Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA ZAPATERO AJUSTA EL GOBIERNO ANTE LAS ELECCIONES ADMINISTRACIONES PÚBLICAS SÁBADO 7 s 7 s 2007 ABC El socialismo valenciano, contrariado por la intromisión de Jordi Sevilla A. P. ALICANTE. Las reacciones en el seno del PSPV- PSOE no se hicieron esperar ayer tras el encargo hecho por Zapatero Jordi Sevilla de propiciar el relevo de Ignasi Pla. Así, la secretaria de Estado de Cooperación, Leire Pajín, que ayer se encontraba en Alicante, se remitió a la disciplina de partido para afirmar que lo mismo que ha dicho el presidente, digo yo Pajín, cuyo nombre sonó con fuerza antes de las elecciones como posible relevo de Pla en caso de derrota autonómica y victoria en Alicante, elogió a Sevilla como valor del PSPVPSOE, aunque evitó dar por hecho su previsible designación como secretario general de los socialistas valencianos a medio plazo. Así, la socialista- -militante de la agrupación de Benidorm- que fracasó en su estrategia de asentarse en el PSPV apostilló que ni hablo ni hablaré de lo que tildó de especulaciones El delegado del Gobierno, Antoni Bernabé, aseguró que Sevilla ha tenido en cuenta permanentemente los intereses de la Comunidad y ha trabajado constantemente en beneficio de todos los valencianos El portavoz de la Ejecutiva, Manuel Mata, afirmó que es el Congreso regional el que elegirá, probablemente dentro de un año, al secretario general del partido, y añadió que esta labor corresponde a los delegados por lo que, dijo, lo que señalen los demás ahora mismo no tiene mucho sentido Así, destacó la labor encomiable de Sevilla y mostró su deseo de que ayude a obtener el Gobierno para el PSPV de la Generalitat para el PSPV Fal. ta un año para que se celebre el congreso regional y cuatro años para las próximas elecciones autonómicas, y todo apoyo y colaboración es poca dijo. La vicesecretaria general del PSPV Isabel Escudero, ase, guró que nadie va a definir la hoja de ruta de los socialistas valencianos, que a su juicio está muy clara con el liderazgo de Ignasi Pla, y pidió congelar el debate sucesorio. El presidente del PSOE de Valencia, José Luis Ábalos, aseguró que la declaración no deja de ser una aportación al debate y añadió que cualquier nuevo liderazgo en la Comunidad deberá ser de acuerdo con la voluntad de los militantes Sola ante el toro territorial Elena Salgado apenas tendrá tiempo de dejar las batas blancas de Sanidad y coger el toro por los cuernos. El toro territorial, uno de los pilares de la política de Zapatero, que será clave en las elecciones M. CALLEJA I. ANGUERA MADRID BARCELONA. En el debate sobre el estado de la Nación, hasta los aliados más fieles del Gobierno marcaron distancias con José Luis Rodríguez Zapatero. En concreto, los nacionalistas catalanes le reprocharon la parálisis en el desarrollo del nuevo Estatuto de Autonomía y el incumplimiento de sus compromisos, así como la lentitud en el traspaso de competencias. Pues bien, al día siguiente del debate, el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, estaba destituido. Con toda probabilidad, el Gobierno negará la relación causa- efecto de esos hechos, pero lo que está claro es que Zapatero quiere llegar a las elecciones, en el horizonte de marzo de 2008, con los deberes hechos en el desarrollo del Estatuto catalán, pero también en buena sintonía con los nacionalistas, a los que puede volver a necesitar tras los comicios para formar Gobierno. Por delante queda el traspaso de las Cercanías de Renfe en enero de 2008 (prometido por el presidente en el debate) así como el avance en la gestión compartida del Prat, entre otros asuntos. En los tres años de mandato de Sevilla, uno de los hitos que han marcado su gestión tuvo lugar el 26 de febrero de este año, cuando se reunió en el Ministerio con una delegación del Gobierno autonómico catalán. En lo que tiene que ver con las relaciones bilaterales entre el Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña, hoy echa a andar el nuevo Estatuto proclamó. Desde entonces, el desarrollo de ese texto legal apenas ha avanzado, según se lamenta la otra