Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 6 s 7 s 2007 VIERNES deESTRENO 79 Rafa Cortés cuestiona en Yo el valor de tener una identidad propia El director mallorquín, con la colaboración del actor Alex Bendermühl, debuta en el largometraje con un filme que llega a España avalado por varios premios SUSANA GAVIÑA MADRID. Para Rafa Cortés la gran cuestión de la vida es descubrir qué somos y adónde vamos Sobre la primera es sobre la que gira su debut en el largometraje, Yo que después de ser premiado en varios festivales- -película revelación en Cannes, premio de la crítica internacional en Rotterdam, mención especial del jurado en Málaga... llega a las pantallas españolas. Es la única manera de estrenar una película bromea el cineasta. Aunque los premios también pueden crear falsas expectativas en el público apunta Alex Brendemühl, actor y co- guionista. El filme profundiza sobre los problemas de identidad de un alemán, Hans (papel interpretado por Brendemühl) que llega a trabajar a un pueblo de Mallorca y debe adaptarse a su nuevo entorno. Muchas veces hay que hacer concesiones para encajar, y esta película llega hasta el máximo nivel en ese aspecto dice Cortés, para quien ser uno mismo es absurdo y no es tan interesante. Aquí cuestionamos el verbo ser puntualiza. La identidad es una entelequia. Somos multiformes. Tenemos muchos colores corrobora Brendemühl, que protagoniza todos los planos, mostrándonos desde un punto subjetivo su sentimiento de aislamiento en un pueblo que se muestra indiferente ante su llegada. Algo a lo que contribuye el hecho de que la historia transcurra en un escenario isleño con lengua diferente. Sin embargo, la idea inicial de la que partieron ambos guionista, es un recuerdo de infancia del director mallorquín: Un día de fiesta en el pueblo, donde veraneaba con mi abue- Chuecatown un thriller rosa con mucho humor LUIS MIGUEL GÓMEZ MADRID. Una semana después de la celebración del Orgullo gay, llega a las pantallas españolas Chuecatown opera prima de Juan Flahn, con el popular barrio gay de Madrid de telón de fondo. Basado en un cómic homónimo y con un conocido reparto, la película cuenta la historia de una pareja homosexual, Leo y Rey (Pepón Nieto y Carlos Fuentes) alejados del prototipo de gays preocupados por la moda y su aspecto físico. Su relación, que no pasa por el mejor momento, deberá enfrentarse a una suegra y varios asesinatos. Víctor (Pablo Puyol) un promotor inmobiliario, está dispuesto a convertir Chueca en una barrio de jóvenes guapos y modernos. Para ello, no duda en asesinar a cuantas ancianas se opongan a sus planes. Todo se complica cuando Rey hereda el piso de una de las víctimas y lo regala a su madre, Antonia (Concha Velasco) que odia al novio de su hijo. Antonia se convierte en el nuevo objetivo del asesino, pero será un hueso duro de roer. Una fóbica inspectora de policía (Rosa María Sardá) y su enmadrado hijo (Eduardo Soto, el Neng de Buenafuente) intentarán resolver el caso. La primera película de Juan Flahn ha conseguido reunir por primera vez a las veteranas Concha Velasco y Rosa María Sardá. En la rueda de prensa posterior al pase de prensa, ambas se mostraron encantadas de haber trabajado juntas y no se ahorraron calificativos. Para el director, contar con ellas ha sido un privilegio, una lección de cine magistral Hasta ahora, Flahn había participado como guionista de cine y televisión, y era autor de algunos cortos. Uno de ellos, Hábitos fue nominado al Goya en 1995. Pepón Nieto, popular por su papel en series de éxito como Los hombres de Paco o Periodistas define la película como una comedia negra, un thiller de gays sin pluma que huyen de los tópicos Tanto el director como los protagonistas esperan que esta historia de amor llegue a todos los públicos, no sólo a la comunidad gay. El director ha intentado plasmar en el filme el espíritu de Chueca, un barrio de toda la vida que compagina su lado más castizo y sus aires de libertad Flahn ha contado con conocidos personajes de la noche gay madrileña como Nacha la Macha o La Prohibida. Alex Brendemühl, en un momento de la película Yo lo, un alemán apareció y se cortó los brazos Aquella visión llevó a Cortés a reflexionar sobre cuáles fueron las causas de aquel brote de locura. Ambos reconocen que la realización de la película, que les ha llevado cinco años materializar, ha sido un camino inverso al habitual. Partimos de la construcción del personaje antes del guión y de la historia señala Brendemühl. Pero el final que había impulsado la narración se convirtió en un obstáculo. La historia- -apunta Cortés- -nos mandaba ir en otra dirección en un relato donde la violencia está presente pero de manera sutil e interna La película ha sido rodada con una cámara de vídeo semiprofesional- lo que nos ha permitido ser más libres al poder rodar más tomas y en ella conviven actores profesionales con otros que no lo son, procedentes del propio pueblo- ha sido como un experimen- ABC El cineasta reconoce que ha tomado en Yo caminos menos transitados que sus colegas. En otro filme el cadáver sería importante. Nosotros proponemos al público otra manera de acercarse a la historia to donde la ficción tiene un sabor documental En cuanto al título- una provocación dice Cortés- tiene varias lecturas. Por una parte, refleja explícitamente que todo el filme gira entorno a un personaje, Hans, y al mismo tiempo que cada uno de los espectadores participan de ella dándole su propia interpretación El cineasta reconoce haber tomado caminos menos transitados que sus colegas a la hora de realizar Yo En otro filme el cadáver sería importante. Nosotros proponemos al público otra manera de acercarse a la historia Más información sobre la película: http: www. yo- thefilm. com Yo España 2007 100 minutos Género- -Drama Director- -Rafael Cortés Actores- -A. Brendemühl, M. Grimalt, R. Ramis. H. Hoenig, A. de Cos La sombra del otro ANTONIO WEINRICHTER La que lleva camino de convertirse en una de las mejores películas españolas del año (el que no sea ésta una de sus mejores temporadas no le quita méritos, el primero de los cuales es su carácter atípico dentro de nuestra industria) es también el mejor debut de un realizador mallorquín desde Villaronga. Puede verse como una varia- Un camino inverso ción sobre Rebeca a una villa isleña llega un alemán sin oficio ni beneficio, busca alguna chapuza que le permita ganarse la vida y la encuentra en casa de un compatriota (se juega con la diferencia entre los alemanes que están comprando Mallorca y el mucho menos próspero protagonista) Descubre que su puesto de hombre para todo lo había ocupado otro paisano suyo misteriosamente desaparecido: no sólo se llamaba Hans como él, sino que todo el mundo tiende a compararle o incluso a confundirle con él. Este es el efecto- Rebeca que empieza a obsesionar a Hans 2, hasta el punto de amenazar seriamente su sentido de la identidad. Con este enigma llena la película su minimalista y efectiva trama, concebida con tal habilidad que crea una atmósfera de intriga y decepción sin necesidad de incurrir en efectos (neo) góticos: es posible leerla como fruto de la conspiración de todo un pueblo poseído por una tramuntana de locura o, al revés, como efecto de los manejos de un intrigante que se hace pasar por víctima antes de arribar a una resolución ambigua, cuyo modelo evoca menos Rebeca que Viridiana El mérito es todo él del debutante Rafa Cortés, que se apoya en un trabajo magnífico del protagonista Alex Brandemühl, capaz de plasmar todos los matices irresueltos de un guión que ha escrito con el director.