Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 6 de Julio de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.441. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno EL VERANO olvemos al lugar donde pasábamos el verano con nuestros padres y somos más mayores que ellos cuando nos traían, y mayores que los que nos precedieron cuando pasaban aquí su infancia, mirando el pico azul del San Lorenzo, sobre el que hoy cae tanta luz que parece tan azul como el cielo. Abrimos la puerta de la casa y un ejército de arañas se pone firme, y los ratones salen huyendo. En la soledad de nuestro abandono, la Naturaleza se ha hecho con todo y creo que ocurriría lo mismo si algún día dejáramos de ocupar tanto espacio en la Tierra, porque todo esta ahí, queriendo posarse sobre lo que dejamos vacío aunque solo sea por unos meses, y cada araña de patas largas tiene adjudicada ya su telaraña en una esquina, y las termitas su dintel de la puerta. En el jardín, las gramíneas, sobre las que trepan las correhuelas, nos llegan a la cintura, y hasta las rastreras flores del trébol, se yerguen buscando la luz. Las manos se nos van a las cerezas, dulces, pálidas y tibias de sol, y el suelo está sembrado de huesos que dejaron los pájaros, que también salen huyendo en cuanto comprueban que hemos regresado. Abrir una casa para el verano, es la más ardua tarea de reconquista. Se da la luz con temor y esperanza, y cada cosa que funciona, el lavaplatos, la lavadora, se celebra como si volviera a la vida. La despensa huele a matamoscas y la nevera está vacía, triste, sola y oscura. Cuando todo esté en su sitio, me habré ido. Agotada, antes de ir a dormir, salgo afuera y miro al cielo, y allí siguen, como si arriba nada cambiara, las estrellas de mi infancia, y de la infancia de mis antepasados, en la noche de grillos y de verano. V Sajani Shakya, de diez años, en una escena del documental que motivó la retirada de su divinidad AP Una diosa viviente destronada El gobierno de Nepal ha desposeído de su título a Sajani Shakya, una niña adorada como la reencarnación de la diosa Taleju, por violar la tradición y salir del país para promocionar un documental PABLO M. DÍEZ ajani Shakya es una niña de diez años de Nepal que, hasta ahora, estaba considerada como una de las principales diosas vivientes de esta pequeña nación del Himalaya. Y decimos hasta ahora porque el Gobierno nepalí ha decidido desposeerla de su título como castigo por salir del país para promocionar un documental sobre las Kumaris Según una tradición del siglo XVII, así se conoce a las niñas que son seleccionadas con entre dos y cuatro años al creerse que son la reencarnación de la diosa Taleju, una de las miles de divinidades adoradas en este reino hinduista. Para elegir a la diosa viviente que debe pertenecer a la etnia Newar del valle de Katmandú, ésta ha de cumplir los 32 atributos de la perfección Entre ellos, destacan una salud de hierro, el signo de su horóscopo, dientes perfectos, cabello muy moreno, un cuello como una caracola, pestañas de vaca, un cuerpo como una higuera, unos muslos de ciervo, un pecho de león y la voz dulce y clara de un pato. Pero lo más importante es que no tema a la oscuridad para superar la fiesta del Dashai una noche negra en la que debe permanecer en el templo de Taleju mientras se sacrifican 108 búfalos y cabras. Si, además, reconoce los efectos personales de la anterior diosa virgen Taleju se habrá reencarnado en la niña, que será venerada por hinduistas y budistas. Vestida de rojo, con el pelo recogido en un moño y maquillada con un tercer ojo, asiste a festivales religiosos para recibir la adoración de sus fieles, que tocan su pie con la frente. Aunque en Nepal hay varias diosas vivientes la más importante es la Kumari Real que reside en el Templo de Taleju y apenas ve a su familia hasta que, con la primera menstruación, pierde su condición divina. No era el caso de Sajani Shakya, que vivía con sus padres y asistía a clase. Por eso, se convirtió en protagonista de un documental que reflejaba la modernización de esta costumbre. Pero las Kumaris no se han adaptado a los nuevos tiempos porque Sajani ha perdido su trono al violar una ley sagrada que impide a las diosas vivientes salir del país. Lo que no se sabe aún es si recibirá la pensión mensual de sesenta euros que el Gobierno destina a las Kumaris y si tendrá tantos problemas como sus compañeras para encontrar un marido, pues la leyenda dice que el hombre que se casa con ellas muere joven. Y es que la vida de una diosa viviente no es tan fácil como parece, y menos en un país con tantas divinidades y tanta competencia como Nepal. S