Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8- -7- -2007 11 Fernando Reinares, en la sede del Instituto Elcano, durante la entrevista centrada en Irak, pero no acaba en Irak. Diseñada por Al Zawahiri, la estrategia de Al Qaida consiste en impedir la victoria de Estados Unidos en Irak, impedir que se consolide el régimen emergente en este país, forzar la salida de las tropas estadounidenses, presentarlo como una victoria, consolidar su propio Estado islámico en el centro y oeste del país- -cosa que en buena medida ya han conseguido- ¿Y cuál es el siguiente paso? Extender el conflicto a los países circundantes y, a partir de ahí, irrumpir contra Israel mediante la penetración en sectores de la población palestina. Palestina no era una cuestión destacada en la agenda de Al Qaida a mediados de los años 90. Es curioso que en España aún se tiende a ligar el terrorismo global con Palestina o la pobreza en el mundo. Pero, en realidad, la atención de Al Qaida sobre Palestina ha sido tardía. Al Qaida ya intentó apropiarse del conflicto palestino llevando a cabo ataques contra intereses judíos, y ahora lo que intenta es penetrar no en Cisjordania y Gaza, donde se encuentra con una fuerte oposición de Hamás y de la Yihad Islámica, sino en la periferia de la población palestina confinada en los campos de refugiados más distantes, situados en el norte del Líbano. na de sus últimas alocuciones, hizo un llamamiento a la unidad del islam, de chiíes y suníes, todos unidos. Pero, en la práctica, su actual centro de gravedad operativa, que es Al Qaida en Irak, declara como uno de sus principios rectores para un Estado islámico que los chiíes son politeístas y apóstatas. Entonces, dudo que exista o pueda existir a corto plazo una alianza entre Hizbolá y Al Qaida. Otra cosa es que por intereses de carácter estratégico o por razones de conveniencia haya habido países, como Irán o Siria, que probablemente han podido tolerar un cierto movimiento de individuos relacionados con Al Qaida por sus territorios, por las rutas establecidas del yihadismo. Pero, más allá de una actitud de conveniencia por omisión, creo que es difícil en este momento hablar de alianzas. difícil que no volvamos a presenciar nuevos atentados megaterroristas. Del mismo modo que va a ser difícil que en Europa no vuelvan a ocurrir atentados similares a los de Madrid o Londres. En particular, lo que ocurra en Afganistán y en Irak va a ser crucial para la evolución del terrorismo internacional en las próximas dos décadas. Porque estamos ante un fenómeno que no va a remitir antes de veinte años. -Siempre se ha dicho que nadie se mueve por el sur del Líbano sin que lo sepa Hizbolá, que, a su vez, tiene fuertes vínculos con Siria e Irán. ¿Qué relación puede tener este terrorismo yihadista con Hizbolá y con algunos estados de la zona? -Veo con mucho escepticismo los eventuales vínculos entre Hizbolá y redes de terrorismo yihadista relacionadas con Al Qaida. Es muy importante recordar que los militantes de Al Qaida en Irak o Pakistán están sistemáticamente matando a chiíes, y que Hizbolá es una milicia chií. Bin Laden, en algu- -Por desgracia, Al Qaida cuenta también con una base social, con un apoyo que cuesta entender en Europa u Occidente. En el mundo musulmán hay una peligrosa ambivalencia -Es muy difícil ponerse de acuerdo con los musulmanes en lo que es terrorismo. Hasta ahora nunca ha habido un acuerdo internacional sobre la definición del terrorismo. -En el mundo musulmán, hay una peligrosísima ambivalencia con el terrorismo. Hay influyentes jeques que, basándose en ese pasaje del Corán que habla de infundir el terror en los corazones de los infieles, distinguen entre lo que llaman el terrorismo justifi- cable y el que no lo es. Que hoy un musulmán critique un acto de terrorismo diciendo que él, personalmente, está en contra de un terrorismo que ataca a inocentes no es suficiente. Porque la siguiente pregunta sería: ¿qué entiende ese individuo por inocentes? Igual podría ser que considerase recriminable el terrorismo cometido contra turistas en Yemen, pero no contra los soldados españoles en el Líbano. Esta ambivalencia es extremadamente peligrosa, y puede afectar a la adecuada inserción de las comunidades musulmanas en nuestras sociedades mientras exista la amenaza del terrorismo internacional. -A la vista de este panorama parece difícil decir que el mundo es más seguro ahora que hace cinco años. -Esta es una pregunta con una difícil respuesta. El terrorismo yihadista está más extendido hoy que hace cinco años. Se ha convertido en un fenómeno más difundido y más difuso de lo que lo era hace cinco años. Y va a ser -La presencia de tropas en Irak, hasta ahora, ni ha estabilizado a aquel país ni ha llevado la paz a la zona. Y su salida, ¿qué efectos tendría? -En los países musulmanes hay todavía una corriente de simpatía hacia Bin Laden que se refleja en unos porcentajes que oscilan entre un 20 y un 40 por ciento, y que en algunos casos lo exceden. Incluso en las poblaciones musulmanas que habitan en países europeos esos porcentajes- -siendo conservadores en la estimación- -no bajarían del 10 o el 15 por ciento. (Pasa a la página siguiente)