presunta defensa de nuestra civilización. Porque llama la atención cómo los personajes que desfilan por la sangrienta chapuza colonial descrita por Barea repiten una y otra vez que las tropas españolas estaban allí para llevar las delicias de la civilización a un pueblo de bárbaros. Y porque tiene narices el complejo de superioridad con el que tantas veces se siembra el caos con la orgullosa coartada de defender el sentido crítico de Sócrates, de ganar almas para el cielo o de difundir la buena nueva de la democracia en bárbaros parajes. Es precisamente esa arrogancia civilizadora la que, a menudo, está en el origen de los colosales errores cometidos. Por muy encantados que estemos de habernos conocido, cuando se quiere influir sobre el destino de otros pueblos conviene respetar también sus manías, sus rarezas y su historia que, a veces, nos parece incomprensible, pero que forma parte de su propia civilización. No se puede pretender democratizar a los países árabes y despreciar el islam y considerar una aberración toda su realidad social y cultural. Ni siquiera los Cruzados llegaron tan lejos. Cada día parece mayor la convicción de que del atolladero de Irak sólo se sale con un acuerdo estratégico de todos los países de la zona. Muy bonita la teoría. Pero, cuando hay que llevarla a la práctica, resulta que sólo vemos fanáticos, terroristas, dictadores y megalómanos. Es una realidad que no nos gusta. Pero es la que es. Y la realidad no va a cambiar porque así lo exija nuestro complejo de superioridad. EN DEFENSA DE L Jaroslaw Kaczynski Liberada la niña inglesa de tres años secuestrada en Nigeria el pasado jueves AP NIGERIA. Los secuestradores de Margaret Hill, la niña que fue secuestrada el pasado jueves en Port Harcourt, la pusieron anoche en libertad según informaron las autoridades regionales. Por su parte, el portavoz gubernamental, Emmanuel Okah, afirmó que Margaret, de tres años de edad, ha sido llevada junto a sus padres. La pequeña había sido secuestrada cuando el coche en el que se dirigía al colegio se encontraba parado en medio de un atasco. Su madre, Oluchi Hill, de nacionalidad nigeriana, había dicho que los secuestradores se pusieron en contacto con ella y le habían pedido un rescate por su hija, aunque no especificó a cuánto ascendía. Hill aseguró que Margaret fue alimentada sólo con pan y agua y que los hombres armados que la retenían amenazaron con matarla si sus padres no accedían a sus demandas, una de las cuales consistía en que el padre de Margaret ocupase el lugar de la niña.