Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA ZAPATERO AJUSTA EL GOBIERNO ANTE LAS ELECCIONES LA RESPUESTA DEL PP SÁBADO 7 s 7 s 2007 ABC Rajoy no abordará cambios de fondo, pero sí espera nuevas incorporaciones Califica la crisis de Gobierno de irrelevante y de operación cosmética y de imagen para ganar tiempo CRISTINA DE LA HOZ MADRID. La sorpresiva crisis de Gobierno abordada ayer por José Luis Rodríguez Zapatero se extendió como un rumor a primera hora de la mañana por la sede del PP tras conocerse que el jefe del Ejecutivo tenía previsto comparecer ante la prensa. Las especulaciones sobre a quién podía tocar el inquilino de la Moncloa se desataron en el número 13 de la calle Génova, aunque las dimensiones del relevo gubernamental quedaron muy lejos de las expectativas generadas. La operación cosmética de Zapatero, en palabras de Mariano Rajoy, no va a ser respondida en ningún caso con cambios en el organigrama popular- somos más serios que los representantes del Gobierno de España replicó a una periodista- aunque sí con algunas incorporaciones en los niveles sectoriales del partido. La idea es reforzar el proceso de confección del programa, según es la intención y el deseo de Rajoy. En el PP esperan que se impliquen en breve en el proceso preelectoral miembros del partido hasta ahora alejados de la órbita de Génova, como Juan Costa, así como independientes que tengan ideas que aportar. De hecho, no es descartable que el líder del PP anuncie este mismo mes la composición del comité redactor del programa electoral una vez que las distintas áreas del partido ya vienen trabajando en el mismo. En todo caso, Rajoy sigue sin aclarar si da por definitivamente descartado convocar el XVI congreso nacional del PP antes de la celebración de las próximas elecciones generales, aunque en su equipo nadie trabaja con la mente puesta en la cita congresual, como si esta no tocara en el mes de octubre. Y es que, a pesar de los desmentidos continuos de Zapatero sobre la posibilidad de un adelanto- -afirmación que debería corroborar el cambio gubernamental de ayer- los populares no se acaban de fiar y eso que han hecho ahora de la petición de disolución anticipada de las Cámaras uno de los ejes de su estrategia. Parece que se impone la teoría de que nada de cambios ni de mudanzas. El equipo titular, según afirman en el PP, ha salido lo suficientemente reforzado el 27- M como para abordar con él la cita de las legislativas, a pesar de que no todas las cosas les esté saliendo como querían. Y una de ellas ha sido el debate del Estado de la Nación, pero no porque discrepen con el discurso de su jefe de filas, aseguran vehementes en Génova, sino porque el mensaje que ha trascendido de Rajoy sólo ha sido el de las actas de ETA frente al de los 2.500 euros de ayuda por el nacimiento de cada nuevo hijo que vendió el presidente del Gobierno. Todos parecen asumir la tesis de que en un debate del estado de la Nación no se va a presentar propuestas, sino a desgastar al adversario, sobre todo si este es el que gobierna y, por tanto, el que dispone del Boletín Oficial del Estado y de todas la cifras ministeriales. Rajoy no dudó en minusvalorar el alcance y trascendencia de la crisis gubernamental, que ha tocado a Ministerios muy menores, dado que la mayoría de sus competencias están transferidas a las Comunidades. El presidente del PP también aportó el dato de que entre todos ellos (Administraciones Públicas, Vivienda, Cultura y Desgastar al adversario Rajoy compareció ante los medios de comunicación tras conocerse la crisis de Gobierno Sanidad) apenas manejan el 1 por ciento de los Presupuestos Generales del Estado. Creo que es irrelevante, una operación cosmética, de imagen, una maniobra para ganar tiempo indicó el líder del PP a preguntas de la prensa ante la que compareció oficialmente para dar cuenta de su reunión con la AVT. Rajoy entiende que los cambios de titularidad de estos Ministerios no resuelven la debilidad estructural del Gobierno con un proyecto político agotado Además, agregó, llega tar- FRANCISCO SECO En el cuartel general de los populares no acaban de creer las palabras de Zapatero de que agotará la legislatura Génova lamenta que el único mensaje del debate sea el de las actas de ETA de porque la legislatura está agotada, es insuficiente y se queda corto Tras reiterar que el problema del Gobierno es de credibilidad y de confianza y que el crédito del presidente del Ejecutivo no se recupera porque se cambien cuatro ministros consideró que no han asumido responsabilidades quienes han fracasado en políticas como el agua o la defensa En este sentido, destacó la incoherencia de que pocos días después de dar una visión idílica de la situación del país o de hablar de los logros de la vivienda, ponga en la calle a la ministra María Antonia Trujillo. ¡Qué más da que sean unos ministros u otros! De lo que se trata es que un Gobierno tenga rumbo y objetivos, aunque luego se pueda equivocar exclamó Rajoy, para quien no tiene importancia que se acabe con la paridad, salvo la apreciación de que quien hizo bandera de eso debería actuar en consecuencia. Dice una cosa y hace la contraria Credibilidad y confianza Apuesta por un pacto entre UPN y PSN en Navarra Una hora y media después del chupinazo sanferminero, el líder del PP expresó su respaldo a los intentos de Unión del Pueblo Navarro (UPN) por llegar a un acuerdo con los socialistas de Fernando Puras para formar gobierno, de una vez, en la Comunidad Foral. Rajoy defendió que populares y socialistas deberíamos llegar a un acuerdo pero, por lo visto, hay algunos que tienen dudas en referencia al PSOE, que ha iniciado un proceso de negociaciones con los nacionalistas de Nafarroa Bai que no termina de culminar. Tras señalar precisamente el líder del PP que sus adversarios políticos transmiten la idea de que no tienen las cosas claras destacó que si el PSN asumiera que Navarra tiene que seguir siendo Navarra y no formar parte de ninguna reclamación territorial y que rechaza el derecho de autodeterminación que reclama Nafarroa Bai, ya podría haber alcanzado un acuerdo con el partido del todavía presidente foral, Miguel Sanz.