Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7- -7- -2007 GENTE www. abc. es gente EN SU PUNTO 91 Beatriz Cortázar LAS TABLADA, SIEMPRE EN EL PUNTO DE MIRA ay cosas que no se perdonan y hay un sector del entorno de David Bisbal que no olvida el mal trago que tuvo que pasar la cantante Chenoa cuando su novio le anunció que rompían la relación. La pareja de triunfitos fue lo más de ese concurso televisivo que nunca repetirá el éxito que el de Almería consechó en la primera edición. Aunque ganara Rosa, lo cierto es que fue Bisbal quien se llevó el gato al agua puesto que hoy es el único que se codea con los grandes de la música, algo con lo que soñó desde niño y que hoy ya es una realidad. Pero insisto en que hay un sector que ni olvida ni perdona el hecho de que el artista se enamorara de Elena Tablada, una joven estudiante de diseño (acaba de graduarse) que conoció en Miami y que se ha criado en España en la casa de sus abuelos en La Moraleja. Aunque Elena era una auténtica desconocida para los seguidores de Bisbal, lo cierto es que la familia Tablada estaba muy bien relacionada socialmente puesto que el abuelo de Elena, el doctor Tablada, ejerció siempre como anfitrión de todos los cubanos que aterrizaban en Madrid. Tanto en la capital española como en Miami, Tablada ayudó todo lo que pudo a sus compatriotas que emprendían nuevos proyectos fuera de su tierra natal. En esa casa por la que han desfilado numerosas personalidades de la vida social, cultural y artística de nuestro país es donde se crió Elena. Días atrás surgieron unas informaciones muy críticas contra las Tablada (la abuela, madre y tía) apuntando al rechazo que causaban en la familia del músico y al afán que las tres mostraban por ser populares. Auténticas falsedades. Ni en la familia del almeriense hay mal rollo, ni las Tablada se aprovechan de la fama del triunfito para acudir a bodas, fiestas y presentaciones puesto, que lo llevan haciendo toda la vida. Ganas de fastidiar. H Pamplona se convirtió ayer en una auténtica fiesta, dándose un baño de masas y de agua AP Chupinazo, la marea roja Un año más, Pamplona se convirtió ayer en una fiesta, los sanfermines, que arrancaron con el chupinazo de rigor desde el ayuntamiento de la ciudad, a cargo de Yolanda Barcina tos festivos, lo que representa una media de 46 diarios. Barcina, la única persona que ha lanzado dos veces el cohete anunciador de las fiestas en la etapa democrática, utilizó la misma fórmula que cuando lo hizo por primera vez en 1999, y, al igual que entonces, sus gritos fueron coreados por las miles de personas que abarrotaban la plaza Consistorial y sus aledaños. También fue masiva la presencia de público en los otros tres escenarios de la ciudad en los que se pudo seguir en directo el acto mediante las pantallas gigantes instaladas en la plaza de los Fueros, el parque de Antoniutti y el paseo de Sarasate. La jornada sin embargo empezó horas antes, cuando calles y bares acogieron a cuadrillas de amigos de Pamplona para compartir los tradicionales almuerzos antes de dirigirse al Ayuntamiento para disfrutar de una espera amenizada en todo momento con cánticos y descorche de botellas de cava, así como improvisados top less de algunas jóvenes. Bajo los uniformes blancos, los pañuelos exhibidos en triángulo sobre las cabezas de los presentes, a la espera de poder ser anudados al cuello tras el chupinazo, formaban instantes una marea roja, mientras en el centro de la plaza podían verse algunas ikurriñas y los congregados, regados de alcohol por dentro y por fuera, se pasaban globos y unos enormes balones. Mientras la plaza se llenaba de confetis, la alcaldesa, antes de lo previsto, gritó pamploneses y tuvo que esperar unos instantes para completar la frase de pamploneses, pamplonesas, ¡Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín! con la que se iniciaron las fiestas. Poco antes, uno de los dos concejales de ANV en el Ayuntamiento de Pamplona, Mikel Gastesi, que anunció días antes que por todos los medios iban a intentar que la ikurriña ondeara en el Consistorio durante este acto, quiso colocar la enseña vasca en unos de los balcones de la Casa Consistorial pero no pudo hacerlo al impedírselo la Policía Municipal. BEGOÑA LÓPEZ PAMPLONA. Los Sanfermines 2007 comenzaron a mediodía de ayer con el lanzamiento del chupinazo, -128 decibelios de sonido, el equivalente al ruido emitido por la tobera de un reactor a 20 metros de distancia- por parte de la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, quien, al grito de ¡Pamploneses, pamplonesas viva San Fermín, gora San Fermín! dio paso a 204 horas ininterrumpidas de fiesta. El chupinazo, bajo un sol de justicia y la aglomeración de gente típica de la fiesta en fin de semana abrió paso a 418 ac- Las calles se tiñeron de rojo con el típico pañuelo E. AGUDO Los sanfermines, con 204 horas de fiesta ininterrumpida, acogerán un total de 418 actos