Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN SÁBADO 7 s 7 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro DEFENSA Y LOS DISTINTIVOS MILITARES UN SIMPLE GOLPE DE EFECTO OS cambios hechos por Rodríguez Zapatero en su equipo de Gobierno requieren una explicación más detallada por su parte para calibrar tanto su alcance político como, lo que resulta más importante, las intenciones del presidente. A primera vista, ni por los departamentos afectados ni por los ministros cesantes y elegidos puede decirse que se tratedeuna crisis deGobiernoprofunda, ni quesea una reestructuración audaz de un equipo desgastado, y menos aún que se trate de una astuta jugada para despegar electoralmente del PP en los últimos meses de esta legislatura. Los ministerios afectados por los cambios- -especialmente Sanidad, Cultura y Vivienda- -secaracterizan por estar fuertementeconstreñidos por el desarrollo de las competencias autonómicas, lo que implica poco margen de iniciativa política. Más peso teórico debería tener el relevo en Administraciones Públicas, pero es evidente que estedepartamento ha sido devorado por una política de pactos y reformas estatutarias que, aun estando en su ámbito competencial, sehan convenidoy ejecutado en otras alturas. La única aproximación de este ministerio, bajo la dirección de Jordi Sevilla, al proyecto de estatuto para Cataluña consistió en el encargo de un dictamen a expertos constitucionalistas cuya conclusión fue que la propuesta estatutaria preveía una ampliación de competencias masiva e injustificada Por otro lado, parece que Zapatero vuelve a premiar la aprobación de leyes con el cese del ministro que las propone. Esto pasó con María Jesús Sansegundo, después de que el Parlamento aprobara la ley orgánica de Educación, y ahora se ha repetido con dos Elena Salgado (ley de Investigación Biomédica) y María Antonia Trujillo (ley del Suelo) Más parece que Zapatero ha querido aprovechar la ocasión para realizar una apariencia de crisis, un gesto de movimiento sin desplazamiento, mera pirotecnia política, para el que además no ha contado con su partido, pues CarmeChacónprocede del PSC y estaba retirada de la vida partidaria en una sosegada vicepresidencia del Congreso. Puede que el presidente crea que el PSOE no es baza para mejorar posiciones desde el Gobierno. Otra clave de este descarte es el claro deseo de Zapatero de no tener problemas con ningún sector social relevante. La política de salud pública por decreto desarrollada por Elena Salgado levantó los ánimos de los productores del vino, error fatal cometido semanas antes de las elecciones autonómicas. Carmen Calvo consiguió lo que parecía imposible: que L el sector del cine protestara contra un proyecto del Gobierno socialista. El caso del Ministerio de la Vivienda está directamente en la cuentade Zapatero, porquecrearlo fue decisiónsuya, a pesar de todas las advertencias sobre la inutilidad de un departamento carente de un volumen de competencias que lo justifique. El aumento del precio de la vivienda, el escaso éxito de la Sociedad Pública de Alquiler y una criticada ley del Suelo, junto a unos pésimos porcentajes de valoración ciudadana, pueden haber sentenciado a Trujillo. El nombramiento de Bernat Soria para el Ministerio de Sanidad eselmás intencionadoideológicamente, sin duda. Setrata de un investigador que se ha ganado fama, fundamentalmente, por vaticinar resultados a largo plazo en la investigación con células embrionarias- -plazos que a medida que vencen vuelven a ampliarse- -y por mantener posiciones muy progresistas en materia de bioética. Su pensamiento resume el deseo que mostró de que se rompa el tabú sobre la sacralización del embrión mensaje directo contra una ética y una moral ampliamente compartidas, sostenidas también por la Iglesia. No faltan quienes ven en él más a un científico subvencionado que a un investigador con resultados solventes. En todo caso, representa una opción muy radical- -en la peor acepción del término- -en la investigación con embriones, asunto que es polémico, en sentido moraly legal, sin que haya razones científicas quedemuestren que deba ser preferentea la investigación con células madre adultas. La cuestión de si este cambio indica un posible adelanto electoral o mantiene el calendario a 2008 no se puede resolver atendiendo a las personas y a los ministerios afectados. Al contrario, resulta dudoso que esta remodelación, de muy bajo perfil, puede aportar a Zapatero un beneficio en cualquiera de las dos opciones. El presidente del Gobierno ha querido tapar los ecos molestos del debate sobre el estado de la Nación- -la negociación con ETA, sus ausencias tras los atentados del Líbano y Yemen- -y la improvisación de los 2.500 euros por niño. Zapatero tenía una urgencia política, no ha querido entrar a fondo en los verdaderos fracasos de su política y ha cortado por los extremos más débiles del Gobierno y más cómodos para él, aunque, en general, los cambios escoren su equipo un poco más hacia la izquierda. Ahora sólo falta comprobar el efecto en la opinión pública, que es el objetivo buscado. ABC, CAPACIDAD DE CONVOCATORIA AJO la presidencia de Su Alteza Real la Infanta Doña Cristina, cuyo discurso reproducimos hoy en