Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 7 s 7 s 2007 ABC AD LIBITUM PARA NO IR A PARTE ALGUNA E tomo prestado a mi paisano y nuevo ministro de Cultura, César Antonio Molina, el título de uno de sus más hermosos poemarios para encabezar esta columna. No creo que pueda sintetizarse de mejor modo el destino de la remodelación de Gobierno con la que José Luis Rodríguez Zapatero vuelve a tratar de huir de lo fundamental para concentrar su acción en lo accesorio. No cabe duda de que el presidente tiene más desarrollado el instinto de conservación que ninguno otro y, dadas sus limitaciones para pretender un horizonte lejano y luminoso, se conforma con las cercanías y se atrinchera en La Moncloa después de M. MARTÍN echar por la ventana unos FERRAND cuantos cuerpos inútiles para, con aires de estadista avezado, proporcionar regocijo al respetable y alimento a los buitres de los sucesos políticos. Aún sin destino conocido, con el único rumbo del oportunismo electorero, no está de más para un Gobierno prescindir de figuras- -como ya hizo con María Jesús Sansegundo y debiera haber hecho con Magdalena Álvarez- -que incitan más a la risa que al respeto, como las salientes María Antonia Trujillo y la sin par Carmen Calvo. En su calidad de notario mayor del Reino, Mariano Fernández Bermejo debiera extenderles un certificado para que, pasado el tiempo y llegado el olvido, puedan demostrar a los nietos que les deseo o a los sobrinos que les equivalgan su increíble condición ministerial. Jordi Sevilla no necesita certificado alguno. Su razonable postura, contraria a la de Zapatero, en la gestación del estatut que ya rige el destino catalán anunciaba su cese. Mucho ha tardado si se tiene en cuenta que el buenismo presidencial es la máscara para el disimulo de una saña rotunda. Su desplazamiento valenciano está por ver. El presidente exige adhesiones inquebrantables, no colaboraciones inteligentes. Los nuevos titulares del equipo gubernamental están, como dicen en mi pueblo, mejor que peor. El citado César Antonio Molina es un intelectual fino que ha demostrado capacidad gestora en el Instituto Cervantes. Lástima que su nuevo destino sea algo que, como el espiritismo, no tenga probada su necesidad y conveniencia y, además, ¿tiene sentido un Ministerio de Cultura cuando los tiempos reclaman libertad, no dirigismo? Carme Chacón maneja el florete, cosa no frecuente en el equipo en el que ahora se integra, y bien le vendrá al de León un enlace eficaz con sus franquiciados en Cataluña. Elena Salgado es veterana en la Administración y, visto el ruido que fue capaz de generar en un ministerio- -Sanidad- -sin competencias, más útil será en su nuevo sillón coordinador. Con Bernart Soria, científico de prestigio y respeto, está por ver si alguien capaz de curar ratones diabéticos lo es también de organizar un castillo fantasmal y sin sustancia. Zapatero, como un príncipe de Lampedusa con faltas de ortografía y sintaxis, cambia de equipo para seguir donde está. Para no ir a parte alguna no hace falta tanto ruido. LAS MEJORES GESTORES PÚBLICAS En ambas sumas, hay una notable incomprensión L presidente del Gobierno tuvo otro lapsus en de las causas del descenso de la natalidad. Y un error el anuncio de su remodelación de Gobierno. en las soluciones en forma de oneroso gasto inútil a Ensalzó a Elena Salgado como una de las mejocuenta de los contribuyentes. De 2.500 euros compleres gestores públicas. Seguramente, el pequeño destamente desenfocados. El descenso de la natalidad encuentro de género se debiera simplemente a las es una consecuencia directa de la igualdad, no de las atormentadas relaciones que el presidente mantiene dificultades económicas. De la entrada de las mujecon el idioma español. O, quizás, a ese su incontrolares en el mundo laboral. De su autonomía, de su indedo afán por presentarse como líder de la igualdad fependencia económica. De su abandono, en pomenina que le llevó a poner un masculino jusco tiempo, total, del rol de ama de casa. O del to donde no debía. O a regalar 2.500 euros que de madre y esposa que, además, trabaja. ni la izquierda le había exigido. Sin amas de casa, sin mujeres con el tiemPero no nos confundamos. Una cosa es la po suficiente y el objetivo vital de la crianza eficacia de la medida de los 2.500 euros para aude los niños, no hay, no habrá, alta natalidad. mentar la natalidad, que creo nula, y otra, la Y hay un problema. No se vislumbra ninguna eficacia del afán de Zapatero para mejorar su recuperación de esa figura. Por la sencilla rapopularidad entre las mujeres, que creo notazón de que es incompatible con la igualdad. ble. De hecho, uno de los mayores aciertos de EDURNE Con la autonomía, con la independencia, con su discurso y de su estrategia desde el inicio URIARTE la ocupación de los espacios públicos. de la legislatura es el énfasis en la igualdad de A no ser que se produzca un cambio mucho más las mujeres. Zapatero ha tenido la inteligencia para profundo de los valores de la igualdad. Y que el rol de entender que ése era de uno de los espacios políticos y ama de casa o de madre y esposa que, además, trabaja sociales de cambio y de futuro. Y de seguro éxito polísea ocupado indistintamente por hombres y mujetico. Que era bienvenido por la inmensa mayoría de res. Y que igualdad y natalidad encuentren un acolas mujeres. Que era popular. Que era incontestable. modo totalmente nuevo. Y la habilidad para ponerse al frente de un moviY esa revolución no se hace con 2.500 euros. Ni simiento que ya existía antes de su llegada. Que llevaquiera con muchos más. La única solución económiba décadas de desarrollo y ahora parece haberlo inca parcial de este problema, un salario mensual por ventado él mismo, sin que nadie se moleste en discuniño, no sólo es difícilmente soportable para las artirlo. Aún más, Zapatero ha tenido el desparpajo para cas del Estado. Además, ya se ha comprobado como atribuir a la izquierda una bandera de igualdad femeenormemente perversa en sus efectos en otros paínina que no es menos de derechas que de izquierdas. ses. En forma de niños concebidos para el salario, y, En cuanto a los errores, a las ocurrencias, a los pológicamente, entre las clases más desfavorecidas. pulismos o a los electoralismos, las culpas son equiPara la inmensa mayoría de las mujeres, el probletativamente repartidas entre izquierda y derecha, lo ma es elegir entre el segundo o el tercer niño y ocuque es de justicia, admitámoslo. Porque la derecha par el 50 por ciento de las listas electorales o ser una nada ha sacado de la parte propagandística, pero de las mejores gestores públicas 2.500 euros no incomparte, sin embargo, algunas de las ocurrencias, fluyen en esa elección, ni mucho menos cambian los de los populismos y de los electoralismos. A veces, auvalores que la están determinando. mentados. A 3.000 euros, en este caso. L E -Señor presidente: el político más apropiado para ser ministro suyo en una legislatura agotada, ¿es aquel que ya no da más de sí?