Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID VIERNES 6 s 7 s 2007 ABC Voluntarias en el club de fans del hospital El hospital de plantas del Aula de Educación Ambiental del Ayuntamiento de Pozuelo cuenta con un club de fans. No es broma. Se han convertido en verdaderas enfermeras de las plantas aquí ingresadas y se ocupan de sus enfermedades y de sus cuidados hasta que Óscar Domínguez, el botánico, les da el alta. En su mayor parte, cuenta Antonio Cano, se trata de mujeres muy comprometidas con las plantas. Son encantadoras y, muchas de ellas, amas de casa que llegan hasta aquí de forma desinteresada Una de ellas no pierde de vista un bonsái pseudolarix amabilis que anda pachucho en el hospital Además del etiquetado, las plantas que aquí se cuidan suelen llevar el nombre de sus dueños Guardería de verano para plantas Los vecinos de Pozuelo de Alarcón pueden dejar sus tiestos en el Aula de Educación Ambiental mientras se van de vacaciones. Si es de otra localidad, mejor llamar por teléfono para ver disponibilidades s El servicio es gratuito y cuenta con una zona hospitalaria POR MARÍA ISABEL SERRANO FOTO CHEMA BARROSO MADRID. ¿Se va usted de vacaciones y no sabe a quién dejar al cuidado de sus plantas? Tiene suerte porque en el Aula de Educación Ambiental de Pozuelo de Alarcón se encargan de ellas. Disponen de un hospital y una guardería de verano para sus potos, sus ficus, sus bonsáis... Tranquilos. No se trata de un anuncio publicitario. Es la iniciativa que ha puesto en marcha, con bastante éxito de público, la Concejalía de Educación del citado municipio. Abrieron su guardería de verano el pasado miércoles y ya les han llevado doscientas plantas. La capacidad total es para 500. El servicio es gratuito y solemos devolver las plantas mucho más frondosas que nos las entregan dice Antonio Cano, coordinador del Aula. Lo curioso de este lugar- -en plena naturaleza y presumiendo de su xerojardinería, es decir, jardines de secano a base de plantas autóctonas y resistentes que necesitan menos agua- -es que tanto su guardería como su hospital para plantas- -este último funciona todo el año- -son únicos casi en el mundo. Que sepamos, sólo existe algo parecido en Sao Paulo, Brasil comenta Cano. De momento, el hospital y la guardería acogen plantas de los vecinos de Pozuelo. Tres como máximo. Si se tienen más, hay que dejarlas en casa pero los técnicos del Aula explican a sus dueños unos fáciles métodos para que estén sanas a la vuelta de las vacaciones. Quienes no sean de Pozuelo y se interesen por este servicio, tienen que llamar antes por teléfono. A esta Aula han recurrido gentes de toda España. Recuerdan a un agricultor extremeño que tenía un olivo enfermo y quería traerlo a este hospital No fue necesario. A través de una fotografía digital recibida en el Aula se remitió el diagnóstico y el tratamiento para el maltrecho arbolito. Ayer, las plantas de la guardería ya estaban etiquetadas con el nombre de sus dueños. Muchas provienen de los colegios del municipio que, al cerrar por vacaciones, se las traslada hasta aquí para que pasen el verano y no se mueran por falta de cariño Las mima Óscar Domínguez, el botánico del centro. Se dejan al exterior ba- Pulgones y cochinillas Tres por vecino Esta iniciativa municipal es casi única en el mundo: sólo se conoce algo parecido en Sao Paulo (Brasil) jo una malla y con riego adaptado a cada necesidad. Hasta aquí han llegado todo tipo de drácenas, ficus, clorofitum, helechos, potos, bonsáis, y troncos de Brasil. En la zona hospitalaria del Aula, Óscar nos explica cuáles son los problemas más comunes de las plantas que les traen. La principal es el exceso de agua porque se riegan demasiado y se ponen chuchurrías. Normalmente, se arregla cambiando la tierra. Las plantas de interior- -dice Óscar- -vienen infectadas principalmente, por la araña roja y la cochinilla; las de exterior, por la mariposa del geranio, los pulgones y la cochinilla Esta última se cura con una mezcla de agua y alcohol que, con un pincel, se aplica directamente sobre el pulgón. Por esta Aula de Educación Ambiental pasan once mil personas al año, en especial, alumnos de centros educativos. Aquí se funciona a base de mucha vocación porque, según vimos, los medios humanos y materiales son escasos.