Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 6- -7- -2007 Gran Bretaña confiesa que Odyssey se llevó dos aviones cargados desde Gibraltar Greg Stemm, fundador de Odyssey Marine Exploration 73 Alfonso Pérez Sánchez defiende que el cuadro es de Velázquez, mientras que Jonathan Brown y Antonio López lo dudan El cuadro será uno de los atractivos de la futura Casa de Velázquez Benito Navarrete Historiador del Arte RECELOS INSOSPECHADOS l que la Fundación Focus Abengoa, junto al Ayuntamiento de la ciudad de Sevilla, hayan actuado de forma conjunta, adquiriendo para la ciudad Santa Rufina de Velázquez, es un acontecimiento de interés internacional, como lo dejaba claro ayer The Daily Telegraph en su análisis de la subasta de Sotheby s, poniendo en evidencia la extraordinaria capacidad de reacción de un Ayuntamiento y de una fundación con una dilatada experiencia en el ámbito de la puesta en valor y rescate del patrimonio cultural de Sevilla, manifestado en exposiciones que marcaron un hito. No puede obviarse en esta ocasión que el hecho modélico y ejemplarizante de que esta fundación adquiera el lienzo para Sevilla, no como dación para pagode impuestos, sino como patrimonio de la institución compartido con el Ayuntamiento para la ciudad, es algo que merecería más que un simple titular. Precisamente, elEstadoespañol ya pujó por el lienzo en el año 1999 en E pez, quien aprecia un aura velazqueña en el cuadro, pero no ve la mano del maestro sevillano en él. El cuadro llegará muy pronto a Sevilla para que puedan admirarlo todos los ciudadanos en el Ayuntamiento antes de desplazarse a la que será su sede de las próximas décadas: el Hospital de los Venerables. En este edificio, sede de la Fundación Focus- Abengoa, se expondrá el Santa Rufina junto a La imposición de la casulla a San Ildefonso también de Velázquez y de titularidad municipal, y otros cuadros tanto del Ayuntamiento como de Focus. El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, explicó ayer exultante a los periodistas que la futura Casa de Velázquez, creada al alimón por Focus- Abengoa y el Ayuntamiento en el propio Hospital de los Venerables, supondrá un nuevo atractivo cultural y turístico en pleno centro de la ciudad. La Fundación Focus- Abengoa aportará el Santa Rufina la sede física de la Casa de Velázquez y otros cuadros que el alcalde no quiso detallar, mientras que el Consistorio, además de ceder La imposición de la casulla a San Ildefonso y otras obras, pagará 500.000 euros anuales para las actividades de esta nueva pinacoteca. Sin duda era una apuesta complicada, pero desde el Ayuntamiento, desde la asociación Velázquez por Sevilla y desde la propia Abengoa se ha estado a la altura de lo que la ciudad merece. Los sevillanos deben sentirse orgullosos de su ciudad afirmó el alcalde. Desde Shanghai, el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, celebró ayer que el Santa Rufina regrese a su ciudad natal. Una apuesta complicada Christie s de Nueva York, quedándose en ese momento el listón ministerial en los 4,2 millones de euros; el lienzo alcanzó los 8 millones. Si el Estado pujó en ese momento es porque había dos informes favorables acerca de su autoría realizados desde el Museo del Prado, a instancias de la Junta de Calificación y Valoración deObras de Arte, circunstancia que hoy día no se puede silenciar ni malinterpretar. Precisamente, Carmen Calvo- -en ese momento consejera de Cultura de la Junta de Andalucía- -lamentaba que no se hubiera echado por parte del anterior Gobierno toda la carne en el asador y que el resultado de la puja había demostrado que se trataba de un velázquez auténtico Ahora nos encontramos en una similar tesitura, un interés desmedido por parte de los postores hacia el cuadro, y un resultado que ha vuelto a subir el precio del lienzo hasta pasar los 12 millones de euros. La diferencia estriba en que gracias al hábil catalizador del delegado de cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Carlos Marset, y a la gestión decisiva de Focus Abengoa, el lienzo está hoy en la ciudad hispalense para disfrute de todos los sevillanos. Dudar de la atribución del cuadro hoy día sólo descubre recelos insospechados en personas respetables