Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9- -7- -2007 Casi seis millones de venezolanos se inscriben en el nuevo partido de Chávez 31 Israel autoriza en principio la liberación de 250 presos de Al Fatah La ministra israelí de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, se reunió ayer por primera vez con el nuevo primer ministro palestino, Salam Fayyad HUGO MEDINA SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. En materia de relaciones públicas pocos países pueden dar lecciones a Israel, cuyo gobierno aprobó ayer en principio la liberación de 250 prisioneros de Al Fatah sin sangre en sus manos Con este movimiento Israel consigue de nuevo en la prensa internacional un titular positivo para sus intereses, el tercero o cuarto desde que el primer ministro Ehud Olmert anunció esta medida de gracia el 25 de junio en la última cumbre de Sharm al- Sheij. Y antes de que los prisioneros sean liberados, Olmert aún sabrá sacar tajada a una decisión que realmente sólo beneficiará a una pequeña parte de los 10.000 prisioneros que tiene en sus cárceles y que, además, están a punto de cumplir sus condenas. dió devolverla para que se incluyeran en ella al menos algunos prisioneros que cumplan condenas un poco más largas. Pero la actitud de Olmert ha sentado muy mal en el departamento, que está controlado por lo más granado de las fuerzas reaccionarias del país que se niegan a hacer ninguna concesión humillante a los palestinos. Hemos de usar cualquier medio que refuerce a los moderados dijo Ehud Olmert antes de debatir la medida con su Gabinete, una medida que fue aprobada con el voto a favor de 18 ministros, en contra de seis y con ausencias notables como la del racista Avigdor Liberman. Olmert agregó que su intención es crear un clima positivo que ayude a la reanudación de negociaciones, aunque por supuesto no se refirió a las obras que sin descanso Israel lleva a cabo en las colonias judías de Cisjordania. Parece dudoso que una decisión tan selectiva que seguramente no incluirá a ningún prisionero de peso, vaya a ganar muchos adeptos en la calle palestina, y esta circunstancia fue aprovechada inmediatamente por Hamás. Fawzi Barhum, portavoz de Hamás, declaró que los 10.000 prisioneros que hay en las cárceles israelíes- -muchos de ellos sin haber sido acusados ni juzgados- -tienen derecho a ser liberados y que el acuerdo entre Olmert y el presidente Mahmud Abbás contribuye a ahondar la división de la sociedad palestina. Otro portavoz de Hamás, Sami Abu Zuhri, no dudó en calificar a Abbás de colaboracionista por aceptar únicamente la liberación de un grupo de prisioneros de su partido. En medios palestinos existe un malestar creciente que no se puede ocultar por el hecho de que Israel no esté coordinando con el gobierno de Abbás los nombres que se incluirán en la lista. Pero, por otra parte, Abbás no puede expresar en público su malestar porque está tratando de presentar el acuerdo de Sharm al- Sheij como un logro personal. Lo que en Sharm al- Sheij se anunció como una medida de carácter inmediato se ha ido sin embargo demorando al no existir una lista que agrade a todo el mundo y todavía se puede aplazar muchos días o semanas antes de que los israelíes se pongan finalmente de acuerdo sobre quién sale y quien se queda en la cárcel. A pesar de existir una petición expresa de Abbás para que en la lista se incluya a Marwan Barguti, este diputado de Al Fatah condenado a cinco cadenas perpetuas por un tribunal militar, seguirá en prisión. Barguti es el político de Al Fatah mejor visto por los palestinos, de su partido y también de Hamás. Siempre se ha mostrado favorable a la negociación, pero es inflexible en cuanto a que Israel debe abandonar todos los territorios ocupados en la guerra de 1967. Otro suceso que se comentaba ayer con insistencia en la zona es la confiscación de 7 millones de dólares de una cuenta personal del líder de Al Fatah en Gaza, Muhammad Dahlan, que llevó a cabo el primer ministro Salam Fayyad. En el entorno de Dahlan, que es el paradigma de los políticos palestinos mafiosos, se interpreta la confiscación como una vendetta del primer ministro Fayyad porque Dahlan no supo impedir que la franja de Gaza cayera finalmente en manos de Hamás. Fayyad se reunió ayer en Jerusalén y por primera vez con la ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni. Damasco teme un verano de violencia en Líbano H. MEDINA JERUSALÉN. El gobierno del presidente Bashar al- Asad ha instado a todos los ciudadanos sirios que residen en Líbano a que abandonen este país antes del próximo domingo ante el temor de que la situación se deteriore gravemente durante el verano. El 15 de julio el Consejo de Seguridad debatirá una propuesta que prevé el despliegue de una fuerza internacional en la frontera entre Siria y Líbano. Para la próxima semana el Consejo de Seguridad discutirá un informe sobre el asesinato del ex primer ministro Rafiq Hariri. Lista polémica AP dad, su propuesta de dejar acceder a la prensa para comprobar las muertes denunciadas, pues los periodistas podrían terminar siendo también rehenes de los radicales islámicos En otra rueda de prensa, el titular de Asuntos Religiosos, Ejaz- ul Haq, mantuvo que en el templo hay integristas involucrados en actos terroristas dentro y fuera de Pakistán que tienen como rehenes entre 200 y 500 estudiantes. Por otra parte, unos pistoleros asesinaron ayer a tres trabajadores chinos en una fábrica de motocarros y dejaron a un cuarto gravemente herido, según informa Associated Press. Hasta el momento se desconoce el motivo y se debate entre el robo o la venganza de radicales islamistas. Precisamente la crisis de la Mezquita Roja comenzó con el secuestro de dos ciudadanos chinos que regentaban una casa de masajes en Islamabad. Malestar en Interior La lista que el Shin Bet- -servicio de seguridad interior- -presentó a Olmert era inicialmente tan restringida que hasta el propio primer ministro deci- Tres chinos muertos ABC. es Galería de imágenes sobre la crisis y el asedio a la Mezquita Roja de Islamabad en http: abc. es internacional Aziz Dweik, parlamentario palestino, gesticula ante un tribunal militar israelí cerca de Ramala REUTERS