Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA LUNES 9 s 7 s 2007 ABC Cae una banda de asaltantes de joyeros, que asesinó a dos compinches El cabecilla, expulsado de España, tenía prohibida la entrada hasta 2010 ABC MADRID. Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con la Policía británica, han detenido en Torrelaguna (Madrid) a cuatro colombianos que formaban parte de una banda conocida como Los Carelocos especializados en el asalto a representantes de joyería en Inglaterra y España. Según informó ayer la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil, entre los arrestados, originarios de Bogotá, figuran los presuntos autores de los asesinatos de dos personas de nacionalidad colombiana y española, que también pertenecían a la organización y que fueron apuñalados en Londres. El desencadenante fue el reparto de un botín. Los delincuentes, que fueron detenidos cuando trataban de huir a Francia, portaban documentaciones falsas de México y Guatemala. El pasado día 5 de junio los investigadores españoles supieron del asesinato de dos individuos, miembros de una banda colombiana especializada en robar a joyeros en el Reino Unido. Debido a discrepancias surgidas con motivo del reparto del botín obtenido en uno de los asaltos se produjo una agria pelea entre los integrantes del grupo, que acabó con dos muertos. El resto de miembros de la banda se trasladó a Madrid y ahí intentaron vender las alhajas sustraídas. Las autoridades británicas identificaron a uno de los autores del crimen, César Moisés A. J. que se hacía pasar por mexicano. Las gestiones realizadas por la Policía española permitieron localizar una vivienda en Getafe donde habían fijado su residencia. Ante la certeza de que la Policía española estaba tras sus pasos, decidieron trasladarse a Francia. Los agentes interceptaron el coche en el que viajaban cuando repostaban en una estación de servicio de la carretera Nacional I y detuvieron a sus pasajeros. En el vehículo se intervinieron piezas de joyería de oro blanco con diamantes y otras piedras preciosas, valoradas en más de 200.000 euros, así como varios pasaportes extranjeros falsos. Estos delincuentes habían sido detenidos antes en España por su implicación en robos con fuerza y violencia. César Moisés A. J. que utiliza- Una decena de intoxicados en un albergue juvenil de Almería M. N. ALMERÍA. Al menos once personas, la mayoría jóvenes madrileños con algún tipo de minusvalía psíquica, sufrieron una intoxicación cuando se hospedaban en el albergue juvenil de Almería capital por causas que aún se investigan. Según informó a Efe el jefe provincial de Salud Pública, Tesifón Parrón, los primeros casos de este proceso vírico se detectaron el pasado jueves. A partir de ese momento, se tomaron muestras tanto de agua como de alimentos para determinar qué había producido el cuadro de vómitos y diarreas que afectó al menos a once personas. Éstas, que precisaron de atención médica pero no de hospitalización, sufrieron una gastroenteritis de carácter leve. La Consejería de Salud ha recomendado a quienes se hospedan en el albergue que consuman sólo agua embotellada. Fuentes de la asociación Afaduce de Madrid señalaron como posible origen del proceso el agua de los sanitarios del albergue, proveniente de un aljibe existente en el lugar que podría no ser potable. Las mismas fuentes elevaron a dieciséis la cifra de afectados por este proceso, de los que once pertenecerían a la asociación Afaduce Madrid, y otros 6 a Afadem, de Móstoles (Madrid) La Policía halló dinero y documentos falsos en el coche de los delincuentes M. I. Los delincuentes fueron detenidos cuando intentaban huir a Francia con documentos falsos Daban sus golpes en España e Inglaterra; en Londres mataron a dos miembros del grupo por el reparto del botín ba cinco identidades diferentes, había sido expulsado de España en 2002 y no podía regresar hasta 2010, pero como tantos delincuentes había logrado hacerlo. También fue arrestada su compañera sentimental y otros dos cómplices. SIN SUELDO, SIN PATRIA Y ENTRE RATAS Y CUCARACHAS Veinticinco marineros africanos permanecen hace un mes atracados en el puerto de Santander por las condiciones del barco. El armador los abandonó S. N. SANTANDER. Su situación es desesperada. El buque Meogang I de bandera panameña, atracó en el puerto de Santander el pasado 13 de junio cargado con semilla de algodón, destinada a ese puerto y ahí sigue casi un mes después. El barco carece de condiciones de navegabilidad y habitabilidad, según confirmó la Delegación del Gobierno en Cantabria. Las carencias se traducen en que los 25 tripulantes viven entre ratas y cucarachas. Hoy mismo o mañana una empresa de desinfección se ocupará de limpiar el interior, mientras sus tripulantes, todos africanos, que llevan desde octubre sin cobrar su salario, serán realojados en la Casa del Mar del Instituto Social de la Marina, en Santander. Tras su llegada a puerto, Capitanía Marítima de Santander realizó una inspección ocular y un informe detallado del estado del buque, ya que tenía conocimiento de que el barco había estado atracado varios meses en puertos africanos por problemas estructurales y en sus máquinas. Después de comprobar el estado del barco, Capitanía Marí- tima ordenó su detención, ya que no reunía condiciones de navegabilidad, aunque sí de flotabilidad, y su interior era pésimo El casco, según explicaron a Efe las mismas fuentes, había perdido chapa por varios lugares, el motor estaba en mal estado y no funcionaban ni la radiobaliza, ni el radar y las cartas de navegación están obsoletas Tanto el armador del buque, un camerunés, como su consignatario en Santander se han desentendido de la situación del barco, en el que se deberían llevar a cabo varias reparaciones para que pudiera de nuevo navegar. Aun así, la primera de las actuaciones que se debe reali- Los tripulantes serán realojados mientras se desinfecta el buque; si consienten, luego vendrá la repatriación zar es la desinfección y desratización completa del interior del buque, con lo que la tripulación tendrá que ser realojada mientras se lleva a cabo esta labor de limpieza. Posteriormente habrá que conocer si el armador del barco acomete las reparaciones necesarias y en caso contrario será el consignatario el que decida el futuro del buque o la Autoridad Portuaria de Santander, si aquel no asume su responsabilidad. La tripulación podría ser repatriada a sus países de origen, si está de acuerdo. En caso contrario, sería preciso solicitar una orden judicial para desalojar el buque e iniciar un expediente de expulsión de España de las 25 personas afectadas. La Policía Nacional ya dispone de la documentación de estos hombres, que llevan desde octubre sin cobrar su salario y que han sido también informados de su situación y de su futuro, según explicaron las fuentes consultadas.