Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8- -7- -2007 En portada s La CE y los reguladores, enfrentados por controlar las telecos EL SECTOR DE TELECOMUNICACIONES EN LA U. E. EN 2006 En miles de millones de euros Crecimiento: +2,3 Banda ancha 59 Cable 12 ECONOMÍAyNEGOCIOS 47 sejo por el que desde el pasado 30 de junio el precio de este servicio es un 70 más barato que antes. En concreto, se han establecido unos precios máximos de 49 céntimos de euro por minuto sin IVA para las llamadas efectuadas fuera del país de origen y de 24 céntimos sin IVA para las recibidas. Se espera que los precios de los operadores compitan por debajo de estos límites máximos que, a su vez, se reducirán de nuevo en 2008 y 2009. Reding ha admitido públicamente que los retos de la regulación europea en materia de telecomunicaciones, que data de 2002, son completar un auténtico mercado interior que se rija por las mismas reglas, como único método de sobrevivir en un mundo cada vez más globalizado y con nuevas tecnologías que provienen de los países emergentes, y que haya una mejor regulación. El mercado interior de telecomunicaciones europeo adolece, según un informe realizado por la consultora Hogan Hartson, de debilidad de algunos reguladores nacionales frente al poder de las grandes operadoras del sector, de falta de armonización en materia de regulación, de ausencia de servicios de interés general a nivel europeo, de problemas de regulación ex ante tanto como de eficacia de esta misma regulación ex post así como de regulación asimétrica en función de los países. Las grandes operadoras de telecomunicaciones se quejan de esta situación, que les supone costes extras a la hora de adaptarse a esta especie de reino de taifas que supone trabajar en Europa. La patronal europea, Unice, se ha quejado ya de la situación por la que atraviesa el sector de las telecomunicaciones en el sentido de que la liberalización del sector de las telecomunicaciones no ha dado aún todos los frutos que debía como consecuencia de que el mercado interior europeo de este sector no se ha puesto aún en marcha, lo que se traduce en aplicación inadecuada de la normativa y diferentes usos de la misma en los países Móviles 133 Tradicional 83 Telefónica recurrirá la multa de la Comisión Europea ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo Fuentes de la CE creen que la operadora dio datos erróneos a la CMT que fueron la base de los precios máximos Separar red y servicio, retos del mercado español, según la CE M. NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. El mercado español de telecomunicaciones adolece, tal y como ocurre en el resto de países de la UE, del hecho de que no hay una separación efectiva entre la red y el servicio, lo que facilitaría la entrada de nuevos competidores. Esta idea, que también acaricia el comisario europeo de Energía para su sector, no es nueva. Está inspirada en el modelo que ha desarrollado Reino Unido, y que ha supuesto la apertura del sector de las telecos a la competencia. Italia y Portugal ya han anunciado que estudian el modelo británico. Bruselas cree que si esta separación se consiguiera integrar en la legislación europea podría animar a los reguladores nacionales a ponerlo en práctica en sus países. El sector español, según la CE, ha aumentado en cuanto a niveles de competencia, lo que generado precios más bajos para los consumidores en todos los servicios, más diversidad de ofertas y más derechos. Bruselas destaca respecto a España que es líder en la portabilidad de números de móvil al cambiar de compañía, con más de 9 millones de usuarios en 2006, de un total de 31 millones. En cuanto a operadores, los españoles optan mayoritariamente por uno de los tres principales operadores (Movistar, Vodafone y Orange) En penetración de internet, España está en el 13,9 de la población, frente al 15,7 de la media de la UE. La principal asociación de consumidores de la UE, Beuc, ha asegurado que dado que en la actualidad el control de este sector depende de los reguladores nacionales es fundamental que éstos sean independientes y que tengan el respaldo legal suficiente para poder hacer su trabajo, lo que no sucede en todos los casos ya que hay enormes diferencias entre ellos, situación que sufren tanto consumidores como empresas, que no se pueden beneficiar de un verdadero mercado único La Comisión Europea ha sido receptiva a todas estas quejas ya que la comisaria de Sociedad de la Información, Viviane Reding, ha asegurado públicamente que entre los males que aquejan a este sector están la falta de independencia de los reguladores nacionales en algunos Estados miembros, a veces falta de regulación adecuada, retrasos en la aplicación de las medidas coercitivas y, a veces, remedios ineficaces Las empresas, junto a los consumidores particulares, son los que están pagando realmente esta falta de un mercado interior de telecomunicaciones en forma de precios más elevados. En este contexto Reding trabaja desde hace meses para presentar en