Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 S 6 LOS SÁBADOS DE De todos los modistas franceses, John Galliano, es el que hace una moda más plagada de españolismos: la Fiesta Nacional, Goya y Velázquez nutren su inspiración EPA Alta costura ¡Va por ustedes! POR: CARMEN FUENTES La influencia española se deja sentir en la moda francesa, donde la Fiesta y su arte han sido protagonistas de un glamour que cautiva a los dioses de la pasarela, y de ellos Galliano es el más torero haquetas toreras, manoletinas, tailleur con adornos de alamares, bordados de luces en las solapas, capascapote brocadas y tocados- montera, son términos de moda tan comunes como el tejido cheviot, el trench, el talle imperio, los godés o el plisado soleil. El mundo de la moda es tan variopinto que nada extraña que la influencia española, sobre todo el flamenco y los toros (con sus trajes tan barrocos, seductores y lujosos) haya contribuido parcialmente a la revolución del vestir del siglo XX. Del mundo de los toros, con su simbolismo y estética, también bebió Balenciaga y hoy lo hacen Christian Lacroix y John Galliano, el último dios de la Casa Dior. C De todos ellos, Galliano, l enfant terrible del diseño, el verdadero icono de la moda de nuestros días, el provocador, el ingenioso y el gran artista, no hace un desfile sin lanzar un guiño a lo español, su mediapatria (nació en Gibraltar) porque aunque le gusta fijarse en el arte africano y en las culturas primitivas, sus raíces están en lo español (su madre era gaditana) Adora la cultura española, le encanta nuestro arte, la fuerza de su gente y las corridas de toros, lo que explica que de vez en cuando dé un toque taurino a su colección y al final de la misma y sin ningún reparo se coloque las medias rosas, se calce las manoletinas, se meta en la taleguilla, se ajuste los alamares y se acople la chaqueta, en turque- sa y oro, para salir a saludar. Todo tiene cabida en el universo de su alta costura. Y es que en ese laboratorio de la moda que es la alta costura, Galliano hace y deshace faenas con su ropa y liga los cortes y los bordados cuellos como José Tomás sus pases, colocando encima amplísimos abrigos, de grana y oro, inspirados en el capote, para que las modelos hagan su particular paseíllo. Y hasta se ha atrevido a clavar la peineta en la cabeza de las modelos que desfilaban a los sones de un pasodoble. ¿Se puede ser más español? Su estilo caótico, ecléctico, extravagante y teatral, le lleva a saludar después de los desfiles tanto vestido de Napoleó como de indio, astronauta o torero. Así lo hizo hace unos días. Porque Galliano es un viajero en el tiempo, un pirata, un cuentacuentos, y cada una de las prendas que encierra su armario tiene su historia, su momento, sus recuerdos. Pero no sólo Galliano tiene en lo taurino su fuente de inspiración. Christian Lacroix, ese otro genio de la alta costura francesa, que nació en Arlés (de donde le viene su afición taurina) y es tan amante de la Fiesta, con sus luces y sus sombras, con sus colores y Los grandes gurús de la moda, sobre todo en Francia, han bebido de la tradición española para inspirarse. La fiesta de los toros y el flamenco han impregnado sus colecciones telas, tiene en lo español su fuente de inspiración. Su estilo neobarroco, lleno de color y riqueza, y su ropa son una inyección de vitalidad. En numerosos desfiles ha dado a su creaciones un aire taurino, con boleros y chaquetillas, y la Infanta Elena, fan del modista, lució uno de sus modelos taurinos en la boda del Príncipe de Asturias. Si Galliano es un enamorado de los capotes y los trasladas a su vestuario, Lacroix lo es de las chaquetillas, repletas de bordados y alamares y con un toque de sofisticada modernidad. Yves Saint Laurent, antes de su retirada de la moda, tuvo momentos de inspiración taurina. Como los tuvieron Chanel, Gaultier, Aläia y hasta los italianos Moschino y Dolce Gabana, que se han inspirado en la iconografía española para sus creaciones, utilizando mantillas, abanicos y peinetas, porque la cultura popular española ha tenido una gran repercusión no sólo en la moda francesa sino en la internacional, haciendo de nuestra tradición un arte, pues la moda lo es. Las manoletinas deben su nombre a Manolete y Audrey Hepburn con sus leggins negros y sus manoletinas. La actriz creó un look muy copiado por las jovencitas de los años sesenta. Y ahora América se fija en lo español, porque Jackie Sad, el diseñador colombiano afincado en EE. UU. ha encontrado en España y su Fiesta la inspiración para el 2008. Se llamará torero