la Tercera, la Casa de ABC reunió en la noche del jueves a una nutrida representación de la política, las finanzas y la cultura. La ceremonia de entrega de los premios Mariano de Cavia, Luca de Tena y Mingote es fiel reflejo de la capacidad de convocatoria deesteperiódico centenario. Dos ex presidentes del Gobierno, la presidenta de la Comunidad y el alcalde de Madrid, representantes almás alto nivel de los dos grandes partidos nacionales y otros muchos invitados acudieron a la entrega de los premios a Jon Juaristi, Santiago Castelo y Agustín Sciammarella, que se incorporan con todo merecimiento a la ilustre relación de los galardonados. En estos casos, se ha premiado la brillantez literaria y el compromiso con la libertad, la ejemplaridad al servicio de una institución y el ingenio para reflejar la realidad en los trazos de un dibujo. Como bien dijo Doña Cristina, la sociedad debe reconocer la excelencia de los mejores, y ésta es una seña de identidad de ABC desde 1903 hasta nuestros días. Ninguna campaña interesada y destructiva po- B drá alterar el rumbo de una institución que pone sus recursos humanos y materiales al servicio de un proyecto muy definido, cuya expresión política es la Monarquía Parlamentaria surgida de la Transición y reflejada en la Constitución de 1978. La convivencia en libertad bajo el imperio de la ley es una meta que los españoles hemos logrado con esfuerzo y sacrificio y que nadie tiene derecho a poner en peligro por razones oportunistas o coyunturales. Este tipo de actos es fiel reflejo de la vitalidad de nuestra sociedad más allá del debate político cotidiano. Es imprescindible preservar los valores y principios del sistema constitucional vigente como límites infranqueables para cualquier opción partidista y, en este contexto, la Prensa debe ser un modelo en el desarrollo de la libertad ideológica y la libre expresión y difusión del pensamiento con pleno respeto a los derechos de todos. Los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad en la sociedad de masas. Por ello, ABC se exige a sí mismo una actitud de servicio a la verdad y defensa de las propias convicciones, con pleno respeto al pluralismo democrático. L titular de Defensa ha planteado al Consejo de Ministros la reforma de la normativa vigente en materia de recompensas militares con el objetivo de cerrar la polémica sobre el color del distintivo- -rojo o amarillo- -de las condecoraciones otorgadas a los soldados españoles que perdieron la vida en el Líbano. El departamento que dirige José Antonio Alonso ha procurado tipificar con precisión los diferentes supuestos para encajar en ellos a quienes mueren a causa de acciones violentas por atentados o minas. Quedan así equiparadas unas y otras situaciones, eludiendo el debate sobre si se trata o no de una guerra y modificando la exigencia, establecida por un real decreto de 2003, de que el distintivo rojo quede reservado para supuestos de conflicto armado en los que se demuestre un valor acreditado Es razonable cambiar las normas cuando quedan superadas por la realidad social, pero Defensa no tendría que haber esperado para promover la reforma a que se produjera esta intolerable agresión contra nuestras tropas. La situación de la política internacional contemporánea hace que la diferencia jurídica entre el estado de guerra y otras formas de conflicto resulte hoy día difusa y cambiante. Sin embargo, hay un exceso de oportunismo en esta decisión gubernamental, porque la simple lectura de la nueva regulación da a entender que se legisla en atención a una circunstancia concreta, algo que el PSOE reprochaba con frecuencia desde la oposición a los ejecutivos anteriores. La pretensión de otorgar efecto retroactivo a estas medidas hace justicia a los soldados que perdieron la vida al servicio de España, pero demuestra, sin lugar a dudas, que el objetivo principal es quitar argumentos a la oposición a la hora del debate político. El PSOE pretende por todos los medios establecer una distinción tajante entre la presencia de soldados españoles en Irak, por una parte, y en Afganistán y el Líbano, por otra, dejando de lado que también existen resoluciones de Naciones Unidas en el caso iraquí, a favor de las cuales- -por cierto- -voto a favor el Gobierno que preside Rodríguez Zapatero. Nada de ello afecta a la brillante labor que desarrollan las Fuerzas Armadas en el exterior, que alcanza en ocasiones la categoría de heroísmo. De ahí que sea razonable equiparar circunstancias que son sustancialmente análogas, puesto que ya no es aceptable la concepción clásica de la guerra como una confrontación formalizada entre ejércitos regulares. El terrorismo, las acciones suicidas y las agresiones irregulares forman parte del panorama de los conflictos armados en este siglo XXI. La legislación que se anuncia atiende a las nuevas circunstancias, pero es irremediable que la opinión pública perciba una vez más ese tono de oportunismo electoralista que acompaña sin remedio a las últimas medidas del Gobierno. Parece que las críticas a las condecoraciones otorgadas, tanto al protocolo de su imposición como al rango de las mismas, han hecho mella en Defensa, que se dispone a rectificar con tanta prisa que se le nota demasiado. E