Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es SÁBADO 7- -7- -2007 ABC Zapatero sacude el Gobierno para cobrar impulso ante la reválida electoral de 2008 Suelta lastre y cambia a los responsables de las áreas que quiere potenciar como eje de su oferta de futuro GONZALO LÓPEZ ALBA MADRID. En 240 días se pueden hacer muchas cosas comentó ayer José Luis Rodríguez Zapatero a sus colaboradores para justificar la cuarta remodelación del Gobierno que realiza desde que asumió la presidencia en 2004 y que afecta a los ministerios de Sanidad, Vivienda, Cultura y Administraciones Públicas. Los cambios, anunciados de forma inesperada por el jefe del Ejecutivo en una breve comparecencia celebrada a las diez de la mañana- -seis minutos y dos preguntas- tienen una clara impronta electoral. Con ellos, según las fuentes consultadas por ABC, Zapatero intenta romper la sensación de que los ochos meses que restan de legislatura serán meses de basura -como se dice en el argot del baloncesto, al que el presidente es tan aficionado- una idea que el PP ha repetido de forma machacona hasta lograr que se instalara en gran parte de la opinión publicada. Con una remodelación tan próxima al final de la legislatura- -marzo de 2008- -añade un argumento para despejar la incertidumbre sobre un hipotético adelanto de las elecciones generales, que persistía en amplios sectores a pesar de sus reiteradas declaraciones asegurando que agotará la legislatura. En este contexto y con esos cambios, Zapatero pretende dar así al Gobierno una sacudida con doble intención: trasladar a la opinión pública la idea de que se incorpora sabia nueva para afrontar un nuevo periodo con una nuevas perspectivas y nuevas prioridades y enviar un mensaje interno a todos los ministros para que no se duerman en los laureles y salgan a la calle a vender la gestión En definitiva, la remodelación es un muelle con el que intenta catapultarse hacia la reelección en 2008, tras los reveses de los comicios municipales del 27 de mayo y el fin de la tregua de ETA, y la posterior remontada del debate sobre el estado de la Nación. Aunque cada cese y nombramiento tiene una explicación Zapatero anunció ayer por la mañana la remodelación de su Gobierno individualizada, Zapatero ha optado con carácter general por desprenderse del lastre de ministros con bajo perfil público y o una gestión controvertida ante los interlocutores sociales en sus ámbitos de actuación, que, además, coinciden con las áreas políticas que ya había anunciado que quiere potenciar, no sólo con vistas al final de la legislatura sino, incluso, en la perspectiva de la próxima: ciencia e investigación, vivienda y jóvenes, modernización de la Administración y reencuentro con el mundo de la cultura que se volcó en 2004 con la candidatura presidencial del líder del PSOE. El propio Zapatero destacó en su comparecencia que ha diseñado la remodelación con el objetivo de completar plenamente el desarrollo de los compromisos del programa AFP Recuperar la calle ZAPATERO PONE A SEVILLA MIRANDO A VALENCIA La relación entre el presidente y el ministro saliente es la historia de una colaboración sin feeling Sevilla tiene hasta septiembre para decidir si asume el reto de liderar la renovación del PSOE valenciano G. L. A. MADRID. Asumir el liderazgo del socialismo en la Comunidad Valenciana para disputar dentro de cuatro años el gobierno autonómico es el puente que Zapatero tendió en la noche del jueves a Jordi Sevilla tras comunicarle su cese como ministro. Según ha podido saber ABC, Sevilla no dijo ni que sí ni que no, y ambos acordaron un tiempo de reflexión hasta septiembre, dado el cambio radical de vida que esta opción supondría para el diputado por Castellón. Con su cese como ministro, Zapatero ha escrito un punto y aparte en una historia de colaboración sin feeling Sevilla formó parte del núcleo duro de Nueva Vía, el grupo que aupó al presidente al liderazgo del PSOE, pero llegó marcado por su colaboración previa con la candidatura de Rosa Díez y nunca ha llegado a formar parte del círculo presidencial Tras el 35 congreso, le incorporó a la ejecutiva del PSOE, pero primero le desplazó de la coordinación del programa electoral y más tarde también de la dirección del programa económico, que encargó a Miguel Sebastián. Sevilla mantuvo entonces algunas discrepancias públicas con la línea programática y, tras el 36 congreso, quedó fuera de la ejecutiva del PSOE. Pese a ser ministro de Administraciones Públicas, le apartó de la negociación del nuevo Estatuto catalán y estuvo a punto de cesarle en anteriores remodelaciones.