breve una reforma de la normativa europea de telecomunicacionespara que pudiera entrar en vigor en 2009. La comisaria ya ha adelantado que esta nueva normativa incluirá una claúsula que faculte a la Comisión Europea a obligar al regulador nacional a anular una decisión si se considera que ésta es inapropiada para resolver un problema en el mercado. Este sistema es el que ya vie- Reguladores independientes Bruselas, experta en multas millonarias La comisaria de Competencia comunitaria ya ha castigado a varias empresas por usar técnicas ilícitas. La mayor de todas, hasta la fecha, se aplicó a Microsoft- -497 millones de euros en 2004- -por abusar de su posición dominante en el mercado. Pero, aparte de este caso y el de Telefónica, lo que con más saña ha penalizado Bruselas hasta ahora ha sido la formación de cárteles, o acuerdos ocultos entre empresas de un mismo sector. Este año, varias empresas de ascensores que operaban en Alemania y el Benelux han sido multadas con casi 1.000 millones por pactar precios, el mismo motivo por el que algunas farmaceúticas recibieron 800 millones en 2001. Los sectores cementero y cervecero también han sido castigados duramente. ne operando en el sector de la energía, por ejemplo, donde la Comisión Europea puede instar a un Estado miembro a dar marcha atrás en una decisión adoptada por su regulador. En España ha habido claros ejemplos en la lucha desatada entre varias empresas para hacerse con el control de Endesa. El regulador, en este caso la Comisión Nacional de la Energía (CNE) impuso una serie de condiciones a E. ON y posteriomente a Enel y Acciona para tener el control de la eléctrica española que violaban la normativa comunitaria, por ejemplo en el control de las operaciones de fusión con dimensión comunitaria, que recae exclusivamente en la Comisión Europea. Fernando González Urbaneja TELEFÓNICA COMO EXCUSA D El expediente a Telefónica es viejo, se refiere a hechos pasados, y a estrategias de competidores que buscaban de su espacio y entraban en el mercado dando voces y codazos icen que la estima puede medirse por el tamaño del adversario, por las fuerzas desplegadas en contra. A la vista de la sanción impuesta a Telefónica por la burocracia de Bruselas, por la comisaría por la Competencia, la autoestima de Telefónica habrá aumentado varios grados. El fondo de este asunto tiene varias capas, una de ellas los precios al consumidor, pero también, y no es menor, la necesidad de afirmación de una comisaria que quiere ganar influencia y mérito, para lo cual llama la atención y se reviste de rigor justiciero. Ya pasó con el caso Microsoft cuando a estos mismos señores y señoras de Bruselas se les hicieron los dedos huéspedes, y se ensañaron con una po- derosa multinacional distante, que les engrandecían a medida que la acosaban. Dos multas, por cifra casi mil- millonaria en euros, contra Microsoft convierten a esta Comisaría en un guardia propenso a tirar de la libreta de sancionar. Aquí no hay castigo político a los países ¿a los Estados Unidos de Microsft y Otis? ¿a la Alemania de ThyssenKrupp Kone y de las farmacéuticas? el surco gordo es el del ejercicio del poder y la intimidación, de un guardián del mercado que quiere acreditar mando, lo mismo que esos árbitros que sacan tarjetas en los primeros lances del partido para que no se les suban a las barbas. Luego... Dios dirá, puede pasar cualquier cosa. Los juristas, aunque se re- sisten a aventurar como va a acabar el pleito, apuntan que el Tribunal de Luxemburgo anulará o reducirá drásticamente esta cienmillonaria sanción impuesta a Telefónica. Pero eso será pasados dos o tres años, con menos ruido y enredos. El expediente a Telefónica es viejo, se refiere a hechos pasados, y a estrategias de competidores (en este caso Wanadoo) que buscaban de su espacio y entraban en el mercado dando voces y codazos, excitando a los vecinos y a las autoridades. En Bruselas tenían ganas de dejar marca, de imponerse en un sector complejo como el de las telecomunicaciones que en pocos años se ha transformado de monopolio nacional regulado y protegido a otra fase de creciente y abierta competencia, con incrementos importantes del volumen de negocio y cambios acelerado en la natu- raleza del mismo. Unos años atrás los precios del teléfono se medían por los pasos de un contador y la tarifación se escalaba por distancias, como si los bips al viajar incurrieran en costes como si fueran un vehículo. Hoy los precios (que no tarifas) telefónicos (voz, datos... empiezan a semejarse a los del transporte aéreo, que tienen tarifas de referencia pero que combinan ofertas según cómo y dónde y cuándo. Los precios de la telefonía van a la baja y la calidad del servicio a mejor, quizá insuficientemente a la baja y a mejor, pero con una tendencia evidente. En España partimos de una posición retrasada, que mejora posiciones año a año, ¿qué efecto tendrá esta espectacular sanción? La Bolsa, de momento, no se ha inmutado. Y la compañía prepara la defensa, el correspondiente recurso.