Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 7 07 TENDENCIAS ¡Olé! Los chinos también quieren ser flamencos China grita ¡olé! con el mismo desparpajo con que regatea. Lo demuestra el desembarco del flamenco en el gigante asiático, donde los grandes del arte jondo ya tienen quien les copie: Moraíto de Pekín es la evidencia POR VIRGINIA RÓDENAS FOTOS RAMÍREZ V. R. l flamenco ha llegado a la república popular justo cuando los próceres de la patria china pretenden a marchas forzadas- -los Juegos Olímpicos están a la vuelta de la esquina- -una flamante y muy necesaria revolución cultural con tres recomendaciones imprescindibles: no escupir, no deambular a la espalda pequinesa -con la camisa remangada dejando el torso al aire como gesto contra el calor- -y nociones básicas de inglés si se trabaja en el sector servicios- -que un taxista te lleve a tu destino es hoy por hoy una proeza- A ello, el humilde visitante añadiría que, de lo contrario, si no se entiende y o no se sabe lo que se pregunta, que se haga saber. Porque como ha concluido el arquitecto Juli Capella de su propia experiencia, tras dirigir estos días una exposi- E ción en Shanghai de diseño español, cuando intuyes el gesto de la negación, éste no significa no, y cuando crees entender el de la afirmación, tampoco es sí amén de la mirada impávida, que vaya usted a saber qué delata; de ahí que el idioma de Shakespeare se imponga como tabla de salvación. Pero no todos necesitan de palabras o gestos para entenderse. Eso también lo extrae de su vivencia a lo largo y ancho de este mundo la bailaora Carmen Cortés, que en su clase de baile con niños de 9 y 10 años en el salón de actos del Instituto Cervantes de Pekín ha logrado estos días no sólo que los pequeños chinos bailen y den palmas al compás de la guitarra, sino que cuenten en español- -uno, dos, tres; uno, dos, tres... -y se arranquen con un toma, que toma, que toma que ni en Jerez lo hubieran dicho mejor. El idio- Arte Pa Tós Chinos y gitanos, primos hermanos La comparación es de Guillermo Fesser, la mitad de Gomaespuma, cuya fundación acerca el arte jondo a españoles y foráneos, como se ha visto estos días en China, donde calcula que con que el 0,00001 por ciento de los chinos se hagan aficionados al flamenco ya habrá más seguidores que en España. Cada vez que cojáis una guitarra estaréis haciendo un ejercicio de justicia que no hace nuestro país les ha animado Félix Grande, quien acabó de convencerles utilizando su mismo lenguaje: Flamenco es arte al servicio del pueblo Carmen Cortés muestra a las niñas chinas, algunas muy concienciadas, la gracia del baile ma de la música y la danza- -me dice Cortés en esta ciudad caótica de 14 millones de almas divididas entre el mandarín y el cantonés- -es universal Es pura emoción. Por eso la suya es la embajada del arte más exportable de España que este 2007 vive su año en China con el empuje decisivo de la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior (SEACEX) que ha traído a los habitantes del país de los 1.300 millones de individuos una muestra del Prado, del diseño español y de la fabulosa historia que encierra la armería del Palacio Real de Madrid. Yuan- Yuan, Tian- Tian y MaoMao, que estudian en un colegio internacional de la capital china, sólo saben de España que está en Europa- -y según responden pensamos en cuántos niños españoles de 9 años, hijos de la Logse, sabrán que China está en Asia- Su profesora recuerda cómo ellos crecieron con la imagen de El Quijote y su escudero fijada en la retina gracias a los dibujos de la tele. Dice Yuan- Yuan que lo que más le gusta son los movimientos de los brazos de Carmen- -dos cisnes en celo- a Tian- Tian le entusiasman las palmas y Mao- Mao no para de agitar su falda. Las tres quieren ser flamencas- -como otros 800 niños que siguieron las clases al día siguiente en el Children s Palace- Hoy, además, están pendientes de que Sus Majestades los Reyes, de visita oficial en el país,