Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 S 6 LOS SÁBADOS DE Algunas pautas Baño o ducha diarios. Preferible el primero en las formas más intensas. Mejor de corta duración y a una temperatura de 33- 35 C porque el agua caliente agrava la sequedad cutánea. Enjabonar toda la piel sólo dos veces por semana. Sólo deben lavarse a diario con jabón genitales y axilas. Añadir al agua sustancias emolientes que calmen el prurito y suavicen la piel: coloides de avena, aceites minerales o vegetales y jabones con un Ph ácido o syndets (jabones sin jabón) Esponja suave. y secar sin frotar y sin recurrir a secadores de aire caliente que deshidratan. Aplicar crema con ácidos omega o ceramidas unos minutos después del baño. Evitar prendas que aumenten la sensación de picor (lana, fibras sintéticas) Mejor ligeras y holgadas, de algodón o lino. Y lavarlas sin suavizante. Importante eliminar la etiquetas, que irritan la piel atópica. Huir de la exposición directa al sol y ser comedidos con el ejercicio físico. La temperatura más adecuada es de 18 C y el nivel de humedad del 50 Evitar el contacto con animales. Ropa de cama. Cambiar el colchón con regularidad. Lavar la ropa de cama una vez por semana y, si el niño duerme con peluches, también hay que lavarlos. Ventilar la habitación y las mantas, sábanas y edredones a diario. Evitar las plumas y las moquetas. Los baños de mar son recomendables, pero no los de piscina. La dermatitis atópica empeora con el sol y los baños en la pisicina ABC Dermatitis atópica Compañeros de infancia TEXTO: TERESA DE LA CIERVA La incidencia de dermatitis atópica se ha triplicado en los últimos treinta años. Los expertos lo achacan a un exceso de higiene que daña la piel. En verano se duplican las consultas unque la dermatitis atópica puede aparecer en cualquier etapa de la vida, predomina en niños menores de 7 años. La denominada dermatitis del lactante -hasta 24 meses- -tiene predilección por mejillas, pliegues del codo, puños, dorso de las manos y mentón. Entre los 2 y 14 años emigra para localizarse en los pliegues de flexión: cuello, axilas e ingles. Después se manifiesta fundamentalmente en la boca, párpados y dorso de las manos. El síntoma que hace saltar la voz de alarma es un prurito intenso y desesperante que altera significativamente el sueño y la calidad de vida, llegando incluso a inducir a la anorexia. Otro síntoma son las áreas blanquecinas y ligeramente descamadas de forma redondeada u oval en la cara, parte superior de tronco y la superficie externa de extremidades. Y las costras, sequedad cutánea, pápulas, descamación en la A planta de los pies o entre los dedos y un doble o triple pliegue en la zona de los párpados. Su aparición se debe a una predisposición genética (si uno de los padres la padece, el niño tiene un 50 de probabilidades) y factores ambientales (alérgenos, temperaturas extremas... Las sustancias más sospechosas de provocar brotes son los antihistamínicos, neomicina y sulfamidas, al igual que los perfumes y determinados conservantes o estabilizantes. Y muchos expertos la achacan al exceso de higiene, que deja la piel desprotegida. La prevalencia se ha triplicado en los últimos 30 años en los países industrializados, como se extrae del dossier científico elaborado por Pierre Fabre Dermocosmética. Y precisamente en esta época del año se duplican las consultas porque las lesiones se hacen más llamativas al contrastar con la piel bronceada. También se Más casos acentúa la dermatitis plantar en niños y adolescentes por el frotamiento continuo de una piel ya predispuesta contra la suela del zapato en pies recalentados por el calor. Y como evoluciona por brotes, los cambios de temperatura y lugar y la exposición a nuevos agentes medioambientales son agravantes. No hay un tratamiento que asegure la curación definitiva de la dermatitis atópica pero, según el doctor José Carlos Moreno, jefe de Dermatología del Hospital Reina Sofía de Córdoba y vicepresidente de la Academia Española de Dermatología, se puede paliar con una hidratación correcta y un tratamiento de choque con corticoides. Últimamente se observa por parte de enfermos, familiares e incluso médicos no especialistas una gran reticencia al empleo de corticoides tópicos y es un grave error, porque es el mejor tratamiento afirma Moreno. También funcionan los inmunomoduladores tópicos y un tratamiento de mantenimiento durante los brotes menos agudos con inhibidores de la calcineurina. Cuando estas medidas tópicas fallan, hay tratamientos sistémicos muy eficaces- -corticoides, inmunosupresores, inmunoglobulinas intravenosos y terapias biológicas añade. Paralelamente a la maduración del sistema inmunitario, los brotes se espacian: hay posibilidad de mejora hacia los 2 años y de curación espontánea cerca de los 7, pero se conservará la tendencia a la sequedad cutánea. Hacia los 10, en muchos casos desaparece el eczema, pero puede aparecer asma. El sol favorece generalmente remisiones espontáneas. Si hay antecedentes de atópicos en la familia, es preferible la alimentación materna durante los primeros meses de vida del bebé (evitando la madre la leche, los huevos y el pescado) y que diversifique los alimentos lo más tarde posible.