y, por otra parte, expertos en la obra de Velázquez cualificados como Alfonso E. Pérez Sánchez, Carmen Garrido, coautora junto a Jonathan Brown de una obra fundamen- tal sobre Velázquez y su técnica, además de Manuela B. Mena Marqués, pasando por Enrique Valdivieso, Salvador Salort y otros estudiosos no dudan de la autoría. Es por ello que todos nos tendríamos que felicitar de tan importante acontecimiento para la ciudad de Sevilla, para Andalucía y para el Estado español, que gracias a la intervención de la iniciativa privada, hábilmente encauzada por el municipio y la ciudadanía Velázquez por Sevilla tienen hoy en día para disfrute de todos el ansiado cuadro. Perdido por España desde 1867, momento en que el marqués de Salamanca lo vende en París y viaja por Inglaterra, Buenos Aires, Brasil, Nueva York y Las Vegas, regresa a la ciudad natal de quien lo pintó. Es inexcusable en virtud de todo lo dicho una mejora en la Ley de Mecenazgo que cuanto menos proteja estas iniciativas tan generosas y beneficiosas para la colectividad. En este sentido, un primer paso debiera ser la catalogación del lienzo como Bien de Interés Cultural (BIC) medida que debiera partir a instancias de la propia Dirección General de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía, dándole al lienzo una protección especial y demostrando con ello la importancia de la obra y la trascendencia de la pintura para todos los andaluces, al ser un bien en el que reconocemos nuestras señas de identidad y la idiosincrasia de un pueblo, manifestada más que nunca en la efigie de Santa Rufina. El tono satírico de los retratos reales de Goya, en entredicho por dos cartas inéditas ABC EL ESCORIAL. Nigel Glendinning, catedrático emérito de la Universidad de Londres, anunció ayer el descubrimiento de dos cartas inéditas que ponen en entredicho el supuesto carácter satírico de los retratos de Francisco de Goya a la familia de Carlos IV Glendinning desveló el hallazgo en el curso El arte en la Corte de Carlos IV que dirige José Luis Sancho en los cursos de verano de la Complutense. El historiador adelantó que el contenido de las misivas- -será publicado en el último número del año de la revista Reales Sitios una carta es de la reina María Luisa, esposa de Carlos IV a Godoy, y la otra de Goya a un ministro de Godoy y primo de éste. La reina María Luisa, esposa de Carlos IV dejó por escrito su satisfac, ción por el trabajo de Francisco de Goya, que le retrató hacia el final de su reinado, en 1800, así como a otros miembros de la Familia Real. Según Glendinning, estas cartas rompen la creencia de que Goya representaba a los reyes más feos de lo que eran en realidad El historiador insistió en que es imposible que un cuadro como La familia de Carlos IV oculte un fondo crítico con el estamento real. Así, en una carta que le envió a su ministro Godoy, la reina María Luisa deja constancia de su admiración por los cuadros del aragonés. Las cartas fueron descubiertas por Javier Jordán de Urríes, conservador de Patrimonio Nacional en el Real Sitio de Aranjuez, quien las descubrió en el Archivo Histórico de Madrid. Apunta Glendinning que estas misivas tienen además un elemento internacional ya que en la carta escrita por Goya al ministro de la reina hay referencias a los buenos comentarios del embajador francés que llevó a París dos cuadros con retratos de reyes. Tuvieron un impacto muy fuerte en París, donde se dijo que eran unos retratos realmente buenos, y la reina (María Luisa) afirmó que Goya era el mejor retratista del mundo aseguró el historiador británico, que hace unos días recibió en Salamanca el premio Nebrija. Halladas por Jordán de Urríes AP Nuevo récord para Rafael en 27,3 millones de euros Más información sobre la subasta: http: www. sothebys. com El retrato que Rafael hizo del mecenas y gobernador florentino Lorenzo II de Médicis, con motivo de su compromiso matrimonial, fue adjudicado anoche en la sala Christie s de Londres por 18,5 millones de libras (27,3 millones de euros) el precio más alto pagado por una obra del pintor. Es una de las pocas obras de Rafael que permanecen en manos privadas y está considerada una obra maestra tanto por la importancia del artista como del modelo