Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 6- -7- -2007 Fallecen cuatro trabajadores al hundirse un depósito de carbón en Almería 11 El portavoz del PP, Eduardo Zaplana, compara la medida con los premios a la natalidad de Franco Las familias reprochan a Zapatero que incentive la natalidad sólo con una paga Califican la ayuda de aislada y puntual si no se acompaña de mayores prestaciones sociales s La izquierda y los padres piden guarderías gratuitas como medida clave SEGUNDO SANZ MADRID. Es una medida en favor de la natalidad y en apoyo a la familia. España necesita más niños Así justificó ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la puesta en marcha desde las cero horas del martes de la concesión de 2.500 euros por cada niño nacido o adoptado a padres con residencia legal en España. En la misma línea, la vicepresidenta del Ejecutivo afirmaba que la iniciativa responde al objetivo de fomentar la natalidad. Sin embargo, grupos políticos, asociaciones de familias y sociólogos coinciden en anteponer el avance en políticas sociales de apoyo a la familia a ofrecer un mero precio económico para que nazcan más niños. Para el portavoz de IU- ICV en el Congreso de los Diputados, Joan Herrera, lo que España necesita son políticas sociales en lugar de incentivos discriminatorios. Y tachó de injusto dar los mismos 2.500 euros a quien tiene 120.000 euros de ingresos al año que a quien percibe 10.000 ó 15.000. Por su parte, la presidenta de la Confederación Española de Asociaciones de Padres- -de corte progresista- Lola Abelló, considera que la crianza de hijos no sólo depende de dinero, sino también de tiempo para que padre y madre cumplan con la corresponsabilidad por igual. Por ejemplo, para que el marido obtenga un permiso para acompañar a su hijo al pediatra añade. Precisamente, un responsable de la Sociedad Española de Pediatría, Carlos Paredes, aseguraba ayer, en declaraciones recogidas por Ep, que las verdaderas ayudas que puede hacer un país socialista para fomentar la natalidad no son primas de 2.500 euros sino como se ha hecho en Francia facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral de los progenitores y abrir guarderías gratuitas. Asimismo, el presidente del Instituto de Política Familiar (IPF) Eduardo Hertfelder, declaró a ABC que la propuesta de Zapatero se trata de una medida aislada y puntual que no supone ningún cambio significativo, ni para las arcas del Estado- -el coste total de las ayudas no supondría ni el 1 por ciento del superávit de los cinco primeros meses del año- ni para las familias, que continúan demandando mayores prestaciones sociales y económicas por hijo a cargo. En este sentido, España es el país de la Unión Europea que menos dinero concede a las familias con un hijo: unos 25 euros al mes, hasta que el niño cumpla los 18 años, siempre y cuando el nivel de renta de los padres no supere los 8.793 euros anuales. En cambio, Alemania destina con criterio universal, independientemente del nivel de renta, 154 euros por el primer hijo hasta que éste cumpla los 27 años. Además, Hertfelder reprochó que el Gobierno pretenda con esta medida maquillar el déficit de credibilidad alcanzado hasta la fecha por el incumplimiento del 80 por ciento de sus promesas electorales de 2004 en materia de política familiar. Entre ellas, la creación de una Secretaría de Estado para la Familia. El presidente de IPF lamentó que desde el Ejecutivo no se trabaje más a favor del desarrollo de un ambiente familiar favorable a la crianza de hijos, algo a lo que no contribuyen en absoluto leyes como la del divorcio exprés aprobada hace dos años por el Gobierno socialista. El carácter innecesario de la promesa tampoco ha escapado a la crítica de sociólogos. El catedrático de Sociología y fundador del Real Instituto Elcano Emilio Lamo entiende que la ayuda propuesta por Zapatero llega tarde ya que en estos momentos la natalidad está repuntando y no se da la misma situación que a mediados de los años setenta, cuando España se encaminaba a un declive en el número de nacimientos. Lamo defiende que en lugar de un pago único por nacimiento habría sido mejor graduar las ayudas en función del número de hijos y adoptar la forma de subsidio anual to de la inversión para extender la educación infantil entre los tres y los seis años, o la ampliación de derechos por maternidad y paternidad. La medida es en favor de la natalidad y en apoyo a las familias porque España necesita más niños subrayó el jefe del Ejecutivo. Agregó que, por supuesto hay recursos para afrontar su financiación, que se calcula en unos 1.200 millones de euros. Desde el PP, su responsable de Política Social, Ana Pastor, reclamó que la ayuda se haga extensiva a todas las madres, con independencia de la fecha en que dieran a luz, sin hacer un corte en el 3 de julio. También pidió que se extienda la subvención actual de cien euros a las madres que no trabajan fuera del hogar. Pastor dijo que todo lo que sea ayuda a la familia es positivo, pero una vez que se les ha anunciado a los españoles un nuevo derecho, espero que no hagan lo mismo que con la ley de Dependencia porque, según indicó, hasta la fecha ninguna familia ha recibido ni un solo euro por ese concepto. En contraste con el juicio favorable que hizo Pastor, el portavoz parlamentario de su grupo, Eduardo Zaplana, dijo que los socialistas hacen como un antiguo jefe de Estado, como Franco, cuando venía a estas Cortes a proponer premios de natalidad El Partido Popular pide más Eduardo Hertfelder, del R. CARMONA Instituto de Política Familiar Otra modalidad de efecto llamada La Generalitat Valenciana ha alertado sobre el efecto llamada de esos 2.500 euros para la población inmigrante- -como sucedió con la regularización de sin papeles una cantidad que puede ser exigua para algunas familias españolas, pero importante para ciudadanos procedentes de otros países, como Gambia o Senegal, donde mujeres embarazadas pueden sopesar la posibilidad de intentar llegar a nuestro país de modo ilegal afirman fuentes del Ejecutivo valenciano. Esta comunidad ha visto triplicar en los últimos cinco años el número de inmigrantes. Las mismas fuentes coinciden al poner en tela de juicio la existencia de fondos públicos suficientes para poder hacer frente a los pagos de los 2.500 euros, un dinero que no está presupuestado Promesa innecesaria ABC. es Especial sobre el debate en el Congreso, en www. abc. es Más información sobre el informe de ayudas por hijo en Europa en http: www. ipfe. org