parte de esa relación que Sevilla calificaba de bilateral Pero la política territorial no acaba en el Estatuto catalán. En los últimos meses, el enfrentamiento entre distintas Comunidades se ha incrementado, con recursos cruzados ante el Tribunal Constitucional por los diferentes estatutos. Elena Salgado y Esperanza Aguirre coincidieron anoche en la Embajada de Estados Unidos Zapatero comenzó la legislatura poniendo en cuestión el concepto discutido y discutible de la nación, y Sevilla se dejó llevar por ese modelo ambiguo. Para la secretaria de Política Autonómica del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, a Jordi Sevilla le corresponde el balance de una política territorial que se ha convertido en la más convulsa de la historia de la democracia española Desde 2004, el ministro Sevilla ha tenido un empeño personal en lograr una modernización de la Administración Pública. Por ejemplo, mediante la implantación del DNI electrónico. Pero Zapatero justificó su relevo ayer en el hecho de que quiere dar un impulso a esa modernización en lo que queda de legislatura. Lo que ha hecho Sevilla parece ser insuficiente. Ahora, Elena Salgado ha col- DANIEL G. LÓPEZ La ministra Salgado ha causado conflictos con varias regiones por la ley del Tabaco y la ley del Vino aplicación de la ley del Tabaco, y con otras regiones por el intento de la ley del Vino. La primera patata caliente de la nueva ministra de Administraciones Públicas será la reunión de la Comisión Bilateral Estado- Generalitat, apenas una semana después de su toma de posesión. En ese encuentro debe formalizarse la promesa realizada por Zapatero en el debate del estado de la Nación respecto a la cesión del servicio de Cercanías de Renfe en Barcelona, que la Generalitat viene reclamando desde hace meses, y las inversiones correspondientes para sacarlo del caos en el que está inmerso. La designación de Salgado es vista por los partidos catalanes con temor por su fama de negociadora intransigente. Desde la Generalitat, sin embargo, se insistía en que la creación de la ponencia para estudiar el traspaso de Cercanías- -que es todo lo que aspira a acordar el tripartito el día 17 de julio- -viene negociándose desde hace semanas y que el cambio de titular del Ministerio no condicionará una política de Gobierno marcada directamente desde Moncloa. En el PSC apuntaban además el ascendente de Salgado sobre Zapatero como una garantía para acelerar las negociaciones. Una patata caliente Mandan los delegados gado la bata blanca de Sanidad y deberá lidiar un toro nada fácil: el territorial. Sólo tiene ocho meses para hacer una buena faena y dejar el terreno despejado ante la cita electoral de marzo de 2008. Los problemas con los que se encuentra no son menores. Más bien son fundamentales para la política de Zapatero y sus relaciones con los nacionalistas. De momento, Salgado ha mantenido serios conflictos con una Comunidad como la de Madrid, a raíz de la POR QUÉ SALE, PARA QUÉ ENTRA Jordi Sevilla El desarrollo del nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña está siendo demasiado lento según los socios del Gobierno de Zapatero, que quiere llegar a las elecciones de marzo con los deberes hechos y con los traspasos prometidos realizados. Sevilla, uno de los ministros más grises del Gobierno socialista, no ha sabido explicar cuál es la política territorial y el modelo de Estado del Ejecutivo. Además, los conflictos entre Comunidades y entre éstas y el Estado se han recrudecido. Elena Salgado Zapatero advirtió ayer que la ministra Salgado deberá dar un impulso modernizador a la Administración General del Estado. Pero la nueva titular de Administraciones Públicas tendrá ante sí el reto de dar otro impulso político: el del desarrollo del Estatuto catalán. La política territorial, que ha parecido caótica en estos últimos años, será otra de sus tareas principales, no sólo en las relaciones con las Comunidades, sino también en lo referente a las entidades locales y sus competencias. Recursos cruzados ABC. es Más información sobre la crisis de Gobierno y galería imágenes en ww. abc. es