Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA España, objetivo de Al Qaida LUNES 9 s 7 s 2007 ABC Querella de un capitán del Ejército por la falta de medios en la misión del Líbano Apunta a un posible delito contra las personas y bienes en caso de conflicto armado PALOMA CERVILLA MADRID. El malestar existente en el Ejército por la falta de medios adecuados para realizar, en condiciones de máxima seguridad, las misiones internacionales en zonas de guerra como el Líbano o Afganistán, se ha reflejado ya en una querella criminal, a la que ha tenidio acceso ABC, interpuesta el pasado mes de junio por el capitán ingeniero técnico aeronáutico Jesús López ante el Juzgado Central de Instrucción de Madrid. Las posibles responsabilidades políticas y militares que se pueden derivar del atentado del Líbano en el que murieron seis militares españoles, por la denegación del material adecuado para realizar su misión, es la base de esta querella criminal, que todavía tendrá que ser admitida a trámite. En el caso de que ello fuera así, se podría unir a la investigación abierta por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande- Marlaska para esclarecer las causas del atentado con coche bomba. El presunto delito que se podría haber cometido, siempre según el texto de la querella, que obra en poder de ABC, y sobre el que podría haber indicios racionales es contra las personas y bienes protegidos en caso de conflicto armado, previsto y penado en el artículo 609, en relación con el 608.6 y 7 del Código Penal A juicio de Jesús López, la misión adolecía de los mínimos necesarios y apunta que la denegación del material adecuado y la inexistencia del que resultaba manifiestamente necesario, no sólo puso en peligro la integridad de las personas protegidas (militares españoles) sino que incluso el resultado ha sido la muerte en seis casos Estas carencias se refieren a la ausencia de inhibidores en los vehículos blindados BMR en los que se desplazan los militares españoles en estas zonas de guerra, y donde encontraron la muerte los seis militares españoles. El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, reconoció que ningún BMR tenía inhibidores y anunció el envío urgente de cuatro unidades dotadas de este sistema electrónico. Además, otros treinta inhibidores se instalarán en otros tantos blindados. En su querella, el capitán del Ejército del Aire pide que se practiquen dos tipos de pruebas. Por un lado, documentales, consistentes en requerir al Ministerio de Defensa copia del expediente por el cual fue establecido el material y medios necesarios para la citada misión en el Líbano, incluyendo (caso de existir) los informes realizados sobre disponibilidad o carencia de los mismos, así como las previsiones realizadas al efecto Por otro, testifical, en la que solicitan la presencia del jefe de la unidad en la que estaban integrados los militares fallecidos, como responsable directo de los mismos así como la del general jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, Carlos Villar, como primer responsable de la cadena de mando operativo Para Jesús López, es imposible que no haya responsables y, si las hay, tienen que aparecer a la vez que asegura que la impresión en esta misión es evidente. Vamos al Líbano con el aspecto de un ejército europeo, preparado y con medios, pero eso es sólo aspecto. Se va sin preparación y sin medios A su juicio, la responsabilidad es de los políticos, aunque han intentado buscarlas en el Ejército El conductor herido de uno de los vehículos atacados en Yemen, donde murieron siete turistas españoles Carencias necesarias En la caravana de la muerte El conductor de uno de los vehículos atacados en Yemen relata a ABC en el hospital su trágica experiencia TEXTO Y FOTOS: M. AYESTARÁN ENVIADO ESPECIAL SANÁA. Ahmad Ali Burahma, Mohamed Al Muslamani, Ahmed Thaher Al Ridai y Marwan Husein Ibn Ajlan eran los conductores de los vehículos donde viajaba el grupo de turistas españoles que sufrió el atentado en Yemen. Los dos primeros estaban al volante de los primeros coches y murieron en el acto. El tercero se salvó de milagro y se recupera en el hospital Athawra de Sanáa, donde permanece María Asunción Vitorica. El cuarto fue dado de alta y está ya en su casa. Salimos del templo y vimos un coche que venía a gran velocidad. Nada más pasar el coche escolta, se detuvo, dio marcha atrás y explotó. Cuando me di cuenta estaba en medio de las llamas y sólo escuchaba los gritos de los turistas españoles. Sufrí un desmayo y me desperté en el hospital El rostro de Ahmed Thaher Al Ridai es la cara del atentado que costó la vida a los turistas españoles e hirió a otros seis en la localidad yemení de Mareb. Quemaduras, un ojo dañado, pérdida de audición en un oído y cortes en el pecho son las muestras externas. Un mareo permanente, el dolor por la pérdida de amigos íntimos y la incertidumbre de quién se hará cargo de sus cinco hijos mientras siga hospitalizado, conforman el resto del panorama. Habla con mucha dificultad. No vi nada, sólo recuerdo los gritos de dolor entre el humo. Lo siento mucho por los turistas, muchísimo, era un grupo de lo más simpático recuerda con su ojo bueno abierto y con la mirada fija en el techo de la habitación. Ahmed cumplía su cuarto año como conductor de turistas y estaba acostumbrado a la presencia de españoles. Conocía perfectamente la ruta de Mareb y piensa que el Gobierno debería haber cuidado más la seguridad, pues tanto Mareb como Baraqish son lugares peligrosos y las escoltas que usamos no son suficientes. Nos sentíamos desprotegidos y espero que después de lo ocurrido solucionen este problema. De todas formas, no pienso volver a conducir para turistas El hospital Athawara es público y el Ministerio de Información es el encargado de gestionar las visitas a Ahmed. El padre y el abuelo no se han separado de él desde que llegó y, ante la mirada atenta de los funcionarios ministeriales, aseguran estar muy contentos con el trato recibido. Nos han dicho que si el tema del ojo se complica puede que le lleven a España para curarle Los médicos consideran que Ahmed evoluciona de forma favorable, pero no saben cuándo abandonará el hospital. El suicida no era musulmán, ni cristiano, ni nada, sólo un asesino. Uno de mis amigos muertos tiene ocho hijos, ¿qué pasará ahora con ellos? ¿Y mi familia? ¿Qué trabajo podré encontrar después de esto para mantenerla? se pregunta Ahmed mientras su padre le agarra de las manos y le empuja la cabeza hacia la almohada. Cuando me di cuenta estaba en medio de las llamas y sólo escuchaba los gritos de los turistas españoles